Película 007: Con licencia para matar / Licencia para matar

Tema en 'Películas, Series y Doramas' iniciado por Soichiro, 3 Sep 2017.

  1. Autor
    Soichiro

    Soichiro Yukino's boyfriend

    Registrado:
    11 Dic 2005
    Mensajes:
    5,849
    Temas:
    1,271
    Calificaciones:
    +536
    [​IMG]

    Tras una importante redada de drogas, el agente de la CIA Felix Leiter se casa, pero cuando el señor de las drogas que él arrestó escapa, éste mata a su esposa y mutila a Leiter. Su amigo el agente británico James Bond buscará venganza. Cuando M ordena a 007 que deje el asunto y empiece una nueva misión, Bond deserta del Servicio Secreto de su Majestad y se embarca en una venganza personal por el mundo para matar al responsable.

    La primera película de la serie de James Bond no basada en una historia de Ian Fleming -lo fue en "Licence renewed" del continuador de su obra John Gardner- es también la más violenta. Hasta el punto de que en Estados Unidos fue calificada con la "R" equivalente a "sólo para adultos", algo bastante comprensible si pensamos en la crudeza de los asesinatos que pueblan la película: a un hombre le arrancan el corazón -eso sí, fuera de campo-, a otro le comen unos gusanos, otro revienta literalmente en una cámara de descomprensión, otro es despedazado por una máquina y el villano es quemado vivo por Bond.

    Cabe pensar que a finales de los años ochenta el cine y la televisión habían familiarizado al espectador con escenas cruentas y los productores no quisieron que Bond se quedara atrás. De cualquier forma, se trata de una violencia completamente innecesaria puesto que no aporta nada al desarrollo del filme.

    Bond, en esta ocasión, se empeña en una cruzada personal para vengar la mutilación de su amigo y la muerte de la esposa de éste y vemos la dimensión real del personaje en manos de Timothy Dalton: una máquina de matar que puede horrorizar a sus propios aliados.

    Por lo demás, la película tiene un claro regusto a la serie "Corrupción en Miami" ("Miami vice", 1984), tanto por su localización, como por su fotografía y sus villanos. El argumento no es demasiado original -un narcotraficante que quiere hacer un pacto con los orientales para controlar la droga a escala mundial- y la cinta pierde todo su impacto y su interés cuando Bond llega a Isthmus. A partir de ese momento, todo es forzado y previsible.

    Es la película de la serie con menos humor -reducido a algún detalle aislado de Q- y cuenta con algunos personajes dignos de recordar, como el caradura predicador compuesto por Pedro Armendáriz, Jr. o la chica Bond de turno, una Carey Lowell que asume perfectamente el rol de mujer de los ochenta.

    EEUU-Gran Bretaña, 1989. Título original: Licence to kill. Director: John Glen. Guionistas: Michael G. Wilson, Richard Maibaum. Productores: Albert R. Broccoli, Michael G. Wilson. Música: Michael Kamen, Monty Norman. Intérpretes: Timothy Dalton, Carey Lowell, Robert Davi, Talisa Soto, Anthony Zerbe, Frank McRae, David Hedison, Wayne Newton, Benicio Del Toro, Anthony Starke. 133 minutos.
     

Compartir esta página

Cargando...