Evento Navidad Cambio radical [Yato & Cinia ]

Tema en 'Pokémon New Adventure' iniciado por everyday, 4 Dic 2016.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    4,728
    Temas:
    436
    Calificaciones:
    +1,782 / -0
    ShioryShiory ShianiShiani El equipo Shi(?), pueden comenzar, que se diviertan o-o/
     
  2. Shiani

    Shiani Rey del dulce

    Registrado:
    4 Jul 2007
    Mensajes:
    1,640
    Temas:
    10
    Calificaciones:
    +172 / -0
    La de cabellos rubios dejó su cuerpo caer sobre aquel sofá, aún intentaba ajustar aquel gorro, de lana, sobre su cabeza. El frío golpeaba sus manos. Para evitarlo, uso varias bocanadas de aire intentando calentarlas, observando como el aire se convertía en vaho. Su cuerpo voluptuoso también se estremecía por la poca temperatura que se notaba en aquel lugar. Quiso gritar, para saber quién había apagado la calefacción de aquel lugar, pero perdía el tiempo frotando sus manos. Alguien se acercó, solo observó el brazo cubierto por una manga oscura que le acercaba una taza de la cual aún emitía humo. Cinia siguió ascendiendo su vista observando los rasgos del muchacho, llamando su atención unas oscuras ojeras.


    —Esto te será de más ayuda — manifestó el muchacho, tras lo cual su mano izquierda tapó su boca, ocultando así un bostezo.
    —Gracias— respondió ella tomando aquella taza con sus dos manos, notando al instante el calor que desprendía el recipiente. Sopló consiguiendo que la estela del humo cambiara de dirección, durante unos escasos segundos, para volver nuevamente a alzarse hacia el techo de aquel edificio. Los orbes violetas contemplaron el líquido oscuro y espeso moverse en el interior de lo que sostenía. —¿café?
    —Pruébalo—
    le retó el muchacho, mostrando una sonrisa. La chica levantó el tazón acercando a sus labios permitió que el líquido tocara la punta de su legua, que retiró a los pocos segundos por lo caliente que este estaba. Su sabor era fuerte, pero dulce.
    —Chocolate—manifestó rápidamente ella, el chico simplemente afirmó con un leve movimiento de su cabeza.


    La puerta se abrió de golpe, permitiendo que algunos copos blancos descendieran sobre el suelo de color blanco y desaparecieran por el calor. Un hombre entró, su cuerpo estaba al completo oculto bajo una bata blanca. El científico escudriñó todo el centro pokémon, como si buscara alguien. Su mano derecha se introdujo en el bolsillo, desde el que sacó unos retratos. Al observar a los dos jóvenes cerca del sofá se acercó, tomó unos segundos, aprovechando para comprobar que aquellos fueran los chicos de los retratos.


    —Gracias por venir—la chica observó al muchacho, el cual parecía tener en todo momento sueño y no había pensado que allí estaba para conocer más datos sobre aquella extraña petición de trabajo.
    —He escuchado el llanto que dicen los aldeanos— manifestó rápidamente Yato.
    —Entonces no hace falta que os explique la importancia de este trabajo—dijo el profesor mirando hacía la montaña por aquella ventana que estaba tras el sofá.
    —Básicamente solo tenemos que encontrar al vulpix y traerlo — el muchacho se desperezó estirando sus brazos hacia atrás y emitiendo un sonoro bostezo.
    —Sí, pero me temo que tenéis que ser rápidos.
    —¿por qué? —
    preguntó la chica.
    —Ese pokémon es repudiado por los suyos.
    —Ya me convencí al escuchar la voz El muchacho se dirigió hacia la puerta escuchando a la chica.
    —¡Espera!

    ShioryShiory
     
    Última edición: 28 Dic 2016
  3. Shiory

    Shiory -다시 시작하는 거야-

    Registrado:
    27 Nov 2008
    Mensajes:
    915
    Temas:
    50
    Calificaciones:
    +406 / -1
    Cinia corrió tras el desconocido que repentinamente se había convertido en su compañero para la importante misión y se posicionó a unos pasos por detrás de él. Ambos mantuvieron el silencio mientras avanzaban por la nevada avenida, divisando cada vez más de cerca los carteles que indicaban la cercanía de las pistas de patinaje que se desplegaban por la elevación. No obstante, ellos tomarían otro camino.

    Tras rodear por la izquierda la entrada para la atracción, dieron con el sendero que los obligaba a ir en pie. Se trataba de la ruta que las personas usaban durante los climas cálidos, cuando las diversas flores silvestres sumadas a los árboles de bayas ocupadas por adorables pokémon salvajes proporcionaban un espectacular ambiente para relajarse y tener citas en la cima de la montaña. Pero siendo distante de esa otra realidad, durante estas épocas crudas todo perdía su encanto para volverse un digno escenario de una película de terror y suspenso. Sólo las escaleras de piedra cubiertas de un manto blanco, con árboles desnudos y pinos distantes los esperaban. Lo único que se oía eran las lejanas voces del campo de esquí.

    El pelinegro levantó con uno de sus bastones de trekking la simple cadena de acero que colgaba con un cartel corroído de “Fuera de temporada” justo en la entrada y observó a la rubia, invitándola a pasar con la mirada. Ella se acercó y se agachó para cruzar por debajo antes de esperar los breves segundos que al menor le tomó imitarla.

    Ten cuidado, está resbaloso— advirtió la de orbes magenta sintiendo el hielo bajo la capa de nieve a sus pies. Al haberse criado en Ciudad Feather, la joven Hasselet estaba acostumbrada al senderismo y a lo engañoso que podían resultar los paisajes nevados de las montañas—. Será bueno que tomemos las precauciones básicas— Habiendo dicho esto, ambos se amarraron a la cintura los extremos de una misma cuerda que los uniría durante la exploración y ajustaron los cordones de sus calzados para evitar una indeseada torcedura. Luego, invocaron a los pokémon que serían sus guías.


    El primero en aparecer fue el indiferente Snorunt de la fémina, quien inusualmente comenzó a dar vueltas en círculos para apreciar el ambiente y esbozar una sonrisa; después de todo el frío le hacía muy bien. Por otra parte, una figura pachoncita con forma de algodón se manifestó cuando cedió la luz blanca, dejando impresionada a la humana por el extravagante tono que presentaba esa lana.

    ¿Eso es… un pokémon shiny? — parpadeó un par de veces maravillada—. ¡Su color es hermoso!


    Behee — se apenó la pequeña.


    ¿Verdad que sí? — mostró orgullo su entrenador, aunque luego largó un bostezo. Aún seguía lamentando no haberse podido terminar el chocolate caliente—. Ella es Chispas— la introdujo, a lo que la pequeña complementó con una sacudida, mas ésta se sobresaltó al siguiente segundo al sentir algo tocándola a un costado.


    ¡Snorunt! — reprochó su entrenadora, aunque a la vez intrigada por el repentino interés de su compañero—. Debes pedir permiso antes de hacer eso.


    Descuida, a Chispas sólo le sorprendió que haya sido tan de repente, pero no le molesta. Mira— Pues él tenía razón. Al siguiente segundo la oveja permanecía sonriente mientras el de hielo acariciaba su morada lana, desprendiendo brillos de emoción por sus ojos—. Qué simpático.


    Ojalá fuese más sociable todo el tiempo…— pronunció por lo bajo recordando que le tomó tres semanas para interiorizar que Kole era parte del equipo cuando fue retirado de la guardería—. Deberíamos avanzar rápido aprovechando el buen clima. Snorunt, ¿podrías guiarnos por los caminos seguros? Tenemos que encontrar a un pokémon— solicitó confiando en que, como las montañas nevadas era el hogar de los de su especie, el ojiazul sabría discernir instintivamente los senderos seguros y libres de trampas naturales. No obstante, el aludido pareció no oír a su entrenadora y simplemente siguió hablando sobre algo con la exótica Mareep. Por ende, Cinia se agachó a su lado y quiso primero llamar su atención, pero el intento fue totalmente frustrado ante la fría indiferencia(¿?) que recibió por parte de él—. No me trates así, esto es importante…— lloriqueó la rubia algo frustrada. Ante la escena, Yoshida no pudo contener una risa que sólo logró que la joven inflara los mofletes. Bueno, al menos le calmaba en el fondo que no fuese un chico tan frío como pareció al principio.


    Me parece que habrá que convencerlo de otra forma— Tras decir esto, el azabache se inclinó al lado de la mujer y extendió hacia el pokémon lo que había sacado de su bolsillo: chocolates—. Es un regalo especial, sabes. No suelo compartir mis… — No obstante, el pequeñín no se tomó ni dos segundos en pensarlo dos veces y también lo ignoró—. Ugh, no puedo creer que los haya rechazado— En la mente de Yato simplemente era imposible que alguien negara dulces. ¡Si son tan deliciosos! Justo en ese momento un aullido de dolor retumbó descendiendo desde colina más arriba, alertando a los presentes; incluyendo el de tipo hielo que se detuvo un momento, aunque enseguida volvió a restarle importancia. Pero tras ello, la mamá oveja fue quien esta vez le pidió a Snorunt el favor, logrando que éste accedera al instante con una gran sonrisa y comenzara a subir las escaleras heladas junto a su nueva amiga.


    A veces siento que lo odio— murmuró Cinia, siendo seguida por el de las ojeras que esbozaba una silenciosa sonrisa. Le había tocado ir a trabajar con un par interesante.


    ShianiShiani Team Shiny(?) [creo que es la combinación perfecta de Shiani & Shiory xDD] al poder!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Shiani

    Shiani Rey del dulce

    Registrado:
    4 Jul 2007
    Mensajes:
    1,640
    Temas:
    10
    Calificaciones:
    +172 / -0
    El muchacho de cabellos negros miró al pokémon de hielo. Aprovechó aquellos minutos de tranquilidad para tomar su dispositivo electrónico. Deslizó la pantalla hacia arriba y permitió a la pokédex escanear a Snorunt. La voz de hombre resonó asustando al helado que pego dos saltos hacia atrás, la imagen del acompañante de la fémina se reflejó en la pantalla facilitando la descripción.


    —Snorunt, el Pokémon gorro de nieve. Snorunt habita principalmente en regiones muy nevadas. Hace mucho tiempo que se dice que una casa visitada por un Snorunt será bendecida con buena suerte.
    —Me pregunto si eso será aplicado también a los entrenadores que lo ven—
    bromeó el muchacho mientras guardaba aquel instrumento.
    —Yo pienso que no— manifestó la entrenadora de dicho pokémon.


    Los pies de los pokémon se hundían en la nieva, en contra, sus entrenadores ya se habían calzado aquellas raquetas, consiguiendo caminar con tranquilidad. Un ligero estirón de la cuerda que los unía llamó la atención de la fémina, obligando la a mirar hacia detrás, observando al muchacho bostezar. ¿Enserio era un entrenador? Se preguntó ella hasta que la voz del chico llamó su atención, ella sorprendía pegó un pequeño salto hacia atrás.


    —Yato— manifestó este, que llevó sus manos a la parte de detrás de su cuello. No pudo evitar el abrir la boca y realizar un bostezo.
    —¿Cómo? —preguntó ella al instante, sin entender a qué se refería.
    —Mi nombre, me llamo Yato— respondió nuevamente este. Había recordado que no sabía cómo se llamaba ella, así, como tampoco él había dicho su nombre.
    —Cinia—se presentó ella observando la sonrisa del muchacho.


    Aquella conversación cesó cuando un estruendo grito resonó con fuerza en el monte. Como si hubiera sido el ritual de invocación, un mal temporal comenzó a golpear al grupo. Yato intentó hacer volver a su compañera a la pokéball pero esta se negó, evitando con un salto el haz rojizo. Chispas, consiguió ayudar a mantener el equilibrio al de hielo al colisionar su cabeza con la espalda de este. Cinia se cubrió con su brazo derecho su rostro, para impedir que la nieve la golpeara directamente en aquella zona. Ella clavaba con su mano libre un palo, que usaban para saber si era seguro caminar por allí. Yato notaba el estirón de la cuerda lo que le informaba para continuar andando sobre las pisadas de la rubia.
    La fémina tropezó, confiada al notar suelo solido en el otro extremo de su soporte. El muchacho actuó rápido y tiró hacia él de la cuerda, atrapando a la chica entre sus brazos. Rápidamente se separaron, ambos con sus rostro rojizos.
    Snorunt señaló a una obertura en la pierda como si fuera una cueva, como pudieron los chicos siguieron a sus pokémon hasta allí. Cuando entraron aquel lugar se notaba más cálido que el exterior, prueba de ello era los brincos que daba la Shiny. Yato se apresuró a zarandear su cabello desprendiendo algo de nieve sobre el terreno.


    —Gracias.
    —No hace falta que me las des—
    él tomó unos segundos. Durante ese tiempo vertió constantemente aire sobre sus manos para calentarlas —Antes era un Ranger.
    —¿Bromeas?
    —No.
    —No lo aparentas—
    Yato rompió a reír, se inclinó para comprobar que su compañera estuviera en perfecto estado y su cabezonería no la hubiera mal herido. Luego, se incorporó y realizó un vistazo rápido al exterior donde aquella ventisca seguía golpeando.
    —Odio admitirlo, pero no podemos salir. — ella no respondió simplemente se sentó. Su vista estaba fijada en los pokémon que jugaban entre ellos a pillarse.


    Yoshida se apoyó contra la pared y cerró los ojos, ella pronto le gritó, para impedirle que se durmiera. Este levantó su mano para detenerla, y lentamente levantó uno de los parpados, suspirando, se levantó de aquel lugar y palmó todas las rocas. Sobre el lado derecho había una pequeña grieta, por donde se colaba el aire, como si aquello se conectara con otro pasadizo. El chico acercó su rostro notando el tacto liso de las piedras, su voz mostró emoción al mismo tiempo que señalaba allí donde estaba la grieta.


    —Al otro lado hay una gruta que asciende, si conseguimos atravesar la piedra podremos ascender en lo que dura la tormenta.
    —Sí, yo me encargo. —
    la rubia tomó una de sus pokéball que lanzó contra la pared.

    ShioryShiory

    cuando pueda corrijo.
     
    Última edición: 28 Dic 2016
  5. Shiory

    Shiory -다시 시작하는 거야-

    Registrado:
    27 Nov 2008
    Mensajes:
    915
    Temas:
    50
    Calificaciones:
    +406 / -1
    La masterball se abrió en el aire liberando a la imponente figura de Rhyperior, quien no tardó en observar a los desconocidos con un semblante intimidador. La mamá oveja retrocedió un poco y Yato abrió los ojos un poco impresionado ante su presencia, pues no esperaban que la muchacha poseyera un pokémon de tal calibre.

    Morgiana, no seas tan hostil— regañó su entrenadora—. Son nuestros compañeros de trabajo— aclaró—. ¿Podrías romper esta pared?— Ante la petición, la pokémon bufó y procedió a hacer girar el taladro sobre su nariz para rápidamente apoyarlo sobre la señalada pared y crear una gran grieta—. Muchas gracias.

    Gracias— secundó el azabache, aunque aún así recibió otra mirada amenazadora por parte de la aludida—. Presiento que a la mayoría de tus pokémon no les agrado...— Dejando de lado ese presentimiento, el muchacho se acercó a ver victorioso el enorme túnel que se extendía por detrás de esa pared y se adentró junto a su oveja sin pensarlo mucho debido a la costumbre adquirida siendo ranger. Por otra parte, con un poco más de cautela, la rubia y Morgiana los siguieron, pues el pequeñín ya se había adelantado para estar al lado de la shiny.

    Allí dentro estaba bastante oscuro como era de esperarse, pues a pesar de poder sentir la gélida brisa que llegaba desde algún lugar y ocupaba todo el espacio de alto "techo", no había ninguna fuente de luz disponible y ellos no llevaban algún objeto que les pudiese servir. Los jóvenes comenzaron a preocuparse un poco, ya que sería muy peligroso avanzar a ciegas y eso sólo incrementaba las posibilidades de perderse en caso de que se tratara de un entramado de caminos. El menor le pidió esta vez a su compañera que intentara crear algo de electricidad a su alrededor para lograr emitir algo de luz sin llegar a ser demasiado peligroso, mas resultaba suficiente sólo para alumbrar medio metro de radio alrededor de ella.

    Realmente el sólo pensar que lo más razonable sería quedarse esperando hasta que cesara la tormenta resultaba frustrante. Pues no tenían idea de cuándo pasaría eso y hasta podría ser tarde para rescatar al Vulpix, pero no podían arriesgarse a pelear a oscuras contra los pokémon que ocupaban esos túneles como hogar y refugio del crudo invierno. Los jóvenes no podían ver la expresión del uno y el otro en aquella oscuridad, pero ambos estaban frunciendo el ceño mientras planeaban alguna forma de poder aprovechar el sistema de túneles de una forma más viable. Tras un momento, el quejido del tipo hielo hizo eco por el lugar y la fémina pudo divisar a su criatura sobándose una mano mientras Mareep se disculpaba con él. Seguramente se había acercado demasiado a la pokémon y había recibido una pequeña descarga eléctrica.

    Con esa palabra clave cruzando su mente, un pequeño click en la cabeza de Cinia le dio una fabulosa idea. Se viró sobre sí misma para verificar que Morgiana siguiese atrás suyo, lo cual pudo lograr fácilmente porque se identificaba su silueta formada por la escasa luz que incidía a sus espaldas, y le pidió que se adelantase en el tramo unos cinco metros. La tipo roca obedeció y avanzó sin mucho problema ya que, a pesar de no tener recuerdos de haber vivido en la naturaleza debido a su origen de glitch, sus instintos le permitieron moverse confiadamente como los de su tipo harían en su hábitat.

    ¿Chispas sabe algún ataque eléctrico a distancia?— interrogó la mujer hacia el chico que se mantenía en silencio y probablemente rascándose los ojos.
    Pues claro que sí. Pero creo que aún resulta algo peligroso— aseveró. Era evidente que Yato había entendido lo que planeaba la mujer, ya que él había considerado algo parecido momentos antes. Mas su idea difería de lo que ahora parecía proponer la criadora, puesto que él había pensado en hacer que la oveja lanzase impactrueno entre las rocas para al menos alumbrar por momentos el camino mientras avanzaban; pero eso podría resultar peligroso ya que no sabían la composición de las rocas de esa montaña, lo que significaba que podrían ser electrocutados ellos mismos si tenían la mala suerte de que se tratasen de minerales con afinidad eléctrica. Y era verdad que, para evitar eso, al tener un objetivo que pudiese recibir esas descaras y repelerla por su ventaja de tipo la situación mejoraba, pero aún existían contras que preocupaban al joven—. Chispas aún es pequeña y no sabe dirigir a la perfección sus ataques. Podría terminar impactando varias veces en las paredes y sobrecargarlas.
    No te preocupes— se mostró muy confiada su interlocutora—. Morgiana tiene la habilidad Parrarayos, así que yo sí puedo garantizarte que Chispas atinará al cien porciento.

    Sólo entonces el ranger aprobó la idea y prosiguió con el plan. Los pequeños rayos de la variocolor viajaron de un extremo a otro, alumbrando el rato suficiente para que cada uno pudiese hacerse una imagen mental de los obstáculos que habían en el camino, los cuales por ahora no eran más que algunas rocas que podrían llegar a torcer algún tobillo si eran mal pisados.

    Siendo precavidos pero rápidos, el grupo avanzó fácilmente los primeros metros de forma segura mientras se mantenían cerca de las paredes que les confería más estabilidad y servía de guía junto a las indicaciones de Rhyperior. No obstante, se toparon con una bifurcación del camino que los obligó a detenerse un momento. ¿Cuál deberían tomar? Realmente ni la tipo tierra o el pequeñín de hielo lograban encontrar alguna pista que les indicase el camino que los llevaría al exterior, pues para Snorunt el flujo de viento helado era igual en ambos túneles y la otra pokémon tampoco sentía alguna vibración peculiar; a Mareep simplemente le resultaba ajeno el paisaje en general.

    Sin más opciones que recurrir al azar, decidieron proseguir con el sendero de la derecha esperando que no fuese a llevarlos a alguna trampa mortal estilo película de tesoros.



    ShianiShiani
     
  6. Shiani

    Shiani Rey del dulce

    Registrado:
    4 Jul 2007
    Mensajes:
    1,640
    Temas:
    10
    Calificaciones:
    +172 / -0
    El impacto de la electircidad sobre la de roca, era seguido rápidamente por una oscuridad. La pequeña eléctrica tomó unos segundos para recuperarse y nuevamente aquel festividad de tono amarillo se originaba. Aquello permitía observar unas paredes negras, erosionadas seguramente por los frió vientos, las manos del menor acariciaron las piedras. Él sonrió al comprobar el tacto helado de estas.
    Tras aquello, el primer impacto ilumino una sombra por delante de Morgiana. El segundo impacto alumbro por completo aquel ser vivo. Cinia señaló hacia el frente para llamar la atención de su compañero. Yato no esperó a que la mujer articulara palabra y por simple instinto arrancó hacia el frente pasando entre medías de la roca y la pokémon de la fémina. Un impactrueno pasó cerca del muchacho, pero este pronto fue capturado por Rhyperior, calcinando un poco las puntas del muchacho.



    —¡Vulp! —el tercer impacto permitió ambos humanos observar la piel albina de aquel pokemon. Asustado Vulpix comenzó a correr justo cuando el muchacho intentó atraparla, zafándose del agarre.
    —¡Se escapa! — gritó la muchacha señalando al frente.
    —Ya lo veo —manifestó el chico que comenzó a seguir al pokémon.


    Yato comenzó a correr tras el escurridizo pokémon, para cuando se dio cuenta, ya era tarde. En la más oscuridad frenó su carrera, era una tontería seguir hacia delante. Miró hacia atrás y no contempló ningún reflejo de luz. Algo que se había fijado era que el pasillo era más ancho, arrastró su pierna sin levantar la, consiguiendo averiguar que el suelo era completamente liso. Esperó, no podía hacer más. Cansado llevó su mano hasta uno de sus bolsillos, donde en la oscuridad, tomó aquellos dulces que guardaba.
    No contó el tiempo que había transcurrido cuando una pequeña luz lo deslumbró por unos segundos obligando a cerrar sus ojos. Parpadeó hasta que sus ojos se acostumbraron a la luz que aparecía y terminaba de existir. La voz de la chica llamó su atención.



    —Al fin te encuentro ¿Por qué saliste corriendo? — Su voz le gritó en la oscuridad, mientras la pequeña eléctrica descansaba tomando algo de aire.
    —No podía dejar que huyera.
    — ¿Dónde está?
    —La perdí.
    —¿Enserio?
    —Sí.
    —Nunca debí de dejarte que salieras corriendo—
    manifestó la chica que ordenó seguir andando.


    A cada paso que daba el grupo aquel túnel se ensanchaba, como si se hubiera convertido en la entrada de alguna habitación. Pronto llegaron a ver su final, fácil de reconocer al observar como la luz iluminaba aquel extremó del túnel. Yoshida obligó volver a su compañera, esta necesitaba descansar, algo que molestó al de hielo. La nueva sala donde ahora se encontraba recibía luz desde oberturas en la pared, su suelo era nieve. La voz de Morgiana llamó la atención de los muchachos que pronto observaron frente de ello se alzaba un Abomasnow, algo enfadado.



    —Shh, cree que hemos invadido su territorio— afirmó el muchacho al observar los movimientos que el de hielo hacía.
    —Igual es amistoso.
    —¡Abom!
    —No, creo que no lo es.
    —¿Qué podemos hacer?
    —¡Correr!
    —¿Hacia donde?
    —Allí, detrás de él hay una salida
    .

    ShioryShiory
    Es lo máximo que pude escribir hoy.
    Te dejo el final
     
  7. Shiory

    Shiory -다시 시작하는 거야-

    Registrado:
    27 Nov 2008
    Mensajes:
    915
    Temas:
    50
    Calificaciones:
    +406 / -1
    El Abomasnow realmente se mostraba enojado ante la intromisión de los extraños y no tardó en disparar el primer ataque gélido enforma de nieve.Morgiana alcanzó a interceptar el ataque, atenuándolo con su movimiento dragón que a la vez le ayudó a ubicarse velozmente en forma protectiva ante los humanos.

    —Morg, ¿estás bien? —quiso asegurarse lamuchacha antes de continuar, a loque la aludida respondió positivamente sacudiendosu cabeza para deshacerse de la nieve sobre su anatomía—. Genial. Intentahacerlo a un lado con Horn Dril.

    —¡Gruuuooo! —Acatando las órdenes de su entrenadora, la de tipo tierra comenzó a girar una vez más el taladro sobre su nariz y arremetió contra su adversario esperando a que éste se corriera despejando el camino. Pues entendía que las intenciones de su entrenadora recaían en el hecho
    de evitar un conflicto prolongado para poder proseguir con la búsqueda. No obstante, el salvaje no hizo loesperado, sino que en su lugar efectuó el WoodHammer, contraatacandode frente de una forma muy arriesgada. Para su fortuna, la ventaja de tipo ayudó a potenciar su ataque, consiguiendo dejar un gran daño sobre rinoceronte y alejarla hasta impactar contra una de las
    paredes agrietadas.

    —Esto va mal. Sorunt, ayúdala—pidió Cinia hacia el pequeño, quien enseguida se lanzó al campo de batalla—. ¡Polvo Nieve! —Obviamente el ataque no hizo casi nada de efecto,pero fue suficiente para que el otro pokémon se distrajera lo suficientemente para no proseguir con un combo sobre la tipo tierra, dándole tiempo a esta última para reincorporarse. Ni bien volvió a
    pararse, Hasselet le pidió el uso de Romperrocas. Así, prontamente una roca se materializó entre las manos de la acorazada, la cual se proyectó hacia el blancuzco ser que se mantenía ocupado
    contraatacando con el mismo movimiento al pequeñín que hábilmente saltaba de un lado a otro sin parar con sus inefectivos pero molestas ventiscas.

    No obstante, los agudos sentidos de Abomasnow permitieron que éste escuchara claramente el momento en el que cesó la formación de la gran masa de roca y le dio el tiempo suficiente para
    contraatacar, pero esta vez con Razor Leaf, neutralizando una vez más el ataque de forma sabia. La rubia se mordió el labio con cierta frustración, pues la diferencia de nivel y experiencia entre sus pokémony él era notorio y sólo se prolongaba la pelea innecesaria. Pero volver no era una opción,
    pues Yato había detectado al Vulpix en cuestión, quien no debería estar lejos y por suerte el adversario se mostraba bastante cansado. Sin embargo,desde que llegaron a ese espacio resguardado por la criatura una idea inquietaba a la joven, al igual que al azabache que exteriorizó por fin sus pensamientos tras haber estado analizando minuciosamente toda la escena.

    —Esto es raro—enfatizó logrando que los magentas de su compañera se posaran sobre él—. No se ha movido desde que comenzó la batalla—Pues tenía razón; la chica también pudo notar lo mismo
    ahora que lo miraba mejor—. Y si te das cuenta,ese Abomasnow no parece estar protegiendo a este lugar en sí, sino que específicamente a esa salida detrás de él.

    —Sí, de eso me di cuenta—concordó—. También me he estado preguntando cómo le fue posible a ese Vulpix pasar por aquícon este pokémon tan fuerte.

    —¿Acaso estás dudando de loque vi? —enarcó una ceja.

    —Claro que no. Sólo que hay probabilidad de que yo haya tenido razón desde un principio…

    —Pues hay que comprobarlo—sonrió ligeramente antes de ver cómo la rubia ordenaba que Snorunt usara una vez más el Nieve Polvo para endurecer y transformar en hielo un trayecto de
    nieve sobre el cual Morgiana se deslizó con otro Dragon Rush. Todo indicaba que con ese choque podrían al fin abrirse paso, pero todo se vio una vez más frustrado cuando el veterano usó un segundo Wood Hammer tras largar un gran rugido, aún siendo desplazado por la de tipo roca.

    Ese golpe fue decisivo para que la ya gravemente dañada pokémon quedara inconsciente antes de poder alejar hasta una distancia segura al enfrentado. Obviamente el agotado Snorunt también
    retrocedió—. Rayos…

    A pesar de ello,el daño recibido por los fuertes movimientos de la tipo tierra también pareció mostrar consecuencia sobre la stamina del gran tipo dual. Pues el que se debilitara tanto tras sólo usar unos pocos ataques evidenciaba que ese pokémon ya tenía bastante edad, y los incesantes golpes de Morg lograron cansarlo aún más. En ese momento, una pequeña y preocupada cara
    albina se asomó por detrás deAbomasnow, alertando y a la vez ayudando a los jóvenes a verificar sus sospechas.
    Ante la presencia del pequeño el mayor se tensó y le señaló que se volviera a ir; claramente había estado protegiendo al pequeño, creando algo de tiempo ante sus persecutores para darle tiempo de huir. No obstante, éste se negó rotundamente y de hecho se posicionó valientemente en forma
    ofensiva en un intento de ser él quien protegiera al otro. Con eso se pudo apreciar por fin de una forma más detallada ese hermoso Vulpix de pelaje níveo y los ojos azulados que brillaban con .determinación, aunque se notaban varios cortes y daños sobre toda su anatomía. Probablemente
    habían sido los recibidos en sus intentos de volver con la manada, antes de ser acogido y protegido por ese viejo y noble Abomasnow.

    —¡Nosotros no vinimos a lastimar a Vulpix!—vociferó Yato dando un paso al frente con la cabeza gacha para no asustarlos con algún movimientobrusco—. Sólo queremos ayudarlo,Abomasnow— Empero, el ex tipo fuego gruñó amenazantemente señalando su desconfianza. Por otra parte, el
    otro escuchó con un poco más de interés.

    —Es verdad, no buscamos hacerle mal—secundó la criadora siendo apoyada por Snorunt, quien ayudó a aligerar un poco más la tensión al tratarse de un tipo hielo como él quien también afirmaba la buena intención—. Sólo míralo. Tú también sabes que algo raro pasa conVulpix, Abomasnow. Sabes que ha sido exiliado por sus amigos y familia, y sólo le hará más daño quedarse
    aquí.

    —Y tú ya no tienes las fuerzas para protegerlo y criarlo del abuso por parte de ellos…el fuego es muy dañino para ti—lanzó la realidad el joven ranger. Él lo había notado, había visto diversas
    quemaduras que ese anciano tenía en varias zonas de su cuerpo y que se esforzaba por no denotar el dolor en esas zonas durante la batalla.

    El zorro aún así siguió desconfiando de los forasteros y le insistió a su protector que hiciera lo mismo, pero el sabio cerró los ojos un momento para meditar. Tras unos breves minutos,éste caminó hacia los intrusos y se detuvo una vez estuvo frente al varón, mirándolo fijamente a los
    ojos. Luego, levantó su puño, cargándolo con un aura gélido que se empezó a manifestar rápidamente en esa zona.

    —¡Yato! —se preocupó Hasselet y amagó en liberar el contenido de su pokéball, mas se detuvo cuando el varón hizo un ademán para detenerla, haciéndola comprender. Acto seguido, él también clavó sus ámbares en los orbes del silvestre, quien descendió el golpe hasta detenerse bruscamente a unos pocos milímetros del rostro del humano. A pesar de la expansiva onda fría
    que se liberó sobre su piel, el varón no se inmutó y se mantuvo firme. Entonces, Abomasnow suspiró pesadamente antes de asentir.

    Pero obviamente las cosas no iban a terminar tan fácilmente. A pesar de su aprobación, dejaría que Vulpix lo decida a través de una batalla. Sabía que él era un pokémon orgulloso, por lo que esa
    le sería la forma más digna y honorable de partir.

    A pesar de sentir el peso de tener que abandonar a ese amable anciano que lo había cuidado en esos últimos tiempos, el zorro aceptó las condiciones y se preparó para el enfrentamiento.

    —¿Ves? Al final sí tenía razón— sonrió Cinia hacia su compañero mientras tomaba su más confiable pokéball—. Sí es amistoso. ​

    ShianiShiani Deben haber varios errores porque lo escribí desde el cel y aqjfja. La cosa es que terminalo con una corta batalla y hacemos que ya lo llevamos al pueblo. Yo uso a Marshtomp, queda en ti si quieres volver a sacar a Chispas
     
  8. Shiani

    Shiani Rey del dulce

    Registrado:
    4 Jul 2007
    Mensajes:
    1,640
    Temas:
    10
    Calificaciones:
    +172 / -0
    La chica estaba dispuesta a combatir de nuevo, más el ex-ranger se lo impidió al levantar la mano. Él quería probar suerte, quería saber cuál era el límite de su compañera. Tomó la esfera que residía minimizada en el cinturón. Al apretarla en el botón del centro aquella esfera creció sobre su palma derecha. Llevó su mano hasta tocar con la esfera en el hombro izquierdo. Pidió perdón a quien estaba en el interior por llamarla nuevamente en aquel lugar. Luego la lanzó, cuando tocó el suelo se alzó dejando libre a la oveja morada. Chispa acató rápidamente la orden de su entrenador y el lugar se iluminó al instante por un campo eléctrico. Abomasnow Tambaleó unos centímetros intentando apartarse de aquel combate que iba a comenzar, Su mano tomó el suelo costándole andar. Hasselet se preocupó por el mastodonte de hielo, rápidamente llamando a uno de sus pokémon para que le ayudara a caminar. Kou, el Marshtomp de la fémina, permitió que aquel el de Hielo lo usara de apoyo.


    En ese preciso instante, una niebla comenzó a ocultar el cuerpo de la de hielo, permitiendo al azabache adivinar que era Nieve polvo, aquello permitía afirmar que el Vulpix no era de fuego ya. El muchacho ordenó usar rayo. El elemento eléctrico golpeó la niebla y gracias a la bonificación de campo eléctrico, partió la nueve en dos, permitiendo a Chispas esquivar el problema.


    Un rugido del helado llamó la atención, desde la niebla un pequeño proyectil de hielo apareció, canto helado, adivinó el muchacho. Para mitigar aquel impacto Yato ordenó rápidamente utilizar reflejó, creando una cúpula que fue atravesada por el movimiento hielo. Tras el golpe la oveja zarandeó su cuerpo.



    —¿Puedes continuar?
    —Mareep.
    —Sino puedes dilo, no me enfadare tranquila.
    —¡Mareep!



    La pequeña estaba dispuesta a demostrar lo que valía, ella no había pertenecido aquellos que entregaron la primera medalla a su entrenador, pero ahora era quien la acompañaba. Rugió para enseñar su determinación y para responder al sonido del Vulpix albino. Yato ordenó atacar esta vez con placaje que fue evitado, por medio de una finta y posteriormente golpeado por la parte física, siendo aguantado por la eléctrica gracias a reflejo. Yoshida se mordió el labio al observar que la habilidad de su compañera no hizo efecto.


    —¿No necesitas ayuda?
    —Tal vez sea vea débil, pero sé que si alguien le ayuda, ella se enfadara—
    manifestó el chico mostrando una sonrisa. Ella suspiró.
    —Está bien, pero si veo que va mal intervendré.


    El chico silbó para llamar a su compañera que trastabilló, esquivando de esa forma un ataque. Yato ordenó rápidamente usar onda trueno, el cual pilló por sorpresa al helado que recibió aquel impacto eléctrico sobre su cuerpo. La electricidad recorría el cuerpo de Vulpix, reduciendo así su velocidad y permitiendo adelantarse a la eléctrica que impactaría un rayo contra el zorro.


    —Fin — manifestó el muchacho cuando el campo eléctrico desapareció. Observando como el zorro albino volvía a colocarse de pie.
    —¡Vulpix! —rugió, sin mucho efecto pues aquel era el único pokémon del azabache.
    —Impactrueno— gritó el chico.


    Una nueva corriente golpeo al helado, este la soportó, al ser menos potente sobre él. Nuevamente disparó su canto helado que golpeó contra la pequeña oveja. Esta emitió un quejido, las piernas de la pequeña se temblaron, obligando al muchacho a morder sus labios. Él no quería dar la siguiente orden y Mareep tomó la decisión de continuar. Su cuerpo se iluminó resaltando su tono morad, Cinia pensó que sería nuevamente rayo, pero se equivocaba.



    —¡Vamos! —gritó el muchacho. Si aquella pequeña oveja conocía el movimiento trueno.


    El cielo se iluminó y desde uno de los agujeros, por encima de las cabezas de todos, el elemento eléctrico descendió golpeando al pequeño zorro de lleno. Al mismo tiempo que el cuerpo de la oveja caía al suelo, ella había gastado todas sus energías. Yato hizo volver a su compañera a la esfera. Abomasnow se acercó hasta Vulpix el cual se volvió a colocar de pie, las piernas de este temblaba hasta que el abuelo Pokémon lo tomó entre sus brazos. Hasselet corrió hasta donde estaban los de hielo únicamente acompañada por Kou. Abomasnow se inclinó para ceder al pequeño que se desmayó al instante por el cansancio.


    Ambos entrenadores miraron por última vez hacia el interior de la cueva. Parado un anciano Abomasnow zarandeaba su brazo a modo de despedida. Yato cargaba con el pequeño zorro al cual había puesto una chaqueta por encima. El descenso por la ladera, con la ventisca acabada era más sencillo, ayudado siempre por los utensilios que habían comprado. Para cuando alcanzaron la parte inferior la noche se había cerrado por completo. En la falda de la montaña alguien hacia señales con un farol de aceite.



    —El famoso Vulpix, supongo que habrá que llevarlo al centro— fueron las ultimas palabra del profesor.

    everydayeveryday ShioryShiory
    FIN!
     
  9. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    4,728
    Temas:
    436
    Calificaciones:
    +1,782 / -0
    [Desarrollo]:
    Déjenme felicitarlos, hicieron un trabajo muy completo en términos de desarrollo, hicieron una historia bastante sólida que fueron evolucionando poco a poco, sin intenciones de acelerar las cosas con el fin de terminar apresuradamente. La trama estuvo muy bien planteada, me encantó los retos que les colocaron a sus personajes, dejaron en claro que no todo era miel sobre hojuelas y menos en una montaña nevada, el Abomasnow y su papel como cuidado del Vulpix fue un gran detalle.

    [25/25]

    [Narrativa]:
    Hacen un estupendo trabajo ustedes dos en cuanto a términos de narración, ambos poseen un léxico bastante fluido pero nada complejo, es sencillo leerles y seguirles el paso, además que saben plasmar sus ideas en el escrito y no se andan yendo por las ramas, además, su forma de narrar las cosas se complementan bastante, al cambiar de un post al otro no percibí cambios abruptos, supieron completar las ideas del otro.

    [25/25]

    [Interpretación]:
    No detecté anomalías en el uso de los personajes ajenos (esos bostezos de Yato los solavaron(?) ), supieron llevarlos de buena manera. También dieron bastantes pinceladas de lo que sus personajes estaban pensando o sintiendo en diferentes escenas y eso hace sentir más vivos a los personajes, incluso se dieron a la tarea de desarrollar un poco a los Pokémon para que estos no se sintieran olvidados, como lo fue el Snorunt y la ovejita cool(?)

    [25/25]

    [Realismo]:
    Les aplaudo, creo que colocaron una bastante cantidad de retos y obstáculos físicos para llegar a su objetivo, tal vez más intervención de Pokémon salvajes hubieran quedado perfecto, pero no tengo queja alguno por que sostuvieron con Abomasnow y por la cueva/túnel que tuvieron que superar.

    [25/25]

    Total: 100/100

    ShianiShiani
    +1000 pks
    Mareep: +4 niveles, +64 puntos de stats.
    +Vulpix Alola

    ShioryShiory
    +1000 pks
    Rhyperior: +4 niveles, +120 puntos de stats
    Marshtomp: +2 niveles, +46 puntos de stats
    Snorunt: +4 niveles, +72 puntos de stats

    Pueden repartir sus stats ganados y subir las fichas de sus Vulpix alolianos(?)
    +Vulpix Alola
     
  10. Shiani

    Shiani Rey del dulce

    Registrado:
    4 Jul 2007
    Mensajes:
    1,640
    Temas:
    10
    Calificaciones:
    +172 / -0
    Equipo:

    • Pokémon:[​IMG]

      Nivel: 10 + 4 = 14

      Stats: 160 + 64 =224
      Stats por nivel: 16

      PS: 34 + 12 = 46
      Ataque: 1+ 0 = 1
      Defensa: 30 + 12 = 42
      At. Especial: 35 + 14 = 49
      Def. Especial: 30 + 12 = 42
      Velocidad: 30 + 14 = 44

      Puntos de Amistad: 0/10
      Objeto: Cinta Experto

      Movimientos nuevos aprendidos:
      -Esporagodón.


    Envio al pc ( No consegui la piedra):

    • Pokémon: Vulpix |[​IMG]
      Nivel: 5
      Personalidad: Hikari es valiente, para Yato es un recuerdo del vulpix que se encontró. No teme a nadie, ni a nada. Esto muchas veces conlleva a que aparezca con heridas al no saber cuándo rendirse. Cabezotas y aventurero, tiende a explorar todo. Protector, si ve alguien herido se colocara al frente y peleara por él.

      Genero: Hembra.
      Habilidad: Manto Níveo.
      Apodo: Hikari.

      Stats: 85
      Stats por nivel: 17
      PS: 16
      Ataque: 1
      Defensa: 16
      At. Especial: 19
      Def. Especial: 16
      Velocidad: 18

      Puntos de Amistad: 0/10
      Objeto:
      - Nieve Polvo
      - Látigo



    Pokémon registrado: Snorunt

    JullJull SoncarmelaSoncarmela everydayeveryday
     
    Última edición: 3 Ene 2017
  11. Soncarmela

    Soncarmela Moderador

    Registrado:
    4 May 2011
    Mensajes:
    6,690
    Temas:
    400
    Calificaciones:
    +2,120 / -0
    ShianiShiani Todo actualizado. Avísame de cualquier error
     
  12. Shiory

    Shiory -다시 시작하는 거야-

    Registrado:
    27 Nov 2008
    Mensajes:
    915
    Temas:
    50
    Calificaciones:
    +406 / -1
    Vulpix Alola[​IMG]
    Nivel: 5
    Personalidad: Tranquila
    Género: [​IMG]
    Habilidad: Snow Cloak / Manto Níveo
    Apodo: -
    Stats por nivel: 17
    Evolución: 25
    Stats: 85
    PS: 18
    Ataque: 1
    Defensa: 16
    At. Especial: 17
    Def. Especial: 16
    Velocidad: 17
    Puntos de Amistad: 0/10
    Objeto: -
    -Powder Snow / Nieve Polvo
    -Tail Whip / Látigo

    Snorunt Lvl 13
    Stats: 162 + 72= 234
    Stats base: 18.
    PS: 27 + 14= 41
    Ataque: 30+15=45
    Defensa: 30+15=45
    At. Especial: 17
    Def. Especial: 30+14=44
    Velocidad: 28+14=42
    Aprende
    -Ice Shard / Canto Helado

    Marshtomp lvl 31
    Stats: 587+46=633
    Stats base: 23
    PS: 140+8=148
    Ataque: 99+9=108
    Defensa: 106+7=113
    At. Especial: 53+7=60
    Def. Especial: 110+8=118
    Velocidad: 79+7=86

    Rhyperior lvl 18
    Stats: 358+120=478
    Stats base: 30
    PS: 89+24=113
    Ataque: 74+24=98
    Defensa: 70+24=94
    At. Especial: 4
    Def. Especial: 73+24=97
    Velocidad: 48+24=72

    +1000pks
    +Trabajo al contador de los huevos en mi team, si es que cuenta

    everydayeveryday Gracias por la corrección~
    SoncarmelaSoncarmela JullJull
     
    Última edición: 6 Ene 2017
  13. Autor
    everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    4,728
    Temas:
    436
    Calificaciones:
    +1,782 / -0
    ShioryShiory actualizado o-o/, disculpa por la tardanza, pensé que esto ya estaba actualizado.

    +500 pks pagados por evaluación.
     
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página