Quest D Biblioteca Pública [Rhydian Taylor & SkullKnightmon]

Tema en 'Digital World' iniciado por Takerudark, 13 Sep 2018.

  1. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie Moderador

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,631
    Temas:
    429
    Calificaciones:
    +1,231
    ~~~​

    Mínimo de posts: 3.
    Plazo: 7 días.
    Digivice: Xros Loader.

    LionelLionel [Ficha]

    Adelante. Cualquier duda, vía PM por favor~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2. Lionel

    Lionel While we can dream, there always be hope

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,256
    Temas:
    270
    Calificaciones:
    +5,112

    La Ciudadela del Ángel Sagrado se alzaba con su enorme muro, signo de protección de todos sus residentes. Rhydian siempre había anhelado ver ese sitio. Las historias que le contaban acerca de la proclamada capital de Folder, era simplemente maravillosas. Sin embargo, Shadow se encontraba incomodo mientras caminaba por la zona rodeada de tantos Digimon del tipo «Sagrado», que se sentía extraño estar en un lugar en donde era lógico que no encajaba. Algunas miradas disimulada se centraban en su andar de vez en cuando, lo que seguramente le aseguraba el hecho de los de su clase no pertenecían allí, o eso pensaba él.

    No te preocupes, solo le pareces llamativo ─Rhydian se percató del desaire que tenía su compañero, quizás intuyendo que seguramente hallaría algún tipo de xenofobia hacia su persona por su atributo de oscuridad.

    ¿Qué, es muy notorio? ─indagó derrotado.

    Para él también había sido un sueño visitar el lugar, pero eso fue cuando todavía era un Coronamon. Desde el incidente que lo cambió todo, evitaba el tema de ir al sitio emblemático de Folder. Tenía miedo en sí de que fuera rechazado y que no le permitieran entrar, no obstante, se relajó un poco al percibir que no le dijeron nada al pasar las puertas de la ciudadela.

    Para nada ─rió, simplemente buscando animar el ambiente. Resultó. Shadow se enderezó y alzó la cabeza, orgulloso de ser lo que era. Rhydian notó el cambio y embozó una sonrisa sobre su rostro para posteriormente mirar hacia adelante. Aún había mucho que visitar durante su estadía de “vacaciones” en el lugar.

    Shadow no había estado contento con su último encargo en File, y menos con el resultado que provocó en el azabache. No lo veía tan distraído y dejado desde el incidente del Ghoul, por lo que, al igual que esa ocasión, no se iba a quedar resignado sin hacer algo por él. «Vamos a Holy Angel Citadel», la sola mención de esa frase, fue capaz de levantarle el ánimo.

    Káiser tenía muy presente el miedo que poseía Renk en visitar la ciudad tras su cambio, pero escucharlo pedirle que fueran al sitio, en verdad le dejó claro que estaba muy preocupado. Echó un suspiro largo, dejando atrás el pasado y centrándose en el futuro, esa había sido su filosofía desde la muerte de Elaiza; aseveró que la pasarían genial.

    Esa sonrisa fue lo que le devolvió la tranquilidad al oscuro, a pesar que en ese momento no la tenía tan presente en su recorrido, pero intentaba demostrar un poco de la misma para mantener fuera de preocupación a Rhydian, aunque para el azabache no pasaba desapercibido ese detalle.

    ¿Qué te parece visitar primero? ─preguntó el no level parándose en una esquina, viendo no muy lejos la Central de Tamer. Percibió que la mirada de Káiser se detuvo en el edificio, por lo que solo esperaba una confirmación para entrar allí.

    Creo que podemos pasar por la Central y ver si podemos ayudar. Quizás sea la mejor manera de conocer la ciudad ─alegó, aunque realmente quería buscar algo que hacer para calmar sus ansias de ser útil y de que, a la vez, Shadow se sintiera cómodo en un lugar apartado de las “miradas” que recibía.

    Vamos, entonces.

    •••••

    Se veían contentos saliendo del edificio, o al menos uno de ellos. Tan pronto como entraron a la Central, fueron al tablón de anuncios y consiguieron lo que buscaban, se alegraron de que hubiesen encontrado algo interesante que hacer. Vieron que necesitaban algún Tamer disponible para ayudar en la Biblioteca de la ciudad y, Rhydian como lector aficionado, decidió que era lo ideal para comenzar su estadía en la Ciudadela.

    ¿Qué se supone que deberemos hacer allí? ─a pesar de haber puesto una cara de aburrimiento, Shadow pensó que quizás podría hallar algo interesante.

    No era un lector asiduo al igual que su Tamer, más bien lo veía como algo tedioso de hacer, por lo que ir a ese lugar en día tan hermoso, realmente lo halló fastidioso. Sin embargo, al ver la cara de felicidad de Káiser, no tuvo más remedio de echar un largo suspiro y mirar con resignación su nuevo trabajo.

    Supongo que mantener el orden y aprovechar a leer, ¿quizás? ─dijo con algo de sarcasmo a lo que Shadow bufó.
    Sí, como pensé, será aburrido ─sentenció el oscuro, casi en un susurro.
    Oh vamos, intenta al menos tratar de leer algún libro ─le comentó con una sonrisa el azabache siguiendo la dirección que le había indicado la recepcionista para llegar al lugar─, quizás te agrade.

    No lo creo. Eso es tan seguro como que detesto a los Shoutmon ─echó un suspiro─, pero quizás haga el intento.
    ¿Así como lo intentas con el Shoutmon de Mio? ─indagó con algo de preocupación.
    Es que ese tipo me saca de mis casillas, no lo puedes comparar ─se excusó, deteniéndose al ver que su Tamer hizo lo mismo─, ¿esa es? ─indagó notando que estaban enfrente de la Biblioteca─, es algo grande…

    Vaya que lo es ─comentó también impresionado por el tamaño y el gran diseño de la misma. Se parecía mucho a las ilustraciones que tenían los libros acerca de la Biblioteca de Alejandría, en Grecia. Tamer estaban pasando junto a sus Digimon entrando y saliendo, así que decidieron pasar adelante percibiendo que no solo era grande por fuera, sino por dentro─, disculpe…

    Rhydian se detuvo en lo que parecía ser un enorme mostrador en donde se podía ver gran parte de la librería. Había un área que era visible desde allí en la que la gente se sentaba en cómodas sillas que eran acompañadas por unas mesas individuales y otras grupales. Muchos Tamer estaban en ese lugar leyendo junto a sus Digimon. Káiser desvió la mirada para posteriormente volver dirigir su atención al chico que atendía la Biblioteca, pues distinguió que era uno por su corte de cabello.

    Oh, disculpe. Buen día, ¿qué desea? ─habló cordialmente un jovencillo de cabellera blanca y de ojos rojos con un pequeño sombrero en su cabeza, se veía como lo que muchas chicas considerarían: una «Cuchitura».

    Vinimos a ayudar con lo de biblioteca ─respondió.
    Llegan justo a tiempo ─un Terriermon que llevaba algunos libros a su Tamer decidió hablar por él viendo que no hubo respuesta inmediata de su parte, por lo que se adelantó─, los estábamos esperando desde la mañana.

    TakerudarkTakerudark me gustaría señalar que quiero obtener en esta quest a un acompañante, en específico a un Bokomon. Recuerdo que se puede hacer ya que es uno normal, correcto, ¿no?​


     
  3. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo Moderador

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    5,303
    Temas:
    101
    Calificaciones:
    +783
    LionelLionel justo como dices, puedes obtener a Bokomon en esta Quest. Erg, se te agregan dos días más por el retraso.
     
  4. Lionel

    Lionel While we can dream, there always be hope

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,256
    Temas:
    270
    Calificaciones:
    +5,112

    Hoseki se presentó ante ellos como el encargado de la Biblioteca. El chico que siempre estaba sonriéndoles mientras hablaba, a diferencia de su compañero quien tenía un toque más maduro. Con tal que, ignorando ese detalle, pudieron pasar adelante con su tarea. Se les indicó que debían hacer con los libros, evitar alborotos, gritos o habla en voz alta que pudiera distraer a los lectores y cosas semejantes. El albino destacó que era necesario ser muy cortes con los visitantes, a lo que Rhydian le aseguró que no habría inconveniente.

    Además, el Hoseki le instruyó sobre las áreas de la biblioteca y cómo se encontraba ordenado los libros. Le dijo que no habría rollo si le preguntaba por algún libro en especifico o si necesitaba dar una recomendación acerca de alguno, que no temiera en preguntar si no podía decidirse por uno, él haría un esfuerzo, teniendo en cuenta las preferencias de la persona, para elegir cualquiera que pudiera ser de su agrado. No obstante, Rhydian mencionó que, por recomendaciones, no tendría inconvenientes. De esa manera, con una sonrisa muy alegre, los despidió. Terriermon les comentó que también podría ayudarles si los veía en aprietos.

    Después de ese último comentario, Káiser y Shadow, dejaron a los dos ordenando libros que recibían en una fila para que luego Rhydian los acomodara. No obstante, antes de que pudieran hacerlo, una mujer que salía, informó de un desastre que había en uno de los pasillos.

    A ver, ¿tenemos que también ordenar los libros que los demás desordenan? ─bufó al ver que tenía que recoger varios que estaban en el suelo, quizás fue alguien bajo un niñito que tomó alguno y salió corriendo. Posiblemente era la única explicación lógica que se le ocurría a Shadow en aquel momento.

    ─Rhydian ignoró la rabieta de su compañero y siguió recogiendo los textos en silencio, aunque una pequeña sonrisa se dejó ver en su boca tras el comentario de Renk. Estaban en uno de los tantos pasillos que tenía el lugar cubierto de libros, al frente y a los lados, de todos los temas que pudiese haber. Realmente era algo impresionante.

    Káiser también marcó unos libros que le gustaría leer cuando terminara la mayoría de su trabajo. Decidieron caminar un poco y, cruzando una esquina para dirigirse de nuevo a la zona de lectura y atender a algún cliente, chocaron con un pequeño Digimon que se cayó por la fuerza que llevaba Rhydian. Rápidamente el músico le pidió disculpa a lo que parecía ser un Bokomon con algo de sueño, quién todavía estaba tallándose los ojos para luego abrirlos bien ante la presencia del humano.

    ¿Te encuentras bien? ─preguntó al ver que el Digimon no había hecho ningún esfuerzo en hablar tras la disculpa de Rhydian.
    ─Bostezó para luego darse cuenta de que le faltaba algo─. ¿Y-Y mi libro? ─preguntó nervioso.
    No traías ninguno cuando chocaste con nosotros, ¿acaso eres sonámbulo? ─indagó Shadow, recibiendo un codazo de su Tamer─, ¿qué, solo es una pregunta?
    ¡¿Dónde está mi libro?! ─comenzó a gritar.

    Rhydian trató de calmarlo explicándole la situación: Nadie lo había tomado. Sin embargo, aunque vacío, sirvió para apaciguarlo el hecho de que el músico se dispusiera a buscarlo. Solo bastaba con su descripción, pero cuando le hizo señalamiento de cómo era realmente, suspiraron derrotados. Tenían bastantes libros con su diseño, lo que dificultaría la búsqueda. Hoseki los vio de refilón y les sonrió, la gente también parecía un poco irritada por la situación de hacia algunos momentos, no obstante, decidieron olvidarlo y se centraron mejor en su lectura.

    « ¿Cuándo fue la última vez que lo viste?», indagó Rhydian como pregunta base para ayudarlo. Bokomon quedó pensante, tratando de recordar qué había pasado con el, pero lo único que le llegaba a la mente era que lo tenía debajo de su cara y que luego no estaba.

    La siguiente pregunta fue para saber en qué lugar estaba sentado y de esa manera preguntar qué había pasado con el libro a cualquier que estuviese en los alrededores de Bokomon. Llegaron justo al área, pero la gente se hallaba muy concentrada leyendo que no se percató de lo hubiese sucedido.

    Yo lo vi que salió hacia aquel lado con el libro, y que vino sin él ─mencionó una chica de cabello mostaza, ojos verdes y con un Lopmon que se encontraba leyendo una obra literaria que Rhydian conocía muy bien: Orgullo y prejuicio.

    ¿Hacia qué dirección, en específico? ─Ella le contestó que en el área de conocimientos del Digimundo, concretamente, el de Holy Angel Citadel─. Muchas gracias y, por cierto, buena elección con ese libro ─felicitó el azabache a la fémina que no pasaba de los quince años, lo que hizo que sonrojara por debajo de los lentes que tenía puestos.

    Rhydian tenía una duda con respecto a lo que sucedió, pero se dejó guiar por lo que Shadow había mencionado de que posiblemente era sonámbulo, aunado también al hecho de cómo fue su encuentro. Quizás luego buscaría un libro que hablara sobre esa enfermedad pues, según sabía, no se debía despertar bruscamente a uno.

    Llegaron al área y comenzaron a buscar. Lo bueno era que no había muchos libros parecidos a la descripción que tenían del de Bokomon, pero aún así, la cantidad era bastante como para durar un buen rato.

    Ey, ¿me podrías ayudar a hallar un libro? ─preguntó un sujeto de unos treinta y cinco años, de barba frondosa y de complexión fornida que estaba junto a un Wizarmon. A pesar de su apariencia, se notaba un contraste con su personalidad.

    Un segundo ─le respondió a la persona estaba a un metro de distancia y luego miró a Shadow y a Bokomon─. Ya regreso. Renk te ayudará a buscarlo mientras yo haré lo mismo con aquel hombre, no desesperes ni entres en pánico.
    Eso haré ─comentó serenamente, su personalidad era algo tímida y con tendencias a comportarse infantilmente.
    Te lo encargo, Shadow ─finalmente sentenció el azabache.

    •••••

    El hombre de barba quería saber dónde podía encontrar un libro de medicina, pero Rhydian no tenía ni idea de hacia a qué lugar debía ir. Por suerte, Terriermon lo vio en dificultades y le señaló el sitio. Aunque todo se resolvió fácilmente con eso, el conejo verde aguardaba en su mente otros planes para con el músico.

    Rhydian ─lo llamó antes de retirarse─, necesito que vengas conmigo para que te lleves unos libros, se acumularon en el mostrador de la entrada.
    Con mucho gusto ─suspiró, luego que dijo esas palabras. Imaginó que tendría que ocuparse posteriormente de Bokomon y su libro o ayudar en su búsqueda en vista de que Shadow aún no aparecía.



    TakerudarkTakerudark V.G.TizzaV.G.Tizza pase please.
     
  5. V.G.Tizza

    V.G.Tizza Reflejo Moderador

    Registrado:
    4 Feb 2009
    Mensajes:
    5,303
    Temas:
    101
    Calificaciones:
    +783
  6. Lionel

    Lionel While we can dream, there always be hope

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,256
    Temas:
    270
    Calificaciones:
    +5,112

    Rhydian se encargó de acomodar una pila de libros que había puesto Hoseki para ordenar, aunque necesitó de su ayuda para transportarlos e indicaciones para ponerlo cada cual en su lugar. Una chica se acercó a preguntar por algunos textos y, antes de que Káiser pudiese responder, el albino fue gustoso a mostrarle dónde ubicarlos. Terriermon simplemente le comentó que no se preocupara por el de ojos rojos, pues él solía ser así. Quizás hizo aquel comentario en base a la mueca que puso el nipón cuando estaba a punto de señalar el sitio, después suspiró y decidió adelantarse para ver cómo le iba a Shadow con la búsqueda.

    ¿Qué tal va todo? ─indagó al ver a su compañero colocar un libro de nuevo en la estantería.

    Ya hemos cubierto casi todo el área, solo es cuestión de tiempo ─aclaró el oscuro en lo que de repente se escuchó una pequeña risilla escandalosa, a lo que Rhydian volteó a ver y encontró al sujeto responsable─, ve. Yo me encargo de terminar esto.

    Ya vengo ─dijo nuevamente.

    Káiser fue a donde se encontraba el sujeto, un chico flaco, delgado y con lentes que cubrían unos ojos negros combinados con un corte nerd del mismo color. Su vestimenta era la de un persona de laboratorio de los ochenta, sin contar que sus zapatos eran anticuados. Su compañero, un Phascomon, simplemente estaba aguantándose la frente ante la inmadurez de su Tamer y trató de llamarlo cuando notó que tenía detrás de sí a Rhydian.

    Siento interrumpirlo ─le comunicó Káiser─, pero podría bajar la voz. Los demás también les gustaría leer en tranquilidad, si no es mucha molesta ─a pesar de ser un regaño, Rhydian trató de darle una sonrisa hasta el punto de que el joven, que aparentaba unos 15 años de edad, asintió avergonzado─. Muchas gracias.

    Estaba de regreso cuando un « ¡Lo encontré!» se escuchó en el aire. Shadow lo regañó por alzar mucho la voz, a lo que Bokomon asintió también avergonzado pero abrazando su libro. Lo veía como si fuera su más grande tesoro, y de hecho lo era. Káiser suspiró aliviado y caminó hacia a él para luego colocar su mano sobre la cabeza del pequeño Digimon.

    Me alegro por ti ─le sonrió, a lo que también le correspondió─, por cierto… ¿de dónde eres Bokomon, tienes familia? ─indagó, tratando de saber un poco más del pequeño quien parecía ser alguien muy despistado como para andar solo, y temía por su seguridad futura.

    ─ ¿Yo? ─preguntó confundido, a lo que Shadow confirmó que era con él─. No, realmente siempre que recuerdo, he estado vagando por la Ciudadela sin rumbo fijo hasta que encontré la biblioteca y me gustó, tienen muchos libros que comparte el mismo conocimiento que tiene el mío. Y me gusta añadirle más, pero estoy solo ─reafirmó, haciendo que Rhydian suspirara.

    Bueno, si quieres, puedes venir conmigo y podemos ser una familia. Estoy seguro que los demás te querrán y estarán pendiente de ti.

    Shadow veía la escena con nostalgia. Rhydian, todavía seguía siendo el mismo y eso lo alegró mucho. Además, por otro lado, seguramente estaría mejor con los otros Baby II del gremio. La que probablemente sufriría por una nueva adicción, sería Andria; aunque ella le encantaba los pequeños, a veces perdía la paciencia.

    ¿Estás seguro? ─preguntó, sin todavía creer lo que Rhydian le decía.

    Por supuesto ─señaló Shadow apoyando a su compañero─, entre más mejor.

    Luego de aquello, el Bokomon le dio un abrazo y dijo que los ayudaría a terminar su labor en la biblioteca. Dada su iniciativa, Rhydian optó por dejar que los ayudara a ordenar los libros y, para asegurar el suyo propio, Shadow se encargó de que no lo volviera a perder o quizás lo juntara con lo de los demás.

    Ya en la tarde, la afluencia de personas a la biblioteca disminuyó considerablemente. Algunos lectores asiduos estaban todavía disfrutando de las obras que tenían en su poder mientras otros curiosos entraban y salían luego de que hubiesen encontrado lo que buscaban. Un chico se acercó, iba acompañado de un Tinkermon y pidió una recomendación para un libro de comida, aunque Rhydian le había dicho a Hoseki no habría falta su ayuda, el sujeto solicitaba algo con lo que Káiser no estaba muy familiarizado. Fue humilde y requirió el auxilio del albino quien gustoso le señaló al dueño del tipo Hada qué texto obtener para lo que tenía en mente.

    Posteriormente recorrieron las mesas dado que había algunos libros que los habían dejado tirado y los acomodaron. Los llevaron a donde estaba el de los ojos rojos y junto a Terriermon y después los pusieron en su lugar. Luego de aquello, ya en el atardecer, era momento de limpiar para comenzar a cerrar. Gustosos también se presentaron a la obra y eso lo agradeció mucho el Amateur.

    Por cierto, se enteraron de que era un Amateur por una disconformidad de Terriermon con respecto al tema del cual hablaba Shadow: Batallas. De allí fue que obtuvieron ese dato curioso de que el conejo verde no podía digievolucionar porque su Tamer nunca ascendió a Medium. Supieron también que, aunque con la ley que había de que los novatos no podían abandonar File por su seguridad, Hoseki salió antes de que la instauraran.

    Eso fue lo último ─comentó Shadow colocando el trapeador en su lugar. No había gente en el sitio salvo dos lectores a los que Hoseki fue a decirles que cerraban por ese día─, ¿cómo te sientes?

    Bien ─Káiser embozó una sonrisa ante la pregunta de Shadow. El oscuro estaba preguntando acerca de cómo se sentía incluso después de lo que había sucedido en File la semana pasada, pero con la respuesta que dio el azabache y su actitud durante ese día, le basta para comprender que se encontraba mejor que antes─, tenemos que irnos a casa.

    Me alegró tenerlos por acá, vuelvan cuando gusten ─se despidieron Hoseki y Terriermon cada uno diciendo una parte de la frase.

    Ya afuera, Bokomon estaba durmiendo otra vez pero en la espalda de Shadow mientras estos caminaban hacia el centro de la ciudad.

    Pensé que iríamos a un INN ─mencionó en forma de pregunta el oscuro al ver que su Tamer había cogido hacia el puerto.
    No. Dije que iríamos a casa ─le dedicó una sonrisa a la que el no-level asintió─, tenemos que enfrentar nuestros temores. No puedo estar escapando ni deprimiéndome cada vez que no logro manejar una situación, Renk. Además, les debo una disculpa a los chicos por mi comportamiento infantil.

    Ya veo ─dijo. Káiser hizo la DigiXros para darle la forma de Dark Knightmon a Shadow─, ¿crees que lleguemos para medianoche o el amanecer? ─indagó el Perfect.

    Todo depende de ti ─sonrió─. Bokomon, ven, entra en el Xros Loader. El viaje será algo turbio y quiero que estés bien.
    ¿A dónde vamos?
    A casa ─respondieron ambos muy felices, a lo que Bokomon se sintió de la misma manera porque había conseguido una familia.


    TakerudarkTakerudark Finito V.G.TizzaV.G.Tizza muchas gracias o3o.

    Nota al evaluador: la DigiXros no cuenta para EVO
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 19 Sep 2018 a las 05:48

Compartir esta página

Cargando...