Misión C Al borde del despido || Juro&Issei ||Kumogakure.

Tema en 'Naruto World' iniciado por Dee., 31 Ago 2018.

  1. Autor
    Dee.

    Dee. You've forgotten about us.

    Registrado:
    8 Mar 2010
    Mensajes:
    1,164
    Temas:
    28
    Calificaciones:
    +393

    Si no caminas más rápido no podremos llegar a tiempo — le dijo el joven que fue asignado junto a Issei para la misión de ese día: un casi nuevo integrantes de las filas shinobi de la Nube, mismo que caminaba unos seis pasos delante que la kunoichi.
    Sí, sí, ya te he oído eso los últimos treinta minutos... ¿Cómo dices que te llamas? — Preguntó la mayor mientras dejaba escapar un bostezo de entre sus labios.
    ¡Juro, me llamo Juro Katsuki! Y es la enésima vez que lo repito en la última hora desde que nos encontramos. — respondió casi que gritando pues la albina cada vez se quedaba más atrás.
    Eso, Juro... ¿dices que era necesario llegar tan temprano? ¿No crees que esas personas pueden estar durmiendo ahora? — La pregunta de la fémina iba más por su indignación a estar despierta cuando ni siquiera salía el sol; a quien no debieron despertar temprano fue a ella.

    El castaño miró al cielo para que cualquiera de los dioses al que profesara le diera paciencia con la mujer que le había tocado compartir misión; claramente se notaba que no estaba enterada totalmente de lo que tendrían que hacer ni mucho menos los objetivos de la misma. Con entereza le respondió el por qué debían llegar justo a esa hora o próximos a ella, pues esa era la estipulada para que el rebaño recibiera sus alimentos, escuchando un ‘Ya sabía eso’ por la mujercita.

    Unos metros más adelante, el par de ninjas lograron apreciar el terreno donde residían los animales que debía custodiar la ‘persona irresponsables’ de cuidarlos y más allá la casa donde le encontrarían.

    ¡Por fin! Por poco y me quedo dormida si no aparecía rápido el lugar donde tendríamos que llegar — habló la mayor trotando hasta su compañero temporal, quien prácticamente ya empezaba a cansarse por la actitud de Iz —, ¿ves la casa? ¿Crees que deberíamos ir primero allá? — El de cabello castaño entrecerró sus ojos, pues al parecer no lograba distinguir muy bien el lugar indicado por la Raiton.
    No lo sé, solo si no lo vemos en el campo.

    En efecto, en todo el recorrido no vieron señales de seres humanos por lo que ahora estaban frente a la vivienda del responsable de su misión. Ninguno de los dos se decidía a tocar la puerta para ser atendidos, pues no escuchaban nada tras esta. Empero, cuando Juro tuvo la intención de, el bullicio dentro de la vivienda le detuvo; se escuchó un llamado de una persona a persona de manera desesperada, mientras la caída de algunos objetos se oían en otro lado de la casa, también el pitar de una de esas jarras que suenan cuando el agua ya estaba hirviendo indicó que el movimiento recién empezaba ahí. Los dos se miraron confundidos.

    ¿Tocas?
    ¿Por qué yo?
    Tú eres el hombre — dijo la mayor encogiéndose de hombros mientras se hacía a un lado, para evitar ser ella quien hablara primero.

    Katsuki estuvo por decirle algo pero al ver que ella se desentendía del asunto bostezando decidió hacer lo que ella le sugirió desde un inicio. Toco tres veces y no fue necesario volver hacerlo pues el madero fue abierto inmediatamente, dejando ver un hombre joven de aproximadamente treinta años, su rostro denotó dejadez al ver quien interrumpía lo que fuera que estuviera haciendo.

    Buen día señor, lamento interrumpir. Nos han enviado por asuntos de…
    ¡Oh! No estoy interesado en comprarles nada, lamento la molestia. — Dijo sin terminar de escuchar lo que el genin estaba por decirle y sin más cerró su puerta en la cara del chico.

    ¡José, mi té no está! — Gritó alguien al fondo de la vivienda.
    ¡Voy, voy!
    ¡José, mis cortinas no las corriste, niño me fastidia la luz que está entrando en mi cuarto! — Escucharon de un tercero.
    ¡Sí mamá, ya voy!

    La perfecta ceja de la albina se elevó cada vez más arriba con lo que escuchaba, ¿qué clase de personas creyó el treintañero al tratarlos de esa manera? ¿Acaso no les vio las bandanas que los identificaba como ninjas? Al parecer no. Rápidamente hizo a un lado al muchacho y tocó sin reparos, recibiendo nuevamente el recibimiento instantáneo.

    Por favor, no quiero nada de lo que estén vendiendo. No tengo tiempo de atenderles… — Y sin más tuvo la intención de volver a cerrar la puerta, empero fue la palma de Yuki quien detuvo esa acción. El hombre frunció lentamente sus cejas.
    Creo que de-be-ría atendernos — avisó mostrando la placa que permanecía en su prenda bajo su ombligo.

    AlessandriAlessandri Listo.​

     
    Última edición: 2 Sep 2018
  2. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,520
    Temas:
    236
    Calificaciones:
    +2,280
    Misión congelada. Cuando deseen retomarla deben avisar en el tema de Shizune Dee.Dee. AlessandriAlessandri
     
  3. Alessandri

    Alessandri There's no cure for being a cunt.

    Registrado:
    1 Jun 2018
    Mensajes:
    114
    Temas:
    15
    Calificaciones:
    +19
    Mientras Yuki mantuvo la puerta firme y abierta, el hombre quiso hacerle la pelea y forcejear. En el intertanto, un descarado Juro simplemente se agachó y pasó por la improvisada rendija que formaba la pelea entre el adulto y la muchacha, interesándole muy poco la protesta del treinteañero. El Katsuki podía ser considerado con la privacidad y esas cosas, pero estaba de misión y el sujeto frente a él no era el cliente, ergo, no le debía una pizca de respeto si entorpecía la investigación que llevaban a cabo.

    El interior de la casa olía a encierro y orina, factores que hicieron al chico entrecerrar los ojos mientras avanzaba, haciendo rechinar la madera bajo sus pies. El joven adulto se abalanzó contra Juro con el fin de agarrarlo y sacarlo a patadas, pero tal y como con la hermosa albina, el tiro le saldría por la culata. Calmo, el chico del rayo dio un paso al lado y evitó ser presa del civil, contrarrestando el movimiento con un veloz codazo en la boca del estómago del pobre.

    -¡Arrghh!- el hombre quedo de rodillas, sin aire mientras que la kunoichi se adentraba en la casa para asistir al recién caído, reprendiendo perezosamente a su compañero.

    -Oye, más cuidado por favor- mientras ayudaba al sujeto a volverse a parar, el pragmático castaño se detuvo y arqueó una ceja, extrañándole el ser reprendido.

    -Su bienestar no es parte de la misión, estamos acá para investigar y eso es todo- podía copiar y pegar frases de amabilidad dentro de su repertorio elocuente, pero el pragmático chico tenía un serio problema cuando se trataba de tener tacto, especialmente si el éxito de la misión estaba de por medio. Mientras inspeccionaba la casa, unos nuevos pasos se hicieron escuchar, precediendo la llegada de una señora de edad.

    -¿José? ¡Te dije que las cortinas...!- la madre del sujeto frenó en seco al ver la imagen, un dos ninja en la casa mientras que su hijito estaba curvado en dolor, sostenido por uno de los aludidos. La mujer estuvo a punto de alarmarse y gritar cuando de manera astuta, la usuaria de hielo se adelantó y habló.

    -¡Espere! Nosotros somos ninja de Kumogakure, estamos aquí de paso y... vimos a su hijo... ¿Caerse?- la vieja parpadeó un par de veces, sorprendida por la torpeza de su hijo, el cual estuvo a punto de protestar de no notar la mirada asesina de Issei, entonces siguió el juego.

    -Ehrrmmm sí... ellos venían por....-

    -En nombre del señor Taro Kaso de la hacienda Kaso, su hijo no está cumpliendo con el contrato estipulado- citó el castaño de la nube, cruzándose de brazos mientras miraba inquisitoriamente al treinteañero. La mujer abrió los ojos de golpe y para sorpresa del par, recriminó a su propio hijo.

    -¿Qué? ¿Es verdad José? ¡Cómo puedes estar faltando al trabajo! ¡Debería darte verguenza!- el hombre se rascó la parte posterior de la cabeza mirando a un lado sin responder, aguantando los retos de su madre. Pronto, otros viejos comenzaron a asomarse, todos luciendo tan malogrados como la señora. La perceptiva Kazuki pudo notar ello ¿Qué podía estar causando tal cosa? Sí, eran viejos, pero tal nivel de decrepitud era sin lugar a duda alarmante. Lanzando un suspiro y sacudiendo la cabeza, la mujer se inclinó y disculpó en nombre de su hijo -Lo siento mucho, dígale al patrón que mi hijo comenzará a ir de manera regular desde mañana- José se reincorporó de golpe y protestó.

    -¡Pero mamá, ustedes..!- la anciana frunció el ceño al joven adulto y lo interrumpió.

    -¡Pero nada! Tu nos dijiste que el patrón te había dado permiso- lo último acorraló al hombre, quien entre la espada y la pared finalmente decidió sincerarse.

    Liderando el camino hacia el patio, José llevó al par de ninjas hacia allá para poder hablar en privado. En resumidas cuentas, el sujeto le explicó al par su situación, sobre el insomnio que sufrían los ancianos en su casa y el cómo había fracasado en obtener una licencia por más que le rogó a Kaso. Lo último llam´la atención a la albina, quien meditó para sí.

    -Que raro... el gordo ese no nos dijo nada de que habías pedido una licencia, todos rumoraban que sólo estabas haciendo el flojo- José pisó firme y protestó.

    -¿Qué? ¡Yo le dije al viejo Taro que era por mis viejos! Ese maldito...- entre el misterioso insomnio y la omisión del caso de José por parte del patrón... había algo más complejo entre manos, pero algo era claro, debían descubrir el origen de lo que aquejaba a los octogenarios si deseaban cumplir la misión.


    Dee.Dee.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Bishamon

    Bishamon Can you feel the rhythm? Running, running! Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,520
    Temas:
    236
    Calificaciones:
    +2,280
    La misión está congelada AlessandriAlessandri porque Dee no puede hacer dos al mismo tiempo. Lo avisé antes de tu post.
     

Compartir esta página

Cargando...