Evento Contra ataque | Harukai

Tema en 'Alfheim Online' iniciado por Belgium, 18 Ago 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,776
    Temas:
    147
    Calificaciones:
    +1,487
    KiyoeKiyoe | Shirayuki
    SphinxSphinx | Sphinx
    Holi <3
     
  2. Kiyoe

    Kiyoe Innocent in the evilest way possible

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,947
    Temas:
    192
    Calificaciones:
    +842
    Tras soltar esa frase el muchacho jadeó un poco más y se tambaleó. Pese a haber sido curado, tenía aspecto de estar muy cansado. Shirayuki lo ayudó a sentarse contra la pared y esperó, al igual que todos los otros presentes, a que se sintiera lo bastante bien para dar su mensaje. El chico tardó unos momentos pero finalmente pudo seguir hablando sin quedarse sin aire.

    ─Ya sabemos de dónde vienen los monstruos, unos jugadores lo descubrieron ─dijo.

    Procedió a contar todo lo de la reunión, los portales y la situación tan negra en que se encontraba la ciudad. Les informó también de que se estaban formando grupitos para entrar a dichos portales y hacer lo posible por cerrarlos. Se habían cuidado de mantener esa información fuera de los mensajes globales para evitar que los jugadores que se habían unido al caos se enteraran y en su lugar habían designado mensajeros que hicieran correr la información personalmente.

    ─Son demasiados monstruos, si nos quedamos solo defendiendo nos barrerán ─explicó. ─Solo queda intentar cerrar los portales para evitar que sigan invadiendo la ciudad.

    ─Eh, chicos ─
    avisó la arquera, que había estado vigilando los alrededores mientras la charla se llevaba a cabo. ─Vienen más enemigos.

    Efectivamente, al final de la calle donde estaban vieron aparecer a un par de chicas, jugadores con el signo de PK brillando encima de la cabeza. Detrás de ellas venía un reloj, atacándolas y siguendo al reloj se veían otros monstruos atraídos por el ruido; todos juntos eran muchos y probablemente pronto vendrían más.

    ─No creo que podamos contra eso ─razonó el Sylph y no tuvo que insistir demasiado, era una horda demasiado grande para ellos.

    ─Rápido, les enviaré las localizaciones conocidas de portales ─
    dijo el informante, algo preocupado por el ataque inminente.

    Sphinx recibió de inmediato un mensaje privado con una especie de captura de pantalla del mapa de la ciudad, con puntitos azules en diferentes puntos. El muchacho lo envió a continuación a dos de los encargados de la barricada, pero la arquera gritó que los mobs estaban prácticamente encima de ellos y el grupo se dispersó, ya fuera corriendo o volando, para evitar el enfrentamiento. Haruto y Sekai emprendieron el vuelo a lo alto del edificio más cercano para cambiar de calle por encima de los techos y perder a los bichos de vista. Shirayuki vio de reojo a las dos PK persiguiendo a uno de los chicos de la barricada y lo lamentó por él. Cuando el par de amigos creyó estar lo bastante lejos del problema, se detuvieron en la unión de dos tejados para mantenerse lejos de las calles.

    ─Bien ¿qué haremos? ─preguntó Sekai.

    ─Investigar uno de esos portales, supongo ─contestó Haru─; a estas alturas pelear contra monstruos no tiene sentido.

    ─¿Podemos unirnos? ─
    habló en voz alta una voz que sonaba un poco lejos pero les pareció conocida. Un par de edificios más allá vieron al Sylph de antes, que se acercaba a ellos tras haber huido un poco para perder a la horda de monstruos. Detrás de él venía la arquera. ─Nat y yo queremos investigar esos portales, pero el chico de antes no nos dio un mapa a ninguno de los dos ─explicó con una sonrisa cuando llegó a su altura─; ustedes tiene uno, ¿no?

    ─Sí, tenemos uno ─
    asintió el varón─ pero no sabemos aún si iremos a los portales.

    Miró de reojo a su amiga, en una silenciosa pregunta. La propuesta de ir había sido suya, pero si la chica se sentía demasiado insegura para ir, él lo aceptaría. Shirayuki no tenía muchas ganas de privar a su amigo de ese “evento” y después de todo, hasta ahora estaban en una pieza, pero debía admitir que siendo más personas se sentía considerablemente más segura.

    ─Por mi está bien ─dijo─; tanto ir a los portales como unirnos con ellos, está bien.

    ─¡Excelente! ─
    sonrió el otro muchacho─ soy Ryliand.

    ─Y yo soy Natsuhi ─
    añadió la chica, que hasta el momento se había mantenido en silencio.

    Ryliand era un poco más bajo que Sphinx y muy delgado, con un cabello rubio largo atado en una cola a la altura de la nuca y ojos castaños. Natsuhi era una Cait Sith pequeña y pelirroja con orejas y colas de zorro y ojos verdes. Shirayuki y Sphinx se presentaron a sí mismos y el Imp se encargó de invitar a los dos recién llegados a la party. Luego abrió el mapa y todos se reunieron cerca de él para mirar bien y decidir qué punto les quedaba más cerca para explorar. Mientras discutían a la Undine le pareció oír un ligero roce de garras contra pizarra y se dio la vuelta, pero los tejados estaban desiertos.


    ─¿Pasa algo? ─inquirió Nat.

    ─Creí oír… nada, no importa.

    Natsuhi se encogió de hombros y volvió al mapa. Les costó un poco determinar dónde estaban en ese mapa para poder saber qué puntos tenían cerca, pero finalmente consiguieron ubicarse y seleccionaron uno al sur de su ubicación. Sin mediar más palabras se pusieron en camino corriendo de tejado en tejado y tratando de evitar enfrentamientos, al menos hasta que llegaran al portal.



    SphinxSphinx o3o/
     
  3. Sphinx

    Sphinx スパークル

    Registrado:
    27 Jul 2009
    Mensajes:
    6,638
    Temas:
    506
    Calificaciones:
    +2,063

    Sigan avanzando, no se detengan. ─ La voz del rubio sonó fuerte y claro, aunque eso lo decía más que nada para ambas chicas del grupo, más específicamente a su amiga; Haru dirigía la marcha, asumiendo la responsabilidad de estar al frente como era su costumbre, si alguien recibiría los golpes sería él antes de permitir que hirieran a alguien de la party. Descendieron por unos techos y tuvieron que rodear un enorme pedazo de roca que estaba incrustado en otro, faltaba poco para que estuvieran a la altura del suelo, pero no paraban de desviarse para buscar el camino menos repleto de monstruos.

    Finalmente, se las arreglaron para vislumbrar el portal al cual se dirigían, sin embargo, éste estaba rodeado de monstruos, más y más salían sin descanso; Ryliand maldijo por lo bajo, la domadora hizo una mueca, Shirayuki miró de medio lado a su amigo, quien se llevó la mano al mentón.

    ¿Por qué no usas de nuevo esa magia tuya? ─ La Undine no le quitaba los ojos de encima al deportista, el varón alzó una de sus cejas medio confundido, no había comprendido aun el plan que a su compañera se le había venido a la vente en cuestión de segundos. ─ Oscurecer todo, podríamos pasar sin que nos vieran.

    ¿Puedes hacer eso? ─ La arquera miró al de mayor altura, el cual asintió con una sonrisa apenas entendió lo que quería hacer su compatriota.

    Ubiquen bien dónde está el portal y corran directo hacia allá sin desviarse, porque no van a ver absolutamente nada. ─ El grupo entonces comenzó a descender lentamente, tratando dentro de lo posible de no llamar la atención de los mobs que rondaban la zona; era considerablemente complicado, pero si lo lograban se ahorrarían muchos problemas, a diferencia del caso contrario, que ocasionaría un caos para ellos al verse en una desventaja numérica tan enorme y casi llegando a campo abierto. Se detuvieron detrás de un edificio a medio derrumbar y vislumbraron el trayecto, casi recto, que tendrían que seguir para llegar hasta el portal. ─ ¿Listos?

    Hai.
    Sí.
    Andando. ─ Al recibir la última afirmativa, el Imp comenzó a conjurar el manto de oscuridad que les serviría como protección para llegar a salvo a su destino, la nube negra se extendió rápidamente tan pronto las palabras dejaron de salir de boca del fighter y más pronto que tarde escucharon los alaridos de los monstruos, quienes ahora parecían más agresivos al sentirse atacados.

    Corran. ─ Soltó en un casi suspiro la amiga del conjurador, sabía que era el momento para actuar o perderían su oportunidad. El cuarteto salió en una carrera con una obvia inseguridad, al no saber lo que tenían delante, les preocupaba chocar cara a cara con un mob agresivo y terminar empeorando su situación, sin embargo, era el mejor plan si querían evitar los ataques. Volar por encima no era opción, pues podrían salir heridos en el proceso.

    Los momentos de tensión terminaron abruptamente cuando cruzaron el portal, cayendo por haberse tropezado entre sí, pero recomponiéndose prontamente; los ruidos de bestias a su alrededor los alertaron tanto que no tuvieron ni tiempo de procesar que sí habían llegado hacia… ¿Dónde? Miraron en todas direcciones, ninguno reconocía ese dungeon, La de cabellos azules volvió a mirar hacia atrás, donde estaba el portal e hizo un gesto extraño.

    ¿Pasa algo? ─ Haruto la miraba con tranquilidad, gesto que parecía calmar, aunque fuera ligeramente las paranoias internas de la mujer.

    Creí haber escuchado algo. ─ Sinceró esta vez, pues era la segunda vez que sucedía; el Imp arrugó el entrecejo y miró en varias direcciones, tras lo que terminó acordando con la chica que él caminaría detrás de ella por si un ataque sorpresa ocurría. En esta ocasión, el Sylph dirigía la marcha, seguido por Nat, luego Sekai y finalmente Sphinx. El de cabellos negros tenía su arma en mano y miraba a los alrededores constantemente, escuchaban monstruos por doquier, pero aún no se topaban con ninguno cara a cara, ¿estarían un nivel abajo? ¿Más adelante? ¿Detrás de ellos en el túnel? No tenían ni idea y el hecho de no tener información en lo absoluto, más que un mapa que no estaba completo puesto que no habían explorado todo aún, hacía todo mucho más incómodo. Parecía como si fuese una trampa o un bug, nadie lo sabía, pero no podían detener el ataque a la ciudad si se quedaban sentados haciendo nada, por lo que siguieron adelante cuidando de que no fueran atacados por sorpresa.


    KiyoeKiyoe
     
  4. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,776
    Temas:
    147
    Calificaciones:
    +1,487
  5. Kiyoe

    Kiyoe Innocent in the evilest way possible

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,947
    Temas:
    192
    Calificaciones:
    +842
    Ryliand se detuvo de golpe al poco de haber iniciado la marcha, de forma que Natsuhi casi chocó con él; el par de amigos lo notó antes de que se repitiera lo mismo y se pusieron en guardia.

    ─¿Qué pasa? ─preguntó Sphinx desde la retaguardia.

    ─Creo que vi a alguien delante de nosotros ─explicó Sylph─ una figura encapuchada.

    ─¿Estás seguro? ─
    inquirió Arashi.

    ─No pondría mi mano en el fuego.

    ─Continuemos entonces ─pidió Nat, bajando el arco. Con la posibilidad de que fuera un PK u otro monstruo, todos se habían tensado, pero la iluminación no era la mejor, así que podría ser sólo producto de la tensión.

    Al parecer los monstruos atravesaban el portal por grupos, porque aunque había una gran cantidad que acababa de salir, el pasillo del otro lado estaba desierto. Si así era, no dudaban de que otro grupo llegaría de un momento a otro, por lo que moverse para no encontrarselos de frente era muy importante. Hasta el momento iban en un corredor muy amplio que continuaba recto hacia el frente, sin otros pasillos o puertas a la vista, aunque el camino, iluminado por antorchas muy espaciadas entre sí, se perdía en la negrura un poco más allá.

    Continuaron caminando en la misma formación, tensos como arcos y propensos a saltar al menor ruido. Finalmente el pasillo salió a un par de escaleras muy labradas, aunque descuidadas, que ascendían en direcciones opuestas. El ruido de los monstruos había disminuido, pero aún se escuchaba el lejano sonido de un despertador pasando bajo el techo abovedado que cubría los escalones.

    Sphinx se tensó, acababa de oír un ruido levísimo detrás de él y de inmediato recordó que Kay había comentado lo mismo dos veces, pero prefirió no voltearse de inmediato, siendo que la Undine no había conseguido ver nada antes. Sus compañeros comenzaron a ascender para llegar al próximo nivel y él los siguió con cautela. Las escaleras eran estrechas y empinadas, aunque de escalones sólido y anchos; el techo creaba un eco que les puso los pelos de punta. Por ahí no pasaría nunca un Lesser Ogre, así que los mobs debían tener otro camino.

    Tras un ascenso oscuro e inquietante salieron a la luz de una nueva antorcha. Esta vez tenían cinco pasillos al frente en lugar de solo uno y el que tenían más cerca parecía curvarse hacia adentro, como si el edificio fuera circular. Una columna de luz cayendo en diagonal varios metros más allá sugería la presencia de ventanas. Esta vez, Haru no pudo negar que había escuchado algo, seguía en la boca de las escaleras y el eco había amplificado el sonido de garras contra piedra. Se giró y vio una forma negra colgando del techo varios escalones más abajo.

    ─¡Cuidado! ─advirtió por instinto. Todos saltaron hacia atrás a la advertencia, armas preparadas. La sombra se dejó caer al suelo y dejó al descubierto otra más encima de esa.

    ─“Stalker”, qué agradable ─murmuró Shirayuki.

    Como estaba acompañado, el bicho creepy reaccionó agresivamente, lanzándose directamente hacia la de cabellos azules, que era a quien había estado siguiendo. Ishinomori se atravesó, espada en mano, y obligó a bicho a retroceder con una estocada horizontal. El corte le bajó un cacho de vida y este se agazapó, preparándose para enfrentarse al nuevo objetivo. De pronto envolvió las garras en oscuridad y se lanzó hacia el frente, asestando un golpe en todo el pecho al Imp, que cayó de espaldas con la vida de pronto a medias. Rápido como un rayo, Nat lanzó bolas de fuego que obligaron al bicho a retirarse, gruñendo por las quemaduras, y el pelinegro se levantó con dificultad; todos los monstruos eran de mayor nivel que el suyo.

    Mientras esa pequeña escena ocurría, el rubio comenzó a enfrentarse al otro Stalker, que había saltado del techo hacia el miembro del grupo que le quedara más cerca. Acababa de recibir una herida que desprendía datos rojos en la mejilla, producto de una de las garras, pero desvió otro golpe con la parte lisa de su espada y saltó hacia atrás, aprovechando la separación para escupir varias cuchillas de viento por la boca. Él parecía tener muchos menos problemas para enfrentarse a su mob, por lo que Nat se concentró en ayudar al Imp a derrotar al otro monstruo. Por su parte, Arashi hacía lo posible por curarlos a los tres, pero era poco lo que podía hacer con su nivel; necesitaba subir lo más pronto posible. Mientras estaba en eso, miró por encima del hombro y le pareció ver una figura de pie al límite de la luz; cuando iba a girarse para mirar mejor, quien fuera se movió y se perdió de vista.



    SphinxSphinx :3
     
  6. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,776
    Temas:
    147
    Calificaciones:
    +1,487
  7. Sphinx

    Sphinx スパークル

    Registrado:
    27 Jul 2009
    Mensajes:
    6,638
    Temas:
    506
    Calificaciones:
    +2,063

    El dúo de amigos nipones se sentía realmente agobiado bajo esas circunstancias, a pesar de que ambos sabían que se trataba de un juego, internamente deseaban tener algunos niveles más sobre los actuales para enfrentar aquella situación con mucha más libertad. El Imp tuvo que retroceder de su posición e ingerir una small life potion a la par que recibía la ayuda de Shirayuki, pues había caído en la zona roja de su barra de vida y no quería que eso empeorara.

    Mientras él se tomaba unos momentos para regenerar su HP, Nat aplicaba un hechizo sobre su propio amigo, el Sylph hizo un salto cuasi suicida para meterse entre dos de los Stalker, acto seguido, una explosión provocada por Buster se desató e hirió a ambas criaturas. El rubio entonces rodeó su arma con magia de viento, extendiendo así su longitud y atacando sin miramientos a los mob, los cuales finalmente cayeron presas de los esfuerzos en conjunto de aquellos jugadores y se desintegraron en cristales digitales.

    Sphinx se mordió el labio ligeramente, obviamente (para ojos de Sekai) frustrado por el hecho de que no había podido hacer más, últimamente obligado a retirarse en medio del combate para no morir y de paso dejar lo que quedaba del trabajo al otro par de amigos con el cual se hubieron unido para ir hacia allá, ¿qué habría pasado en caso de que Hanasaki y él se aventuraran por su cuenta hacia allá? Posiblemente ya estarían viendo un desagradable mensaje de “Game Over”. Miró de reojo su propia barra de HP, la cual ya estaba por encima de la mitad, aunque poco a poco seguía subiendo; la Undine ya había parado de auxiliar a la regeneración de la misma debido a que su propio mana estaba algo bajo y requería recuperarlo también si querían seguir avanzando.

    ¿Están bien? ─ Ryliand se acercó a ellos jadeando ligeramente, Nat estaba a su lado, aunque ella no los estaba mirando. Parecía estar poniendo atención a su alrededor, sonidos o cosas que pudiera ver, lo que fuera, ya que no quería que los atacaran de sorpresa en ese momento en el que todos contaban con cantidades limitadas de mana luego de combatir contra los mobs oscuros.
    Sí, gracias. ─ Replicó la de cabellos azulados poniendo su mano en el hombro de Haru, éste la miró de medio lado y luego sonrió ligeramente, estaba decidido a mejorar y evitar que algo le pasara a su amiga.
    Esperemos un poco a que se regenere nuestro mana y HP, luego continuamos. Se escucha mucho ruido adelante y puede que tengamos bajas si nos movilizamos de este modo. ─ Agregó la Salamander con calma, haciendo movimientos de mano que le indicaban al resto que estaba navegando por su menú en busca de algo; finalmente, luego de un minuto, un elixir apareció en sus manos y se lo extendió a la support.
    ¿Eh? Yo tengo las…
    Acéptalo, ¿vale? Es mi agradecimiento por habernos mantenido con el HP alto durante esa pelea. ─ Shirayuki miró el frasco y luego al Imp, el cual alzó su pulgar y le sonrió, Kay tomó el objeto y lo abrió para ingerirlo, notando rápidamente que tanto su mana como HP subían. No era demasiado y de hecho no le faltaba tanta vida, pero los puntos extra de aquella energía necesaria para usar magia le venían a la perfección, especialmente porque muy seguramente seguirían peleando en su camino a donde fuera que se estuviesen dirigiendo.

    Luego de un par de minutos ambos varones comenzaron a platicar, con la Salamander y la Undine uniéndose a la conversación poco después. Arashi les comentó sobre aquella silueta que hubo visto con anterioridad, llamando la atención del grupo puesto que no era la primera vez que uno de ellos veía a alguien simplemente pasando por la zona u observándolos, aunque fuera por cortos instantes.

    ¿Será la misma persona que Ryliand vio? ─ Cuestionó Nat, quien en esos instantes tenía una mano en el mentón.
    Lo dudo mucho, esa persona avanzó sin siquiera voltear a vernos.
    ¿Otra hada entonces?
    Quién sabe. Tenemos suerte de que no hubiera sido un PK, podría habernos jodido allá atrás. ─ Volvió a responder el Sylph con calma, notablemente agradecido de que el extraño no les hubiera complicado más esa ya de por sí fastidiosa situación. Luego de intercambiar unas cuantas palabras más decidieron que ya estaban listos para seguir adelante, volviendo a tomar la formación que hubieron decidido anteriormente y así permitiendo que Ryliand fuese la primera línea de defensa.

    El grupo escuchaba ruidos proviniendo de muchos lados, confirmando sus sospechas de que aquel dungeon tenía varios niveles y que, muy posiblemente, había muchos más túneles como el que ellos utilizaban hacia los lados. Quizá incluso más de los que hubieron visto en un inicio, dividiéndose infinitamente hasta que no pudieran siquiera contarlos, tan solo considerar esa idea les preocupaba un poco, ¿podrían encontrar su camino de regreso al final? Las antorchas estaban cada vez más separadas y por lo mismo, afectaban la visión del grupo, quienes ahora avanzaban todavía más lento a causa de la falta de buena visibilidad.

    Shhh… Escuchen. ─ De pronto, Shirayuki se detuvo, provocando que Haru chocara con su espalda y los otros dos se giraron, tratando de adivinar la posición exacta de los nipones entre las sombras. El silencio se extendió por el lugar hasta que oyeron aquello que la support hubo notado hacía unos instantes, había una especie de golpeteo en el muro, uno constante y que se hacía más audible con el pasar de los segundos, como si algo estuviera caminando y acercándose.
    ¿Qué es…? ─ La respuesta vino antes de que pudiera completar la pregunta, un cien pies de un tamaño considerablemente más grande del que estaban acostumbrados a ver en el mundo humano caminaba por el muro, en dirección contraria a donde ellos iban. La cercanía les había hecho posible verlo, estaba espantosamente cerca, tenía un aspecto horrible y cualquiera con diminuto miedo a los insectos la estaría pasando jodidamente mal en esos momentos.

    Y esa persona era Nat.

    La Salamander estaba a punto de lanzar un ataque ígneo cuando su amigo la jaló hacia atrás, cayendo ambos al suelo debido a la fuerza implementada por el varón; éste le cubría la boca a la chica y trataba de mantenerla calmada, con la mirada lejos de la criatura que simplemente pasaba por ahí.
    Es pasivo Nat, tranquila, deja que se vaya.


    KiyoeKiyoe
     
  8. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,776
    Temas:
    147
    Calificaciones:
    +1,487
  9. Kiyoe

    Kiyoe Innocent in the evilest way possible

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,947
    Temas:
    192
    Calificaciones:
    +842
    El cuarteto casi no se movió mientras esperaban a que el bicho se perdiera de vista. Ryliand seguía sujetando a Nat, quien no podía calmarse al escuchar el golpeteo de patas sobre piedra sabiendo qué clase de criatura lo producía. Finalmente el sonido se detuvo y el Sylph soltó a su amiga, poniéndose de pie rápidamente. La oscuridad dejaba poco espacio para darse cuenta, pero ahora que ya no tenía miedo, Natsuhi tenía la cara ardiendo de pena por su reacción cuando todos los demás se mostraron tan tranquilos; por suerte, el dúo de nipones no tenía intención de burlarse de ello.

    —Deberíamos continuar —propuso Haru, una vez la Salamander se puso de pie.

    Nadie tenía objeciones, así que comenzaron el camino en silencio. Por suerte para ellos, en ciempies había estado solo, por lo que no se encontraron con otros bichos cerca para poner a Nat de los nervios. Poco a poco el pasillo comenzó a dar paso a portales y habitaciones interconectadas entre sí, iluminadas apenas por antorchas dispersas. De vez en cuando encontraban por ahí una ventana al exterior, que les revelaba solo que estaban en una torre y poco más.

    Siempre que se encontraban a algún bicho, los dos de mayor rango formaban la primera línea ofensiva, con el dúo de nipones prestandoles apoyo. Al poco rato habían formado un equipo bastante efectivo para evitar que la vida de alguno cayera de nuevo en zona roja. Seguían escuchando los ruidos de monstruos por todas partes, pero o bien los grandes grupos estaban pasando por otro pasillo o grupo de habitaciones o algo más había pasado, pues aunque se encontraban monstruos, estos no exhibían ningún tipo de comportamiento anormal, lo cual era extraño por sí solo,vistas las circunstancias.

    Encontraron otro set de escaleras y fueron subiendo así de piso en piso de la torre. No estaban muy seguros de qué buscaban; salvo por ser desconocida y tener monstruos que habían atacado a la ciudad en hordas, el dungeon se veía perfectamente normal y no veían alrededor nada que indicara una forma de cerrar los dichosos portales.

    —Me pregunto dónde estarán los demás —inquirió Sphinx de pronto, llamando la atención del grupo. Acababan de derrotar a un reloj que no dejaba de hacer ruido y estaban tomando un descanso a la luz de una antorcha.

    —¿Quienes? —inquirió el hada de agua.

    —Los otros jugadores que tratan de cerrar esos portales… salvo ese par de hadas delante de nosotros, no hemos visto a nadie —explicó. Los demás se quedaron en silencio, considerando el asunto antes de dar una respuesta.

    —Quizá los portales que usaron los demás conducían a otros puntos de la dungeon —contestó finalmente el Sylph. —Terminaremos encontrándonos con alguien, espero.

    —Tiene sentido —
    asintió la peliazul.

    —Acabo de ver a alguien salir de la sala —comentó Nat, que como siempre miraba los alrededores mientras los demás hablablan.

    —¿Jugador o PK? —inquirió su amigo.

    —No lo sé, estaba encapuchado… solo alcancé a verlo correr fuera.

    —Es la tercera vez que vemos a alguien… no puede haber tantos encapuchados que solo se limitan a darnos la espalda —
    razonó el Imp, frunciendo el ceño.

    —Bueno, pero nos hemos parado mucho a luchar y descansar, ¿por qué sigue delante de nosotros? —inquirió la Salamander, sintiendo la piel ponérsele de gallina.

    La posibilidad de que alguien estuviera vigilándolos no les gustó nada. Viendo que ya se habían recuperado, decidieron ver si podían dar alcance a esa persona y preguntarle directamente; sin embargo, pronto se dieron cuenta de que fuese quien fuese, hacía rato que se había perdido de vista, pues no conseguían encontrarle por ningún lado. Estaban por sugerir un cambio de rumbo, cuando comenzó a llegarles el rumor de griterío y de acero entrechocando. Intercambiando una mirada, el grupo avanzó cuidadosamente en dirección al sonido, con Ryliand a la cabeza, por si acaso. El pasillo en el que estaban desembocó en una enorme sala circular con más pasillos por todas partes y una escalera de caracol siguiendo la forma de las paredes hasta perderse de vista.

    La sala tenía algunos monstruos en su interior y había también otros jugadores, luchando contra ellos. Al parecer, la base amplia y laberíntica se iba estrechando poco a poco conforme subían, lo que llevaba a los jugadores más cerca unos de otros cada vez. El grupo de 10 personas que había ahí estaba completamente concentrado luchando, por lo que apenas repararon en ellos de pie en el umbral.




    SphinxSphinx :3
     
  10. Sphinx

    Sphinx スパークル

    Registrado:
    27 Jul 2009
    Mensajes:
    6,638
    Temas:
    506
    Calificaciones:
    +2,063

    El cuarteto intercambió miradas rápidamente luego de ver la situación con la que se habían topado accidentalmente, ninguno de los jugadores allí presentes parecía tener la seña de PK, así que muy seguramente eran un grupo que, al igual que ellos, buscaba cerrar los portales que estaban desatando un pandemonio en la capital al permitir la entrada de aquellos monstruos en un área tan cercana. El Sylph ni se inmutó y tan pronto estuvo cerca de alcance, lanzó un ataque de viento para incomodar a los enemigos y distraerlos, buscando así ganarles algo de tiempo a los cuasi acorralados jugadores para que pudieran atacar de vuelta. La Salamander se unió a los esfuerzos de su amigo, lanzando flechas rodeadas en llamas hacia la espalda de los mobs que se concentraban en el grupo de hadas.

    ─ ¡Cuidado! ─ Una jugadora que internamente había agradecido, por pocos instantes, la ayuda de los recién llegados; sin embargo, su momento de alivio se desvaneció segundos después cuando vislumbro a espaldas de los recién llegados un grupo de PK. Joder, ¿cuánta mala suerte debían tener para estar en esa situación? Haru se las arregló para conjurar su piedra de oscuridad, girando a la par que rodeaba la cintura de su amiga con el brazo, apoyándose así para moverla hacia atrás de él con más rapidez y ser él quien recibiera el primer impacto.

    Una especie de bola de piedra chocó contra su cuerpo, haciéndolo caer al suelo pesadamente, además de que unas cuantas letras en su visión le hicieron entender que estaba bajo un estado alterado. La piedra oscura que él hubo lanzado en un inicio no hirió a todos los PK (eran aproximadamente 8) pues un muro de piedra, asumían del mismo jugador que hubo atacado al Imp, defendió a quienes tuvieron la suerte de estar detrás de éste cuando su invocador lo elevó en pos de evitar la ofensiva del nipón.

    Shirayuki jaló a su amigo por debajo de los brazos en un intento de alejarlo de la recién llegada amenaza, pero la diferencia de peso era algo que no podía simplemente desaparecer y además ¿a dónde se lo llevaría? Tenían mobs en un lado y PK al otro. Nat disparó una bola de fuego que estalló contra el muro de piedra, dándole el tiempo suficiente a la Undine de al menos alejar un poco al Fighter. El Sylph chasqueó la lengua audiblemente, disparando una ráfaga de aire al tiempo que se posicionaba entre el trío de su party y los PK. No podrían enfrentarlos a todos por su cuenta, pero tenían algo de suerte de no estar solos.

    Luego de la repentina intervención de los recién llegados, el grupo más grande había logrado deshacerse de los mobs restantes, avanzando rápidamente hacia la party más chica para apoyarlos en contra de los que asesinaban jugadores; la batalla se tornó rápidamente en una especie de guerra campal, con magias de distintos elementos volando en varias direcciones. En ambos bandos hubo barras de vida rojas más pronto de lo que quisieran presenciar, con los support del grupo “bueno” apresurándose a curar a sus aliados y siendo defendidos por el resto, ya que los PK tenían toda la intención de acabar con ellos primero.

    ─ ¡Shirayuki! ─ La voz de Nat se escuchó fuerte y claro, con ambos varones del party corriendo hacia la Undine, Sphinx llegó primero, empujando a la de cabellos azules al suelo a la par que el mago de viento elevaba su arma para desviar de una estocada el sable enemigo. Acto seguido, magia de agua salió disparada desde espalda de ambos, Shirayuki atinó al varón que había intentado atacarla primero, haciéndolo caer hasta la zona roja de sus puntos de vida. Una de las otras hadas invocó una criatura, la cual se lanzó sin miramientos en contra del que se hubo lanzado sin miedo en su contra; deshaciéndose de los últimos puntos que le quedaban y haciéndolo desvanecerse en un montón de cristales rojizos.

    Uno de los suyos cayó en el instante siguiente, el grupo de PK parecía traer consigo a un par de niveles altos, empujándolos rápidamente a estar en una situación similar en la que habían estado hacía apenas un par de minutos, pero ahora contra otros jugadores en lugar de mobs. El cuarteto de amigos buscó retroceder más, mezclándose entre el grupo más grande y dándole tiempo al Imp de recuperarse por completo con ayuda de su amiga y el tiempo.

    ─ ¿Deberíamos quedarnos aquí? ─ Susurró el Sylph, mirando a los otros tres mientras que un pandemonio se desataba a su alrededor.

    ─ ¿Quieres dejarlos? ─ Haru le confrontó, un tanto incómodo con la idea.

    ─ Si nadie hace nada respecto a los portales, la ciudad se seguirá llenando de monstruos y seguramente no tardarán en pasar más por esta zona. ─ Musitó el rubio en respuesta, Nat le dio la razón a su amigo y Shirayuki le dedicó una mirada serena al suyo, tratando de calmar la tormenta que venía del interior del heroico (dentro del juego) del azabache.

    ─ Hay muchos acá, H… Sphinx. Vinimos a cerrar los portales, ¿no es así? ¿No es mejor ayudar a aquellos que están en problemas en la capital? ─ El varón miró a su compatriota por unos segundos que parecieron eternos y finalmente asintió con la cabeza, para darle la razón a la Undine. No podía permitir que los PK cometieran su cometido y ese era mantenerlos allí, evitando que se detuviera el caos en la capital.

    Cuando vieron la oportunidad subieron rápidamente las escaleras, defendiéndose constantemente de ataques perdidos o apuntados directamente hacia ellos; finalmente lograron llegar a la cima, encontrándose con una habitación que, luego de unos segundos, se iluminó completamente en un destello.


    KiyoeKiyoe BelgiumBelgium listongo
     
  11. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,776
    Temas:
    147
    Calificaciones:
    +1,487
    KiyoeKiyoe SphinxSphinx
    Todo en orden~ creo que en la siguiente quest dijeron algo del sistema de vuelo, solo acotaré que el dungeon no recibe luz solar/lunar así que no pueden volar a menos que seas Imp; pero existen hechizos Alf que habilitan el vuelo por brindar luz, tampoco es que es imposible hacerlo. Lo señalo desde ahora en caso lleguen a la raid y como sabrán, es calificado.

    Ahora con eso dicho <3
    Sphinx asciende al nivel 11 con 6 reactivos sobrantes, hermano, reparte 5 puntos de stat.
    Shirayuki asciende al nivel 11 con 5 reactivos sobrantes, Nami, reparte 10 puntos de stat

    Pueden lanzar un dado por el stalker btw
     
  12. Sphinx

    Sphinx スパークル

    Registrado:
    27 Jul 2009
    Mensajes:
    6,638
    Temas:
    506
    Calificaciones:
    +2,063
    huehue! Como ya soy 11, los bonus cambian a +3 y +2

    Stats:
    STR: 17 + 3
    AGI: 20
    VIT: 25 + 2
    INT: 19
    SPI: 14

    +3 a VIT y +2 a INT
     
    Sphinx tiró un dado de 100 caras por: Cosoque nunca pinches entiendo Total: 56
  13. Kiyoe

    Kiyoe Innocent in the evilest way possible

    Registrado:
    27 Nov 2010
    Mensajes:
    2,947
    Temas:
    192
    Calificaciones:
    +842
    Yay! Lo mismo, cambio los bonos o3o

    STR: 9
    AGI: 22
    VIT: 13
    INT: 25 | +2
    SPI: 26 | +3

    +1 a VIT, +3 a AGI, +3 a INT y +3 a SPI

    Tiro dadito
     
    Kiyoe tiró un dado de 100 caras por: Total: 49
  14. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,776
    Temas:
    147
    Calificaciones:
    +1,487
    Todo asignado <3
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...