Quest C Battle [Cosette Berthelot & Tsukaimon]

Tema en 'Digital World' iniciado por Kira, 21 Jul 2017.

  1. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
    "Battle”

    a) NPC que la solicita: -
    b) Descripción de la misión: El líder de una Guild recién fundada está en la búsqueda de una emocionante batalla en la cual demostrar su habilidad y la de su gremio. Es por esto que ha extendido una invitación a quien sea que desee enfrentarlo en un coliseo y frente a las miradas de todos.
    c) Descripción del campo de juego: Ciudad
    d) Objetivos a cumplir:​
    • Presentarse en el Coliseo​
    • Combatir contra el Guild Leader​
    e) Notas​
    • Quest disponible en modalidad Solo​
    • Rango Medium o mayor para tomar la Quest​
    • El rango del Guild Leader será el mismo del usuario.​
    • Debido a que el prestigio de la nueva Guild está en juego, el líder pide que no se contengan ni le dejen ganar por ser el cliente. "Una derrota verdadera es mejor que una victoria falsa"​



    ■■■

    Acompañante: Cutemon
    Extras: Mercuremon en el Canalizador
    Mínimo de post en Solo: 5​
    Tiempo Límite para Completarla: 14 días​
    Paga máxima: 300 Bits​
    Máximo 2 puntos de stat​
    En caso de activo: Máximo 2 puntos de fama/infamia​
    En caso de activo: Máximo 30% de Blast Gauge


    BelzerBelzer puedes comenzar. ​
     
  2. Belzer

    Belzer Fan de las Mahou Shoujo y los ponys xD Supermoderador

    Registrado:
    17 Ene 2012
    Mensajes:
    3,272
    Temas:
    244
    Calificaciones:
    +767

    Si alguien necesitaba algún recordatorio de los enormes contrastes que existen en el mundo digital, solo debía girar su vista hacia Folder y ver que tan diferentes entre sí eran las ciudades más importantes del continente. El Imperio de Metal le hacía a su nombre y Cos notaba lo distinta que era de la Citadel de los Ángeles. Cosa curiosa que no lo hubiera notado las dos veces anteriores que estuvo allí, pero considerando que solo había ido allí para sus exámenes y que los resultados habían sido desastrosos, ella pensó que podía justificar esa falta de atención.

    —“No, no lo justifica, niña. Aun una artista de reparto como tú debe estar atenta al escenario que pisa. ¿De qué otra forma podrías leer a los demás y saber cómo actuar?

    Supongo que debo darte la razón, Mercure. —susurró la de ojos azules, no dándole la razón al 100% al Juttoushi, pero tampoco negando la verdad en sus palabras.

    Ignóralo, Petit Ange. —agregó al instante la berenjena. —Solo se está haciendo el interesante como siempre.

    Cutemon observaba el intercambio de palabras con curiosidad y no poca precaución, imaginando de que estarían hablando la chica y su acompañante invisible. Cosette le había revelado su secreto y le había pedido ser muy cuidadoso al respecto, aunque la cautela era natural en el Child. De todas formas, lo que le interesaba más era observar la ciudad, pensando en lo diferente que era en comparación a todo lo que había visto en su vida. Hasta el edificio de la Central era diferente de los que existían en otras ciudades.

    La francesa entró al recinto y fue directo al tablón de anuncios. Una vez más intentaría buscar algún trabajo relativamente sencillo y que no implicara riesgos de tornarse en algo más grave, como solía pasar en ocasiones. Una vez que encontró algo que le gustó, fue al mostrador para que le asignaran formalmente la tarea. Eso debería ser rápido, pero no contaba con que la joven atendiéndola, una linda pelirroja de voz suave y casi tímida, se le quedó viendo un momento antes de preguntarle su nombre de nuevo.

    Si, yo soy Cosette Berthelot.

    ¿La líder de una pequeña guild en File?

    Así es. —Cos estaba un poco extrañada de que eso saliera a colación. ¿Será que algo había pasado mientras estaba lejos de la isla, de HAC?

    Es que verás, hay un chico que también es el líder de una guild recién formada y nos hiso una petición muy inusual. Dice que necesita hablar directamente con el líder de una guild que tuviera el mismo rango que él para una tarea especial.

    Y eso para nada es sospechoso… —“susurró” la patata shiny en el tono más alto posible.

    ¿No es una petición demasiado específica? —preguntó la europea con una expresión seria y un tono ligeramente glacial.

    D… De hecho, se lo hicimos notar desde la primera vez que vino, así como de que las probabilidades de que un GL que cubriera ese requerimiento eran muy bajas, pero solo respondió que vendría a diario a nuestras oficinas hasta alguien apareciera. De eso ya ha pasado una semana y media.

    La francesa pensó en que tan desesperado tendría que estar alguien para venir día tras día a la Central esperando a que tomaran su petición… También recordó la última vez que había tenido que tratar con una petición inusual relacionada con una guild. (Yggdrasil bendiga a Kath por no haber dejado que le arrancara las bolas a ese casanova de cuarta.)

    Está bien… —dijo la rubia mientras trataba de que no se notara su hastío al hablar. —Hablaré con ese chico y veré que necesita.

    ¡Muchas gracias! Sígueme, por favor. —La pelirroja condujo a Cos y compañía a una de las muchas salitas privadas que Central tenía para situaciones que requiriesen privacidad. En cuanto la puerta se abrió, Cosette calculó en 3 segundos que el solicitante era de esos que actuaban primero y pensaban después, si es que pensaban. 3 segundos fue el tiempo que le tomó al otro GL levantarse de donde estaba y tomarla de la mano para saludarla con el mismo entusiasmo que muestra un preescolar tras ingerir 4 kilos de azúcar.

    Hola, hola, hola. Tú debes ser la GL que luchará conmigo. Seguro debes haber escuchado de mí. Soy la más reciente estrella en ascenso, el futuro ídolo de las Digimon Battle y el único digno de derrotar a la Battle Queen. ¡Soy Herman Wheeler, la aplanadora invicta! ¡Y en el nombre de mis compañeros y mi guild, LA VICTORIA SERÁ NUESTRAAAAAA!

    Cosette le dio un manotazo para que la soltara, se dio la media vuelta y se retiró.

    Hey, por favor, por favor, por favor, espera. No te vayas así como así. Mira que se que mi nombre puede ser algo intimidante, pero al menos dame la oportunidad de luchar contigo.

    El tipo tenía algo a su favor, pensó extrañamente la berenjena. Después de todo, se necesitaba tener balones como de bronce para resistir la más gélida de las miradas de Cosette sin retroceder un ápice cuando volteó para encararlo.

    ¿Por qué razón debería perder mi tiempo con alguien que no parece tener la agudeza mental necesaria para explicar qué necesita en primer lugar?

    Hasta Cutemon se encontró sintiendo frío gracias al tono de voz de la francesa. Mercuremon observaba todo con una apatía analítica.

    Y además de todo, ardiente, con mucho fuego en su interior. ¡Sin duda nuestra batalla será… —Y el chico no pudo decir más gracias a un tremendo zape que le dio un Muchomon.

    Por lo menos date la oportunidad de explicarle a la gente lo que piensas antes de quedar en ridículo, Herman. Te ofrezco una disculpa en su nombre. A veces creo que lo dejaron caer de cabeza cuando era pequeño o algo así.

    No tengas cuidado. —respondió la joven, menos molesta aunque no por ello su tono se había tornado más cálido.

    Herman suele dejar que sus emociones hablen por él, y como siempre suele estar entusiasmado… Pero es verdad que necesitamos tú ayuda con un favor especial para nuestra guild. ¿Podrás escucharnos por favor?

    Cosette lo pensó un poco y decidió que, a pesar de que el tipo le había parecido bobo e impetuoso, si buscaba hacer algo por su guild ella estaría dispuesta a escucharlo por lo menos.

    La apenada empleada de Central los condujo nuevamente a la sala, y mientras caminaban, Cos se dio la oportunidad de estudiar al bocón. El muchacho tendría alrededor de 15 años. Su cabello era de un verde turquesa y lo llevaba despeinado como si fuera protagonista de algún manga shonen. Llevaba puesta una sudadera roja y debajo de ella llevaba una camiseta con la imagen de un cometa en tonos naranjas. Usaba unos jeans de color azul con bordados de relámpagos y un par de tenis anaranjados algo gastados. Ya que estuvieron de vuelta, la pelirroja los dejó solos y el pingüino digital tomó la palabra.

    Como mi compañero gritó, su nombre es Herman Wheeler y ambos pertenecemos a Wild Fire, la guild que fundamos con 3 de nuestros amigos.

    Y que pronto será la nueva Gungnir. No… La nueva Digital Security. No… ¡La nueva Holders! No… ¡¡¡LA NUEVA SHIJIIIIIN!

    Un nuevo zape de Muchomon apagó el motor fuera de borda que el pelos de zanahoria llamaba boca.

    De nuevo ofrezco una disculpa. Como decía, nuestra guild la fundamos hace 3 semanas y aunque hemos hecho algunas tareas de rango C y una B, aun… bueno, aun no somos lo que se dice conocidos.

    Cos comprendía eso. Fleur de Lis tampoco era tan conocida.

    Y tanto Herman como los demás están muy interesados en que la gente sepa más de nosotros. Por eso mi compañero pensó que un combate en el Coliseo nos ayudaría a hacernos publicidad.

    Si… pero esos aburridos nos dijeron que ahorita no hay combates porque están evaluando los reglamentos o algo así. Ni puse atención.

    No me digan… —murmuró Tsuki tan quedo como pudo al oír el puchero de Herman, quien continuó hablando.

    Y como supondrás, no iba a dejar que eso me detuviera. ¿Cómo hacerlo con mis amigos de por medio? Así que vine a Central y les pedí su apoyo para que hicieran una excepción. Desde luego, al ver que se trataba de mí, decidieron respaldarnos para tener una gran batalla.

    Más bien habrán sentido pena por nosotros, Herman. Estuviste haciendo huelga de hambre por 4 días afuera de la Central… Y hasta hiciste trampa porque te comiste unos cacahuates al tercer día.

    Cosette se estaba desesperando nuevamente al ver esta curiosa rutina de boke y tsukkomi. Por fin decidió que había escuchado suficiente, así que se puso de pie. El ave no voladora digital nuevamente ofreció una disculpa, así como ir directamente al punto. La gala aceptó por cortesía, aunque aclaró que si se trataba de algo fuera de proporción rechazaría la tarea.

    Muchas gracias. En resumen, Herman pensó que la mejor forma de promover a nuestra guild era a través de un combate en coliseo contra el líder de otra guild. Por eso es la insistencia de que el rival tuviera el mismo rango que él. Un Tamer de rango superior deberá contenerse en todo momento, mientras un Tamer Medium podrá luchar con toda su fuerza, sin ninguna restricción.

    Exacto. ¿Y qué mejor forma de darnos a conocer que en un acalorado combate? Así todo el mundo sabrá de lo que somos capaces en Wild Fire. ¿Qué dices, amiga? ¿Pelearás contra nosotros?

    Si era honesta, Cos no se sentía tan atraída por la idea, pero un par de detalles tomaron la delantera en su mente. La primera era que una batalla no le sentaría tan mal a decir verdad, sobre todo una que no fuera de vida o muerte. Además, la rubia veía la expresión en el rostro de Tsuki y era claro que él no objetaría a un combate. Lo segundo es que si bien el joven era ruidoso, engreído y excesivamente lleno de confianza, al menos sus razones para luchar no eran egoistas, o mejor dicho, estaba haciéndolo por su guild, y la ojiazul sabía que por su familia, ella haría lo que fuera.

    Al final, la decisión no fue tan difícil.

    De acuerdo. Tsuki y yo lucharemos contigo.

    Un nuevo grito de Herman inundó la salita y quizás, el resto del edificio de Central. Cosette pensó que quizás se había precipitado un poco después de todo.



    Aquí voy una vez más, my dear KiraKira xDD
     
    Última edición: 5 Ago 2017
  3. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
    BelzerBelzer me agarraste despierta xD continúa
     
  4. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,027
    Temas:
    1,280
    Calificaciones:
    +4,551
  5. Belzer

    Belzer Fan de las Mahou Shoujo y los ponys xD Supermoderador

    Registrado:
    17 Ene 2012
    Mensajes:
    3,272
    Temas:
    244
    Calificaciones:
    +767

    Tras algunos minutos de papeleo, la francesa y compañía dejaron el edificio de Central para regresar al Inn que estaban ocupando para su estadía en Metal Empire. Como ella imaginó, Tsukaimon estaba bastante emocionado por la idea de tener un combate.

    Ese avechucho ni sabrá que le pasó. Para cuando termine con él, estará suplicando piedad en medio de un charco de su propia ori…

    Termina esa frase y estarás dentro del iC hasta el día de la batalla. Y agradece que ninguno de mis bebés está aquí.

    La berenjena cerró la boca de mala gana, pero tenía que conceder que realmente era una buena fortuna que ni el gallito de Badminton ni la plantita fangirl estuvieran allí.

    ¿Y realmente es necesario que tengan una batalla? —preguntó Cutemon a la joven Medium, pues no comprendía la necesidad de pelear sin alguna causa de fuerza mayor.

    En algunos casos si. —Cosette se detuvo un momento para pensar que decir. —A veces la mejor forma de entender a otras personas y sus puntos de vista es con un combate, y no siempre tiene que ser por una cuestión de vida y muerte.

    Y también es una gran oportunidad para probar mi fuerza y que todos vean mi poder de primera mano. —La voz de Tsuki era una mezcla interesante de arrogancia y orgullo, una que logró que el conejo suspirara un poco. Cos comprendía que Cutemon veía la lucha como algo innecesario, pero ella no deseaba forzarlo a que aceptara sus palabras. Si eso sucedía o no, el tiempo lo diría, pero independientemente de eso, la francesa necesitaba revisar su inventario de cartas y memorias para tener algo preparado en lo general.

    Como actualmente no se estaban llevando a cabo peleas en el Coliseo, el personal de Central necesitaba gestionar este combate como una petición formal, cosa que al parecer tomaría un par de días en concretarse, tiempo que la francesa utilizaría para revisar su material, pensar en la mejor forma de usarlo y ver si Mercuremon podía apoyarla con algunas ideas, o por lo menos, a refinar las propias.

    [......]​

    Algunas cosas no siempre salen como se esperan y esos dos días se volvieron tres, pero fuera de esa demora, no hubo mayores problemas para organizar el combate y que el Coliseo de Metal Empire pudiera ser la sede. Si bien fue fácil lograr una adecuada difusión y que las entradas se agotaran gracias a el hambre de batallas que el público tenía tras la prolongada abstinencia, no se logró que el encuentro pudiera ser trasmitido en vivo. Después de todo, la batalla entre un par de Guild Leaders cuyos gremios eran virtualmente desconocidos no llamaría la misma atención que si se hubiera tratado de Battle Queen contra alguien de igual o superior calibre.

    Mientras caminaba hacia el Coliseo, Cosette pensó por un momento en sus compañeras de guild… y que para ser su familia, había estado algo alejada de ellas, cosa que pensaba arreglar nada más que terminara el pendiente que la había traído a la ciudad metálica.

    Hasta Kath regresó a File… No creo que deba demorarme más tampoco. Quizás falte poco para que Liz pueda presentar su examen de ascenso… y me gustaría mostrarle los baños en nuestra ex capilla. Estoy segura que le encantarán.

    Al llegar, la chica notó que había una fila… no muy grande en realidad. Es decir, se notaba que el público estaba entusiasmado por ver una batalla digimon, pero no se alejaba de lo que la francesa había imaginado, pero el que hubiera una fila fue suficiente para entusiasmar a Tsuki. Estaba bastante ansioso por poner a prueba sus habilidades, o mejor dicho, por humillar a ese Muchomon en vivo y en directo.

    ¿Estás tan emocionada como yo, Petit Ange? No puedo esperar a que todos vean la lección de dolor que le daré a ese hocicón y a su plumero con patas.

    Más bien estoy decepcionada que después de todo este tiempo, todo lo que hemos vivido y de los compañeros y amigos que tenemos, aun sigas buscando humillar a quien se te ponga enfrente.

    Sigues sin ver las cosas como yo, pero quizás en algún momento lo hagas.

    Cos no supo si reír o quedarse seria ante el descaro de su berenjena, pero terminó riendo un poco. Por triste que le resultara que no aprendiera lecciones de humildad, al menos tenía la alegría de que las cosas tan malas que habían vivido no lo habían alterado tanto como a ella.

    Usted es la señorita Cosette Berthelot. ¿Correcto? —El equipo Cos estaba ante la entrada a competidores del Coliseo, donde fueron recibidos por un chico de apariencia tranquila y que parecía la viva imagen del aburrimiento.

    Así es.

    Excelente. Sea bienvenida al Coliseo. Por favor, vaya a… —El chico observó los papeles en sus manos. —Al vestidor N° 3. Solo vaya a mano izquierda y luego, doble a la derecha un par de veces. La batalla está programada para iniciar en 30 minutos.

    Tras agradecerle al chico, la Medium y sus compañeros ingresaron y fueron rumbo al vestidor que se les indicó. Había algunos Tamers con sus digimon moviéndose sin cesar. Ella vio que la mayoría sonreía con entusiasmo, sin duda por el placer de poder ser partícipes de un nuevo combate. Ella también recordaba el tiempo que había pasado desde ese último combate en Coliseo, y como había dedicado estos días preparándose para este momento. Junto a Tsuki y Mercure, aunque este último más bien se mostró críptico, estuvieron pensando en una estrategia básica que pudiera cubrir la primera parte del combate, es decir, mientras fuera un combate de Childs. Aprovecharían los minutos que quedaban para afinar…

    ¡SABÍA QUE VENDRÍAS! ¡MI SANGRE ESTÁ HIRVIENDO DE LA EMOCIÓN!

    Corriendo desde un vestidor cercano, Herman se hizo presente con una sonrisa digna de un niño con juguete nuevo y le sacudió las manos a la rubia con ese mismo entusiasmo.

    ¡SUÉLTALA DE UNA VEZ, PEDAZO DE ANIMAL! —gritó el balón de americano volador mientras trataba de hacer que ese cretino soltara a su angelito. Cos mostró sorpresa por un momento, aunque en un par de segundos su rostro se mostraba tan frío e indiferente como el primer día que llegó al mundo digital, aunque antes de que pudiera aplastarlo con sus palabras, alguien le dio un buen golpe en la cabeza.

    Por favor. Se que estás emocionado, Herman, pero no te pongas en ridículo. ¿Quieres que Wild Fire sea el hazmerreír de este mundo?

    Quien habló era una joven de casi 21 años, de complexión gruesa, mas no por eso carecía de atractivo. Su cabello era morado y lo tenía en una cola de caballo. Usaba jeans del mismo color, una blusa blanca y una chaqueta de cuero encima.

    A veces creo que no debimos juntarnos con él, Marie. —dijo un Plotmon que estaba al lado de la chica. Debía ser su compañero digimon. Muchomon estaba tras de este dueto, muriéndose de la pena y ofreciendo disculpas por la idiotez de su Tamer.

    Pero nadie está haciendo el ridículo, Marie. —El chico sobaba su adolorido craneo. —Solo dejo que mi alma se exprese libremente antes del combate, aunque será allí donde realmente dejaremos que esta hable con fuerza y todos sepan de Wild Fire. ¿No estás de acuerdo, Cosette?

    No.

    Por un instante, todo quedó en silencio.

    Al menos es una chica honesta. —dijo al fin la Tamer de cabellera morada. —Bueno, estaré en las gradas con los demás, Herman. Te deseo buena suerte.

    No necesito suerte. Con mi corazón y el de Muchomon nos basta y sobra. —El hiperactivo Guild Leader volteó para ver a Cosette a los ojos. —Solo venía a saludarte. Nos veremos en la arena y que gane el mejor, que sin ánimo de ser presumido, seré yo.

    Herman se fue corriendo de vuelta a su propio vestidor, dejando atrás al pobre Muchomon, que fue el único que se dio cuenta de que la rubia se había metido a su propio vestidor antes de que terminara de hablar.

    —“Menudo compañero te tocó, niña.” —mencionó Mercuremon mientras sonreía como solo él podía hacerlo. —“¿Será esta una de esas obras donde los protagonistas comienzan odiándose y tras el combate florece el amor?

    Tsukaimon gritó y Cos tuvo que resistir el impulso de vomitar.

    Hay cosas que no se dicen ni de broma, Mercure.

    La rubia prefirió revisar nuevamente sus cartas y memorias. El combate estaba por empezar y no ofrecería nada menor a su mejor esfuerzo.


    And I'm here again, KiraKira xD
     
  6. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,027
    Temas:
    1,280
    Calificaciones:
    +4,551
  7. Masaru

    Masaru "さあ、往こうか" Supermoderador

    Registrado:
    21 Oct 2005
    Mensajes:
    16,027
    Temas:
    1,280
    Calificaciones:
    +4,551
    10 días más BelzerBelzer mencioname a mi o a otro GM para los pases por el momento
     
  8. Belzer

    Belzer Fan de las Mahou Shoujo y los ponys xD Supermoderador

    Registrado:
    17 Ene 2012
    Mensajes:
    3,272
    Temas:
    244
    Calificaciones:
    +767

    Cosette pensaba que sentiría algo de nervios o ansias al estar a punto de aparecer ante al menos, varias decenas de personas que observarían su combate desde las gradas, pero en realidad no estaba ni nerviosa ni preocupada. La idea de estar en un combate público en el Coliseo luego de más de un año de su última participación tampoco la emocionaba, al menos no al nivel que a Tsuki, el cual estaba frotándose las patitas ante la promesa de violencia y humillación. Solo pensaba en hacer todo lo posible por dar una buena batalla y contar con que no estuviera tan oxidada en sus estrategias.

    El sonido de la gente se hacía más fuerte conforme se acercaba a la arena, pensando que tipo de terreno encontraría, pues recordaba de sus dos batallas pasadas que el campo de batalla podría ser un tercer rival dispuesto a afectar por igual a los dos gladiadores. Un poco delante de ella, Cutemon caminaba con una mirada seria, ya que seguía resentido con la idea del combate. El único que no estaba presente era Mercuremon, quien tras un pequeño “recordatorio” a la rubia de que no la avergonzara con estrategias dignas “de un actor de reparto” y que, si el espectáculo se tornaba interesante, quizás la honraría con su presencia. Es lo menos que ella podía pedir. Cuando estuvo en el umbral que la conduciría a su lugar, Cosette dio un suspiro.

    Es la hora.

    El clima era agradable y había pocas nubes en el cielo. El sol no pegaba con fuerza por ello, pero aun si lo hubiera hecho, no habría generado tanto calor en el público como el que sentía en este momento. Personas de diversas edades, así como digimon cuyas etapas iban desde Perfect hasta Baby II, gritaban contagiados por la intensidad que la primera (Y última) batalla de Coliseo en meses les provocaba, y aunque no se había logrado contar con la presencia de la “Maga Ordinaria” (No porque no le hubiera interesado, sino porque tenía otros compromisos que le impedían estar presente para su desgracia.), su hermano pudo estar presente para actuar como referee. El comentarista actual había estado animando al público hasta que llegó el momento de comenzar con la fiesta.

    Y por fin llega el momento que todos habían estado esperando mientras los dos jovenes líderes de guild se presentan en la arena para dar a conocerse al mundo. Por un lado, tenemos a un joven que destila entusiasmo por cada fibra de su cuerpo. Siempre vivaz y siempre buscando un nuevo desafío. ¡El líder de la guild Wild Fire, Hermaaaaaaaaaaaan Wheleeeeeeeeeeeeeer!

    El de cabellera turquesa hizo acto de presencia con un salto y cayendo en una pose que haría que la mayoría de los superhéroes de comics se murieran de envidia, o eso pensaba él.

    ¡¡YAHOOOOOOOOOOO!! Eso soy yo. ¡Hoy será el día en que nos alzaremos con la victoria y el mundo conocerá el nombre WILD FIREEEEEE! ¡¡ARDEMOS CON LA PASIÓN DE LA VIDA!!

    Alguien tomó demasiado café esta mañana… —suspiró la berenjena mientras aguantaba el deseo de burlase abiertamente del explosivo chico.

    Y de este lado, se encuentra una joven de apariencia delicada y gentil, pero que eso no los engañe, ya que aunque solo tiene dos combates de experiencia en Digimon Battle, ambos los ganó indiscutiblemente. ¡La líder de la guild Fleur de Lis, Coseeeeeeeeeeette Bertheloooooooooooooooot!

    A diferencia de su rival, la francesa solo esbozó una pequeña sonrisa y saludó con la mano.

    Y con ambos Tamers listos para luchar, revelemos el campo de batalla en el que se librará su encuentro.

    La morfología de la arena comenzó a cambiar lentamente. Un par de pilares de 6 metros de alto surgieron en la parte central del Coliseo, en los cuales había cuatro agujeros de metro y medio de diámetro. En la orilla del terreno, otros cuatro agujeros se abrieron lentamente hasta alcanzar un diámetro de 2 metros cada uno.

    Este escenario es un bastante interesante. —comenzó a explicar el comentarista. —Los agujeros que se encuentran en los pilares y los muros de la arena estarán arrojando chorros de aire helado o caliente en intervalos de 3 minutos de actividad por 5 de descanso, pero los dos grupos de agujeros no dispararán lo mismo a la vez. Es decir que mientras los pilares arrojan aire congelante, los muros dispararán viento a temperaturas muy elevadas y se irán alternando sin seguir un patrón fijo, así que no vayan a confiarse.

    El Juttoushi del Metal apareció tras haber escuchado la explicación del comentarista, al parecer interesado en lo recién dicho.

    —“Puedo pensar en varias estrategias que podrían inclinar la balanza a tú favor. La duda es si podrás visualizar una cuarta parte de ellas, niña.

    Confieso que tal vez no logre calcular tantas, Mercure, pero espero que las que logre planear me sirvan de ventaja. — La francesa miró brevemente al Guerrero Legendario al rostro como buscando dejarle claro que había entendido el mensaje y que buscaría acercarse lo más posibles a sus expectativas.

    Y creo que ya tuvimos suficientes preámbulos, así que es momento que los participantes salgan a la arena y que sus Tamers alisten sus Digivice y todas sus herramientas.

    Ubicandose delante de la posición que tomaron sus respectivos Tamers, Tsukaimon y Muchomon se miraron sin parpadear.

    Te diría que no me culpes por lo que va a pasar. —anunció la berenjena. —Pero no saldré con cursilerías como esas, así que prepárate para morder el polvo, imitación de pajarraco.

    Habla todo lo que quieras, que entre más lo hagas, más seguro estaré de mi victoria. —fue la respuesta del Child pingüino.

    En las gradas, la joven de cabellera morada, cuyo nombre completo era Marie Dumat, observaba a los combatientes con una mirada expectante. A su derecha estaba su compañero digimon, un Impmon, y a su izquierda se encontraba un chico de como 16 años de cabellera castaña corta que vestía un pantalón marrón y camiseta tipo polo blanca con rayas verdes llamado Ryuji Komamura. Sentada en sus piernas, se encontraba una Floramon que actuaba como una niña emocionada por ver a sus fans en el escenario.

    Y aquí van… —murmuró la jovencita. —No se si Herman puede ser brillante o solo afortunado, pero definitivamente estaremos en boca de todos pase lo que pase.

    Por algo confiamos en él y en sus ideas. —fue lo que exclamó el nipón mientras acariciaba los pétalos en la cabeza de su acompañante. —A pesar de lo ruidoso que es, tiene su corazón en el lugar correcto y es lo que lo hace tan inspirador.

    Y tiene lo necesario para ganar. Supongo que viene con la actitud de héroe de comic que tiene. —La joven sonrió mientras observaba a la rival de Herman preguntándose si le daría a su líder la batalla que él esperaba.

    Participantes listos… yyyyyy… ¡COMIENCEN!

    Al grito del comentarista, Tsukaimon fue el primero en actuar, elevándose tan rápido como sus alitas lo permitían y cuando llego al punto que deseaba, disparó su Friendly Fire. Las flamas comenzaron a caer, con Muchomon esquivándolas lo mejor que su propia anatomía se lo permitía y respondiendo fuego con fuego usando su Ardent Flair. Tsuki tuvo que emplear la forma más rápida que tenía para esquivar ataques, la cual fue dejarse caer repentinamente, pero antes de detener su caída, se cubrió usando su Purple Fog para quedar tan desprotegido.

    Y la batalla inicia con un fogoso intercambio de ataques. Quien hubiera pensado que dos digimon cuyas formas son conocidas por su falta de agilidad sabrían cómo defenderse. Ahora Tsukaimon está protegido dentro de la relativa seguridad de su neblina púrpura, sin duda planeando su siguiente movimiento.

    Junto a la ojiazul, Cutemon observaba el combate con preocupación. Aunque no era para nada un luchador, el conejo sabía que era más ágil que el Virus morado y que esa era una desventaja grave.

    Esta es la primera vez que verás a Tsuki luchar. —Cosette no desvió su mirada del combate. —Te aseguro que él es capaz de dar una buena pelea. Sabe cómo aprovechar cada ventaja que se le da, además de crear las propias.

    El digimon rosado consideró lo que la rubia decía y aunque se mantenía preocupado, comenzaba a pensar que la berenjena tenía oportunidad de ganar.

    Además, le gusta jugar sucio. Hasta una de sus técnicas se basa en eso.

    Cutemon iba a preguntarle a la Medium a que se refería con eso, pero no hizo falta pues Tsuki se encargó de responder a su manera.

    ¿Por qué no subes acá arriba a buscarme, loro palmípedo? Oh, espera… No puedes. Esas cosas pegadas en tú cuerpo que quizás llamas alas no sirven ni para dar palmaditas en la espalda.

    Mientras la expresión del orejón era una mezcla de incredulidad y vergüenza ajena, la del pingüino digital era de enfado por los insultos, aunque sin quererlo comenzó a sentir la necesidad de sentarse en el suelo y ponerse a llorar.

    Vean eso, amigos. Tsukaimon utiliza ahora su técnica Bad Message para minar la moral de su enemigo y reducirlo al estado de un niño al que le robaron su paleta.

    No te rindas, Muchomon. ¡¡Demuéstrale la fuerza de tú interior que te llevará hasta las estrellas!! —Herman le hacía honor al nombre de su guild con sus palabras, las cuales ayudaron a que el ave digital lograra mantener la compostura y no caer ante la negatividad de Bad Message. Sin embargo, no pudo reaccionar cuando Tsuki salió de entre la neblina y se arrojó hacia él para taclearlo con su FuwaFuwa Attack. Estando desprevenido, Muchomon recibió el ataque de lleno en el abdomen, lo que lo hizo retroceder.

    Tú compañero es fuerte, Cosette. —exclamó el chico de actitud llameante mientras sonreía satisfecho. —Pero el lazo entre Muchomon y yo es más fuerte aún. ¡Eso lo verás ahora!

    Herman reveló un Lector de Cartas así como una carta que deslizó inmediatamente. La francesa siguió su ejemplo, segura de que la batalla estaba por comenzar de verdad.


    Aún sigo vivo xD Menciones a MasaruMasaru y a KiraKira, por si regresó en este tiempo xD
     
  9. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270
  10. Autor
    Kira

    Kira Speed Star

    Registrado:
    20 Abr 2006
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    398
    Calificaciones:
    +1,270

Compartir esta página

Cargando...