Crónica AppFes Compressed Lair [Kathleen Briand & Kyle Masters]

Tema en 'Digital World' iniciado por Kira, 11 Ago 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,221
    Temas:
    408
    Calificaciones:
    +1,273
    "Compressed Lair” [AppFes]
    - NPC involucrado: -
    - Lugar donde debe ser tomada: -
    - Sinopsis: Descubrir la ubicación de Walpurgis es un avance, pero pronto se hace evidente que la bruja no se ha mantenido fuera del alcance de sus enemigos durante tanto tiempo a base de suerte. Gracias a los avances en su magia, el escondite de Walpurgis estáresguardado en una "dimensión personal", volviéndola inaccesible a los intrusos y manteniendo a salvo a su dueña. Sin poder ver o entrar a la guarida es imposible darle caza a Witchmon, sin embargo aún existe una opción: Su más leal sirviente, Mercuremon, es capaz de deshacer el hechizo si es obligado o asesinado, una tarea que no será sencilla tratándose de un seguidor con habilidades tan extrañas como ella. No será una tarea sencilla pero es la única opción por el momento: Intercepta a Mercuremon y consigue la forma de entrar a la guarida de Walpurgis
    - Escenario: Ciudad - Bajo Mundo
    - Objetivos:​
    • Hallar al sirviente de Walpurgis (Mercuremon)
    • Obligarlo a romper el hechizo o matarlo para romperlo
    - Notas:​
    • Esta Quest es parte del AppFes
    • Esta Quest es parte de la Crónica: "Walpurgis Nacht"
    • Esta Quest ocurre minutos después de "Deep Alleys"
    • Aunque Mercuremon no es fácil de encontrar, su trabajo incluye hacer los recados de Walpurgis para que ella no salga del escondite. Comparado con ella es más sencilo ubicarlo en el bajo mundo
    • Al igual que Walpurgis, Mercuremon posee habilidades atípicas de su especie. La más peligrosa es la capacidad de absorber y sellar cualquier cosa (incluso Tamers y Digimon) dentro de sus espejos, así como atacar con estos sin necesidad de redirigir técnicas
    • Mercuremon es increíblemente leal a Witchmon y no la traicionaría fácilmente, defendiéndola con su vida de ser necesario. Obligarlo a romper el hechizo sin matarlo no es una tarea sencilla
    • La Quest termina al romper el hechizo y hacer visible la guarida de Walpurgis
    - Recompensa:
    Completación: 250 Bits. Acceso aWalpurgis Nacht III​


    Kathleen Briand & Sistermon Blanc [D-Arc]
    Kyle Masters & Guilmon X [D-Arc]
    Mínimo de Post: 4
    Plazo: 10 días

    ReliktRelikt LuigiLuigi disculpen la tardanza, pueden comenzar~ ​
     
  2. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    630
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +92
    Luego de que el cuarteto hubiera obtenido por fin la información que necesitaban acerca del escondite de Walpurgis, estos se dirigieron al lugar acompañados con un mapa que el Child humanoide les había dado. Mientras recorrían las lúgubres calles llenas de Tamers y Digimon con nulo aprecio por las personas con fama positiva, un silencio sepulcral junto a un aura extraña se había instaurado sobre el pequeño grupo y no era para menos ya que la francesa continuaba molesta por lo ocurrido en el bar. En cierta forma, a Teresa le hacía mucha gracia ver a su compañera comportarse de manera estoica cuando hablaba con sus dos acompañantes, después de todo, era una chica que prefería enfocarse en el trabajo que tenían entre manos para hacerlo bien y luego en los asuntos personales, aunque la Child sagrado no terminaba de entender del todo el comentario del spirit de tierra que mencionó el chico de la máscara del bar, aquello era algo que su Tamer todavía no le había comentado al respecto. En cuanto a Fladramon y Kyle, el primero pensaba que su Tamer se merecía eso, por otro lado, el falso azabache intentaba idear una manera de tranquilizar a la medium.

    El sitio el cual les indicaba el mapa se trataba de un terreno vacío, si bien había casas y edificios alrededor que parecían desocupados, en el lugar que debía estar el escondite de la bruja Digimon se encontraba completamente vacío sin ningún edificio, tan solo había hierba seca que había estado creciendo hasta cierto punto. El cuarteto observó el lugar con una mezcla entre sorpresa y decepción, luego se sintieron engañados por la supuesta información falsa por la que habían pagado, por fortuna sabían dónde encontrar a Flamon.

    Esto debe ser una broma. – Murmuraba el elite mientras se cruzaba de brazos.

    Voy a volver datos a ese infeliz. – Decía Tessa bastante molesta apretando los puños. – Regresemos y de paso le exigimos nuestros bits de vuelta.

    Debe haber una razón detrás de esto. – Comentaba Blue colocando una mano sobre su cabeza para luego ver como la chica de manto rojo miraba a otro lado y caminar hacia una tienda cercana. – ¿A dónde va?

    Disculpe. – Habló la francesa a un Impmon apoyado en la pared de uno de los edificios y que frunció el ceño al verla acercarse. – ¿Qué ocurrió con el edificio que había allí? – Preguntaba al tiempo que señalaba el terreno baldío detrás de ella.

    ¿Para qué quiere saber? – Preguntó con cautela el Digimon oscuro.

    Tenemos cuentas pendientes con la bruja que vivía allí. – Respondió el inglés luego de colocarse al lado de la albina. – La vieja Walpurgis una Witchmon.

    Nunca hubo un edificio allí y menos he visto a una Witchmon por estos lares. – Comentó el Child incorporándose mientras detallaba al cuarteto. – Ustedes no parecen de esta zona, sobretodo esa Sistermon Blanc.

    Pues permíteme expresar lo mucho que eso me importa en una escala del uno al muérdeme. – Contestó la Digimon sagrado en tono aburrido.

    ¿Y bien? ¿Dónde te muerdo? – Dijo con una sonrisa socarrona.

    Deberíamos regresar con Flamon. – Comentó Fladramon ignorando el intercambio de palabras entre los dos Child. – Tal vez él sepa lo que sucede.

    Vayamos entonces. – Decía la chica de ojos púrpura para luego sostener a su compañera del brazo y halándola. – Vamos, Tessa, antes de que estreches lazos con tu nuevo amigo.

    ¿Soy yo o acaba de ignorarme olímpicamente? – Preguntó Masters a su camarada Digimon refiriéndose a la medium.

    Tal vez prefiere enfocarse en el trabajo antes de que le sigas causando dolores de cabeza. – Respondía el Adult encogiéndose en hombros.​

    Dado que todavía recordaban el camino por donde habían llegado, el pequeño grupo regreso sobre sus pasos hacia la tienda de Flamon, con suerte él les respondería gratis a sus preguntas, sobretodo porque Teresa no estaba muy feliz por lo que habían encontrado.



    ***
    LuigiLuigi
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    10,248
    Temas:
    191
    Calificaciones:
    +2,329

    El cuarteto recorría las calles de los barrios bajos y con dirección a Phils Lounge nuevamente. Fladramon reía discretamente al ver como la francesa le estaba aplicando épicamente la ley del hielo a su compañero. Teresa se acercó a un lado del lagartijo Armor para sacarse una duda que tenía en su cabeza.

    -¿No deberías ayudar a tu compañero? Aunque no es como si no me molestara que Kath lo siga ignorando -aclaró la falsa monja al ver la falta de apoyo de Fladramon al falso pelinegro. El digimon aludido se encogió de hombros realmente.

    -Se lo tiene merecido. No puede esperar que todos reaccionen como si nada cuando hace una estupidez y se pone en riesgo. Lo bueno es que esta vez fue por necesidad y no por no pensar en otras opciones -agregó Blue en voz baja ante la sorpresa de Sistermon. -Tienen suerte no haberlo conocido hace un par de años…probablemente tu compañera lo hubiera estrangulado por la mentalidad suicida de querer salvar a todos sin importarle su bienestar.

    -…Suena a que tuviste series problemas con ese idiota -contestó Teresa al escuchar aquellas palabras de boca del dragón humanoide.

    -Como no tienes idea. Lo bueno es que ya dejo eso atrás y ahora simplemente se enfoca en hacer lo que debe y lo mejor que pueda -comentó serio el digimon mientras que seguía vigilando los alrededores.

    Mientras eso ocurría, cierto Elite se pasaba los manos por sobre la cabeza y pensando en una forma de tranquilizar a la iracunda francesa que no le dirigía la palabra. Vale, si, sabía que era una idea sumamente riesgosa pero no es como si hubiera podido negociar con cualquier información que fácilmente hubiera sido descubierta como mentira por los bandidos del sitio. Grottomon por su lado, disfrutaba como su portador estaba intentando arreglar un problema con aquella chica.

    -Ok, admito que fui idiota…y muy irresponsable. Pero no podía decir cualquier cosa por riesgo de que supieran que estaba mintiendo -trató de defenderse Kyle en un intento de calmar a Kathleen, la cual simplemente se detuvo de la nada, se giró para observar al otro tamer y arqueó una ceja ante dichas palabras.

    -…tu y yo tendremos una linda charla sobre este tema luego de encargarnos de este fiasco -fueron las gélidas palabras que salieron de la boca de Kathleen, quien simplemente le dio la espalda al elite y este último simplemente soltó un suspiro de resignación.

    La había cagado en grande.

    -“Tú tienes una tendencia a meterte en problemas con el género femenino” -se mofó Grottomon al recordarle a su tamer todas las chicas que en su momento, estuvieron a nada de enterrarlo en el suelo.

    -…Creo que deberé comprar una cantidad industrial de chocolates para arreglar esto.

    [….]​

    -Estoy a nada de romperte la cara -Teresa fue la primera en abrir la boca apenas ingresaron al local de Flamon, quien simplemente se encogió de hombros al imaginar que sucedió.

    -Antes de que me reclamen, es obvio que no es fácil encontrar y entrar a la guarida de Walpurgis -explicó el child al ver la penetrante mirada de Fladramon, quien se acercó y colocó su garra en la garganta de Flamon y lo levantó por los aires.

    -Entonces empieza a hablar…antes de tener una “charla” privada tu y yo -la amenaza quedó implícita en el tono de voz que utilizó Fladramon, cosa que logró que Flamon comenzara a sudar nervioso.

    -Busquen a Mercuremon. Él es en encargado de mantener oculta la entrada -explicó velozmente Flamon al sentir las afiladas garras del Armor digimon. -Walpurgis rara vez sale de su guarida, pero Mercuremon es su mandadero y es el encargado de mantener la dimensión personal donde está la guarida.

    -¿Cómo lo encontramos? -preguntó Teresa, disfrutando la escena del aterrado Flamon: debía reconocerlo, ese santurrón de Guilmon podía ser atemorizante cuando se lo proponía.

    -Es usual que este entrando y saliendo de esta zona para cumplir los encargos de Walpurgis…asi que eventualmente lo verán en alguna parte de estos barrios.

    -¿Estás seguro que el mantiene ese hechizo? ¿Si lo derrotamos desparecerá? -
    preguntó la albina de forma seria, tratando de ignorar el hecho de que se estaban comportando como unos matones.

    -Lo dudo, derrotarlo no bastaría…deben obligarlo a deshacerlo o simplemente eliminarlo.

    -Bien, eso es todo -
    Kyle le pidió a su compañero que soltara a Flamon y este obedeció dejando caer del trasero al child.

    -“Oh…lástima que no sea el verdadero Wisemon. Ganas no me faltan de romperle la cara”.


    ReliktRelikt go(?)
     
  4. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    630
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +92
    Por segunda vez en el día, el cuarteto salió de la tienda de Flamon, sin embargo ahora tenían otra misión que debían realizar antes de poder entrar al escondite de Walpurgis y esta se trataba de encontrar a su leal sirviente, Mercuremon. Según el Digimon humanoide, el Adult recorría aquella zona haciendo los encargos de la bruja, por lo que debían continuar caminando por los alrededores del bajo mundo.

    Aunque llevaban largo rato andando por esas calles, el pequeño grupo continuaba sintiéndose observado por todos aquellos que transitaban o estaban de pie en algunas partes, en cierta forma consideraron que ya era algo normal, todos allí desconfiaban de todos y así.

    Si fuéramos una malvada bruja a punto de destruir el mundo, ¿qué necesitaría comprar? – Preguntaba Teresa con un cierto toque sarcástico en sus palabras. – ¿Comida? ¿Ropa? ¿Un saco de box?

    Debemos confiar en que Mercuremon está aquí afuera haciendo mandados en vez de que esté adentro del escondite resguardándose junto a Walpurgis. – Comentaba Fladramon caminando junto a la Child sagrado.

    O podríamos dividirnos, mientras uno recorre las calles otro puede estar vigilando el supuesto terreno vacío. – Sugería la albina deteniendo su paso y girándose para ver a sus compañeros.

    Solo tengo una pregunta. – Dijo Sistermon para luego señalar con su pulgar hacia el falso azabache. – ¿En serio es seguro dejarlo solo? Digo, puede volver a meterse en problemas mientras intercambia información.

    ¿Cuántas veces quieren que me disculpe por eso? – Se quejó el elite pasando una mano sobre su cabeza viéndose un poco exasperado. – No volverá a pasar, además llevo más tiempo en este mundo que ustedes, Fladramon y yo sabemos cómo cuidarnos.

    Entonces, está decidido. – Decía Kathleen cruzándose de brazos. – Blue y tú recorrerán las calles mientras Teresa y yo vigilamos el terreno vacío.

    ¿Qué te hace pensar que tú no serás la que se meta en problemas? – Preguntó con suspicacia el inglés. – Por si no te has dado cuenta, tu cabello y ojos resaltan más que el promedio.

    Por favor, no soy la única persona con cabello blanco en todo este mundo. – Respondió la francesa enarcando una ceja.

    Obvio que no, pero si le prestar más atención a los que pasan por tu lado, notaras que se te quedan mirando aunque tengas el manto sobre tu cabeza. – Hablaba Masters señalando el manto rojo de la chica. – Ir por caminos distintos no es una opción, sobre todo si estamos en medio de este lugar. – Disminuyó la voz al decir eso último.​

    Durante un minuto el par de Tamers se miró con el ceño fruncido, a la final la albina terminó cediendo por lo que continuaron caminando hacia ningún lugar en particular, después de todo, no sabían dónde estaba exactamente Mercuremon y entrar nuevamente a un bar de la localidad estaba fuera de discusión. Lo último que les quedaba por hacer era entrar en cualquier tienda y preguntar por el sirviente de Witchmon.

    La primera tienda en la que entraron se trataba de una donde parecían vender productos mágicos, en los estantes se podían ver pociones liquidas y secas de muchos colores, también habían plantas y algunos frascos con partes humanas lo cual dejo sorprendido al cuarteto. Un Wizarmon era el que atendía aquel lugar, este parecía estar concentrado mientras leía un gran libro cuyas hojas estaban amarillentas, por lo que no se dio cuenta que el pequeño grupo había entrado hasta que ellos se colocaron justo frente a él.

    ¿Qué se les ofrece? – Preguntó el hechicero levantando su vista de la lectura para ver a cada uno de los presentes. – Vaya, ¿son nuevos por aquí?

    ¿Por qué diablos todo el mundo pregunta lo mismo? – Gruñó Tessa mirando hacia otro lado.

    Nunca los había visto. – Respondió encogiéndose en hombros. – Y muchos vienen por aquí la mayoría de las veces.

    No venimos por mercancía esta vez, venimos por información. – Decía Blue con cautela. – Estamos buscando a Mercuremon, el sirviente de la bruja Walpurgis.

    ¿El lame botas de Witchmon? Estuvo aquí hasta hace un momento. – Hablaba el Adult cerrando el libro entre sus manos. – Tenía una larga lista de cosas por hacer.

    ¿Hacia dónde se fue? – Preguntaba el falso azabache volteando hacia la puerta y luego regresando su vista al mago.

    ¿Y yo que voy a saber? Se fue caminando hacia la derecha. – Contestaba Wizarmon señalando con el dedo hacia la dirección indicada.​

    Sin tiempo que perder, el pequeño grupo salió rápidamente de la tienda y encaminándose por la calle que les habían señalado, con suerte alcanzarían de una vez por todas al susodicho.

    ***
    LuigiLuigi ^^/​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    10,248
    Temas:
    191
    Calificaciones:
    +2,329

    Con la información sobre el paradero de Mercuremon, el cuarteto comenzó a movilizarse de forma disimulada por las calles para no levantar sospechas. Era frustrante no poder simplemente salir corriendo a buscar a uno de los herederos de Ancient Wisemon, pero estar rodeados de la peor calaña que podía ofrecer la isla era un fuerte deterrente para no tirar por la borda su coartada. Luego de caminar y evitar a alguno que otro idiota que trató de venderles alguna mercancía de dudosa procedencia, el grupo pudo ver a lo lejos la figura de Mercuremon entrando a lo que parecía ser una tienda de un Black Guilmon y un Black Gabumon. Kyle y Kath esperaron en las cercanías en silencio mientras que Fladramon y Sistermon se mantenían en guardia. Grottomon por su cuenta, bostezaba y no perdía oportunidad de recordarle a su portador que estaba en problema con la francesa. Antes de perder la paciencia y mandar a callar al duende, el falso azabache quedó en silencio al ver como Mercuremon salió de la tienda y se dirigió a las partes más profundas y oscuras de los barrios bajos.

    -Si no fuera porque no debemos alertar a todos los idiotas de aquí, diría que le cayéramos encima ya a ese payaso de labios pintados -Teresa no tenía en alta estima a esa peculiar especie de digimon, especialmente luego de la experiencia de haber conocido al mismísimo Mercuremon original gracias a Cosette.

    -Concuerdo contigo. Ganas no me faltan de rostizarlo ya -espetó Fladramon a la monja, la cual parecía feliz porque al fin alguien concordaba con ella en ese aspecto. Claro, ella no sabía que Fladramon y Kyle eran portadores como Cosete y que, en efecto, conocían de primera mano la peculiar forma de ser del juttoushi del metal.

    -Sigámoslo para no perderle el rastro. Cuando este en las cercanías del escondite, lo emboscamos -sugirió Kyle al grupo de forma seria y sin perder de vista al digimon Hybrid humano.

    -Concuerdo, suena como el mejor plan -Kath dejó de lado por un momento su enfado con el elite y se mostró de acuerdo con el plan propuesto por este. -De esa forma evitaremos que escape o que Walpurgis tenga tiempo de escapar al darse cuenta de lo sucedido con Mercuremon.

    -“Tanta chachara para simplemente ir a romperle la cara a ese idiota”-habló Grottomon de forma aburrida y soltando un bostezo. –“Estare durmiendo en el canalizador. Despiertame si hay una pelea buena o si la blanquita te abofetea” -el duende carcajeó antes de retirarse en el canalizador del falso ojiverde.

    -En marcha -habló Fladramon, liderando la marcha del grupo.

    […]​

    Ajeno a eso, Mercuremon caminaba por los barrios bajos y entrando de tienda en tienda para asegurar de que los pedidos de su maestra estuvieran en la prioridad de las tiendas y que no hubiera atraso alguno en ellos. Si bien adoraba trabajar para Walpurgis, Mecuremon no disfrutaba estar cerca de ella cuando la bruja estaba furiosa cuando algo en sus planes no salía de acuerdo con lo esperado. Al menos, en lo que llevaba de sus recados, todo parecía en orden y eso significaba una Walpurgis alegre y no propensa a dispararle y dejarlo tirado en el suelo adolorido por haberle fallado en sus órdenes. Estando a varios metros de llegar al edificio y por ende, a la entrada de su residencia y escondite junto a Walpurgis, una bola de fuego lo golpeó con fuerza por detrás y lo hizo lanzado al suelo. Antes de poder girarse y maldecir al desgraciado que lo golpeó por la espalda, el sonido familiar de una escoba lo hizo elevar el rostro hacia arriba.

    -¿Walpurgis? -preguntó al ver a una Witchmon flotando sobre sobre su escoba. Esta última sonrió de forma atemorizante.

    -Lo siento amigo, pero no soy tu bruja -contestó Teresa de forma ladina.

    -Ahora, deshace el hechizo que resguarda la guarida de Walpurgis o habran problemas -Fladramon iba caminando y con ambas garras prendidas en llamas.

    -¿No es un tanto “overkill” un dos contra uno? -preguntó Kathleen desde una distancia segura.

    -Puede ser, pero mejor no correr riesgos con este tipo.


    ReliktRelikt go go o3o debemos apalearlo en dos post(?)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Relikt

    Relikt Something that remains

    Registrado:
    15 Abr 2016
    Mensajes:
    630
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +92
    Al estar Mercuremon de frente contra Teresa y Blue, había menos posibilidad de que estos últimos pudieran asestarle un golpe dado que el enemigo poseía Offset Reflector el cual podía devolver sus ataques, por lo que debían tener cuidado con lo que harían a continuación. A pesar de ser un dos contra uno, Mercuremon no se veía para nada asustado con la situación, más bien parecía estar preparado para cualquier cosa con tal de que sus adversarios no se acercaran a Walpurgis.

    Me niego a deshacer la barrera para que se acerquen a mi señora. – Decía el Digimon de espejos poniéndose en guardia con los espejos que tenía en sus brazos mirando al frente. – Sobre todo en un día tan especial como lo es hoy. – Acto seguido, Mercuremon apuntó uno de sus espejos hacia Tessa para luego disparar un chorro de agua, sin embargo la bruja esquivó el ataque volando hacia un lado. – Maldita usurpadora de imagen. – Gruñía este moviendo su espejo para apuntar a la Adult de vestimenta roja.​

    Por su parte, Fladramon aprovechó que el descendiente del spirit de metal se concentraba en atacar a Witchmon para utilizar su Knuckle Fire y así golpearlo justo en el espejo que simulaba su rostro. Mercuremon trastabilló hacia atrás mientras llevaba una mano a su cara y volteando a ver al Adult de fuego, masculló algo inentendible y luego apuntó el espejo de su brazo derecho para lanzar un rayo de luz. Por suerte, Fladramon saltó hacia un lado evitando por completo el ataque.

    Se ve como si estuvieran peleando contra Cosette. – Comentó preocupada la albina viendo como su compañera creaba un círculo mágico de color azul para utilizar su Aquary Pressure, emergiendo de este el mismo chorro de agua que Mercuremon le había lanzado segundos atrás.​

    A pesar de que el Digimon metálico se defendió utilizando uno de sus espejos como escudo, la bruja logró agrietar un poco ese espejo, sin embargo a los pocos segundos su ataque fue absorbido por este.

    Demonios. – Dijo Tessa entre dientes.

    Creo que están aprovechando el hecho de que no es ella para ir con todo. – Respondió el falso azabache a la francesa. – Ya sabes, por los malos comentarios de Mercuremon.

    Genial, una venganza indirecta. – Murmuró la chica para luego suspirar.​

    En ese momento, Blue se dirigía a toda prisa hacia el Adult de los espejos, Fladramon iba envuelto en llamas mientras corría a su objetivo. Aunque fue durante unos segundos, Teresa vio como Mercuremon sonreía al ver como se acercaba el Digimon de fuego hacia él, la bruja frunció el ceño y creo un círculo mágico donde supuso pisaría Blue.

    ¿Qué rayos está haciendo? – Preguntó Kyle viendo como una ventisca salía del suelo y elevaba a su compañero.​

    En pleno aire, Tessa sujetó del brazo a Fladramon para que no cayera de regreso al suelo.

    Algo va mal con ese sujeto. – Comentó la Digimon de ropa roja.

    ¿De qué hablas? – Dijo Blue mirando hacia Mercuremon, quien ahora hacía una mueca al ver frustrado su plan.

    No lo sé, por un segundo pareció como si quisiera que te acercaras a él. – Decía la bruja bajando con su escoba para dejar en el suelo a su compañero. – Por algo debes ser el sirviente de Walpurgis. – Habló dirigiéndose al Digimon de los espejos.

    Soy el mejor para ser su guardián. – Respondió el enemigo hinchando su pecho de orgullo. – Y no dejare que nadie se acerque a ella.

    Bueno, queda descartado pedírselo con un simple “por favor”. – Murmuró Masters con cierto toque de ironía, sin embargo a la albina no le hizo gracia.

    Hubiese preferido que no llegáramos a esto. – Contestó la francesa mordiéndose el labio inferior mientras sacaba sus cartas.​

    ***
    LuigiLuigi
     
  7. Luigi

    Luigi Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi Moderador

    Registrado:
    28 Mar 2009
    Mensajes:
    10,248
    Temas:
    191
    Calificaciones:
    +2,329

    Fladramon y Witchmon se encontraba manteniendo distancia de Mercuremon, quien parecía dispuesto a no deshacer el hechizo que mantenía oculto el escondite de su maestra Walpurgis. El guerrero del metal elevó uno de sus escudos al frente para absorber en estos las bolas de fuego que le lanzó Fladramon desde sus garras y luego usar su segundo escudo para reflejarlas en forma de esferas congelantes. Dichas esferas se evaporaron en el aire cuando el digimon dragón se envolvió en lo que parecía ser una esfera de fuego ardiente para resguardarse.

    -No sé que negocios tengan con Walpurgis -espetó Mecuremon de forma seria luego de saltar y evadir un chorro de agua a presión de Teresa. -Pero lamento decirles que deberán matarme si quieren llegar donde Walpurgis-declaró de forma orgullosa el digimon mutante. Dicha declaración fastidio a Teresa y Fladramon simplemente sonrió ante aquella declaración del digimon.

    -No es como si fuéramos a invitarte a té y galletas -exclamó de forma sarcástica Witchmon, quien seguía montada en su escoba y levitando alrededor de Fladramon.

    -Normalmente prefiero las cosas sin problemas…pero no niego que de vez en cuando disfruto una buena escaramuza -sonrió el digimon del digimental del valor de forma depredadora. -¡Knuckle Fire! -exclamó para extender sus garras al frente y disparar bolas de fuego de manera repetitiva como si se trataran bolas de baseball.

    -¿Alguna sugerencia? -preguntó Kath al ver a sus dos compañeros digimon tener un desenfrenado encuentro contra Mercuremon, quien hacía gala de su curioso set de movimientos para defenderse y atacar al mismo tiempo, algo que molestaba a sobremanera a Teresa y emocionaba a Fladramon para seguir luchando. La albina ya tenía en sus manos una carta lista para ser usada.

    -Un par si -respondió de forma sincera Kyle, quien también tenía un par de cartas listas en su mano. -Si vemos que la pelea se va a alargar demasiado, lo rematare con la digimemoria de WarGreymon antes de que los parias de este lugar vengan hasta aquí -comentó seriamente el tamer. -¡Blue allí te va esto! ¡Thermal Mane!

    -¡Teresa, aquí va un apoyo! ¡Necro Corso!

    Fladramon de forma inmediata se envolvió en flamas y comenzó a lanzar bolas de fuego como si se tratara de una metralleta al mismo tiempo que Witchmon escupió de su boca tinta corrosiva contra el hybrid de metal. Mercuremonfue incapaz de defenderse de los dos ataques simultáneos y recibió el daño de ambos. Una explosión junto a una cortina de humo no se hizo esperar, mostrando a un enfurecido Mercuremon con daños visibles en su cuerpo.

    -¡¿Cómo se atreven a humillarme de esta manera?! -reclamó el digimon de forma molesta y arrugando los labios rojos en su rostro.

    -…Lo que daría porque fuera el verdadero -habló Teresa, imaginando que el Mercuremon que estaban golpeando se trataba del mismo pedante que acompañaba a la rubia francesa de Fleur de Lis.

    -Podemos ahorrarnos todo esto si simplemente deshaces el hechizo -comentó Fladramon de forma divertida.

    -¡Nunca! ¡Primero muerto que entregar a Walpurgis! -respondió tajante Mercuremon, quien disparó una especie de rayo verde de uno de sus espejos, rayo que fue evadido por los dos digimon que lo tenían contra las cuerdas.

    -Suficiente, ya me cansé -Kyle decidió darle fin a ese combate y sacó una de sus digimemorias. Luego de introducirla en su lector, el fantasma de Diablomon se materializó frente a los dos tamers. -Elimina a Mecuremon -fue la orden dada al fantasma.

    Kath observó como Diablomon saltó sobre un sorprendido Mercuremon, dejando al descendiente de Wisemon en el suelo debajo suyo y posteriormente comenzó a golpearlo sin cesar con sus garras. La francesa sintió unas nauseas al escuchar los gritos de Mercuremon cuando sus brazos fueron arrancados y posteriormente silenciado cuando un pisotón de Diablomon rompió su rostro, volviéndolo un simple digitama. Antes de poder decir algo, el espacio frente a ellos comenzó a distorsionarse y finalmente, la entrada al escondite de Walpurgis se hizo presente.

    ReliktRelikt done
    KiraKira todo listo aca

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,221
    Temas:
    408
    Calificaciones:
    +1,273
    LuigiLuigi ReliktRelikt antes que nada, disculpen la tardanza, me surgieron algunos contratiempos. En resumen y en generala crónica estuvo bien. Pero nuevamente, me pareció que no le dieron el nivel e importancia a Mercuremon como se merecía. La batalla duró muy poco y el final (esto va para Luigi) fue sacado de la manga, pues si una Digimemory bastó para acabar con Mercuremon, ¿por qué no haberla usado desde un inicio? Mercuremon no estaba débil ni en malas condiciones como para que una simple DM lo matara. Luigi, te lo repito, este tipo de tácticas tuyas pueden costarte una quest de mayor relevancia y que sí se evalúe, te pido que prestes atención a eso, por favor; porque en una crónica/appfes también es posible que no la apruebes si no respetas las condiciones de la misma.

    MasaruMasaru todo listo por acá
     
  9. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,191
    Temas:
    1,297
    Calificaciones:
    +4,578
    Pagas Asignadas
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...