Foros Dz
Miembros Nuevos Mensajes Fotos y Álbumes Videos Archivo Foros Dz Panel de control Registrarse
 
Avatar de Kwondhe
Registrado: 02 abr, 07 Posts: 3,780 Edad: 26 Hombre Mexico Enviar un mensaje privado a Kwondhe
"I know love when I see it."
 
@Hakai-ryoku Creo recordar que tenías un avatar de Lucario (sí, además de Darkdan xD). Si es así, me acuerdo un poco. ¡¡Gracias por estar de vuelta, acuérdeme o no!! Sí, pues estos capítulos son un poco más cortos que el promedio, pero creo que se compensa si publico más rápidamente, además de que la historia necesitaba un poquito de calma para la transición que viene.

@oli Precisamente, los puntos que preguntas comienzan a ser tratados en esta parte del fic, además de que salen cosas nuevas y las aguas aparentemente tranquilas comienzan a agitarse. Espero ver más de tus post ;D

@Keil Sí, probablemente lo serían, sólo que con mucha más suerte. ¿Trabajaste por ahí? Qué horror xD Y sí, hombre, ya corregí ese fallo garrafal, ¡¡gracias por avisar!! Gracias por aguantar tus ganas de spoileo.



Y bueno, el capítulo que sigue:

 
CAPÍTULO TREINTAIOCHO: “Poniendo al tanto.”

La enfermera Joy que se hacía cargo del Centro Pokémon en Pueblo Verdanturf había tenido un día muy pesado. Durante la mañana se suscitó una trifulca gracias a que una pandilla de Poochyena habían atacado a un grupo de coordinadores que practicaban para el Concurso Pokémon que se celebraría en algunos días, y como era de esperarse ella sería la encargada de atenderlos para dejarlos listos para continuar con su preparación. Alrededor del mediodía empezaron los desafíos entre entrenadores, y como siempre sería ella quien se las arreglaría para restaurar incluso a los ganadores de dichas batallas. Además, por si fuera poco, se había organizado en la plaza del pueblo una serie de algo llamado “Multiconcursos”, claro, muy improvisados por los mismos organizadores; al parecer ésta nueva modalidad de competencia se empezaba a poner muy de moda en Hoenn. Igualmente, Joy fue la que tuvo que sanar a aquellos Pokémon que no habían salido muy bien parados.
Su día fue difícil, por eso, más o menos a las diez de la noche, sentada en la recepción del Centro, se hallaba dormida recargada en sus brazos cruzados sobre el mostrador.
Ahí fue cuando las puertas automáticas se abrieron nuevamente, aunque ella no se percató. Apareció un par de entrenadores y un par de Pokémon. Los dos chicos tenían un semblante desganado y triste, el de haber pasado por demasiadas cosas para un solo día, además del largo recorrido que claramente habían hecho. Un Absol y un Marshtomp eran los Pokémon que los acompañaban, y parecía que el viaje había sido tan agotador que el primero cayó rendido y el otro lo ayudó llevándolo a cuestas. Sin embargo, apenas entraban al Centro, Marshtomp se dejó caer con los brazos extendidos hacia el frente, completamente exhausto.
Brendan se exaltó al ver a su Pokémon en tal estado. De inmediato se agachó junto a él y lo devolvió a su Pokébola.
— Lamento mucho haberte hecho pasar todo eso, ahora mereces un buen descanso —le dijo mientras lo hacía.
Wally lo ayudó con el Pokémon salvaje (el cual, por demás, pesaba bastante). Con mucho esfuerzo lograron cargarlo hasta la recepción donde se encontraba la enfermera dormida.
— Vaya, parece que llegamos en muy mal momento — observó Wally.
— Eso parece, pero no hay alternativa, tenemos que despertarla…
— A nadie le gusta que lo despierten — alegó el primero —, ¿por qué no la dejamos dormir? Nosotros mismos podemos buscar una habitación donde quedarnos…
— Qué hay de Absol, ¿eh? — preguntó el azabache, que por un momento se quitó el gorro y revolvió los cabellos — Los demás Pokémon se encuentran en un estado igual o peor que él, necesitamos que los restaure de inmediato.
Por fortuna no tuvieron que perturbar su sueño, no al menos deliberadamente, ya que sus palabras fueron suficientes para traerla de vuelta. Abrió lentamente los ojos y sin que ninguno de los dos se diera cuenta se enderezó y miró cómo discutían, aunque con los párpados entrecerrados.
— ¿Podrían hacer un poco de silencio?
Ambos chicos giraron con lentitud para percatarse que había sido ella quien recién habló.
— Ahhh… enfermera Joy — titubeó Brendan —, sentimos molestarte a esta hora, pero nuestros Pokémon necesitan ayuda urgente.
— ¿De verdad? — preguntó ella, levantándose un poco más — Bueno, no es razón para preocuparse, después de todo es mi trabajo. Díganme, ¿cuántos son?
Los entrenadores cambiaron miradas.
— Ahh… todos — respondió Wally.
— ¿Todos? Debieron tener muchas batallas, lo cual es muy irresponsable. Bien, atenderemos primero a los que hayan salido más heridos.
— A decir verdad, enfermera, todos nuestros Pokémon llegaron al desmallo en batalla, excepto Marshtomp, que más bien se agotó con el viaje — explicó Brendan.
Wally contó con los dedos.
— Cuatro míos, tres tuyos y un Pokémon salvaje hacen un gran total de ocho…
— ¡¡Ocho Pokémon!! — exclamó ella, exaltada, ya completamente despierta — ¡¡¿Qué fue lo que hicieron?!! ¡Vaya, qué irresponsabilidad! Chansey, podrían traer una camilla para éste de aquí.
Un par de los Pokémon llegaron del corredor empujando una camilla plegable, entre las dos lo subieron y se lo llevaron por donde habían venido. Los muchachos, por su cuenta, dejaron las siete esferas en el mostrador, separando las que eran de cada uno.
— Bien, yo me ocuparé de ellos hasta mañana — les dijo ella, ellos tenían las miradas bajas como perritos regañados —, por ahora vayan a tomar una buena ducha y a dormir, laven sus ropas antes de acostarse para que en la mañana ya estén completamente secas. Al despertar ya les diré unas cuantas cosas.
Extendió una tarjeta con el número de la habitación que ocuparían.
— Buenas noches — les dijo, tomando las Pokébolas y yendo detrás de los Chansey.
— Bu—buenas noches — contestaron ellos, al unísono.

Terminaban de subir las escaleras para llegar a la segunda planta del edificio. Sentían los pies entumecidos y los hombros desguanzados, era tanto su cansancio que hubiesen preferido llegar y tirarse en la cama sin lavarse los dientes siquiera, aunque con el regaño anterior no quisieron desobedecer a Joy.
— Qué pesada enfermera — se atrevió Wally, con un puchero —, si supiera por todo lo que hemos pasado entendería a la perfección nuestra posición.
— Pero tampoco te vas a poner a explicarle nuestra historia, ¿o sí?
En esos momentos llegaron a su habitación y accedieron a ella deslizando la tarjeta en la cerradura electrónica situada a un lado de la perilla. Al entrar se encontraron con otra de esas bonitas habitaciones que reservaban a los entrenadores, pero juzgando su aspecto era para tres personas, ya que además de una litera había una cama individual. Los dos contemplaron en silencio.
— Las que son para dos personas se debieron agotar… o la enfermera cometió un error — tartamudeó Wally.
Brendan no lo hizo caso, camino directamente a la litera y dejó sus cosas en la de abajo.
— Me bañaré primero — murmuró, y luego ya no dijo nada más.
Wally bajó la mirada. Caminó a la cama individual donde pasó la noche.

Amaneció en Verdanturf, el sol se asomó lentamente sobre las copas de los árboles del bosque detrás del cual debía estar Mauville, iluminando el cielo azul despejado que la mañana ofrecía. La brisa fresca sopló desde el norte y las voces de los Pokémon salvajes comenzaron a inundar el ambiente, dándole vida al día que acababa de comenzar.
Wally despertó lentamente. Cuando se dio cuenta Brendan ya lo esperaba completamente despierto, como la noche anterior.
— Buenos días — le dijo, desde la otra cama.
El peli verde se talló los ojos y tardó un poco en contestar.
— Buenos días — repitió.
— Mhhh… sé que no es un muy buen tema para comenzar el día, pero he querido hablar sobre algunas cosas contigo.
Wally frunció el entrecejo. Presentía que era algo serio, como el otro lo había dicho, no era la manera en la que alguien quisiera empezar el día.
— ¿Sucede… algo?
Brendan lanzó un suspiro
— Aunque lo tratemos de evitar no lo podemos esconder o ignorar del todo, además me gustaría que lo conversásemos bien antes de que lo comencemos a tratar como un tabú. Lo pensé en aquel momento en el que te dije que tanto Cross como Yedh son Entrenadores no Oficiales… tú no estabas al tanto y no me pareció del todo justo…
— Está bien, después de todo nadie imaginaba que… pues que pasara lo que pasó — lo interrumpió el otro, disminuyendo la velocidad de sus palabras en la última frase y retomándola a partir de aquí —. Si todo siguiera como antes de eso no tendría sentido que me lo contases.
Brendan hizo una ligera pausa.
— Pero las cosas han cambiado. Somos un equipo ahora, Wally, solos tú y yo, por lo tanto quiero que las cosas queden suficientemente claras y que sepas tanto del tema como yo sé… pero no sé por dónde empezar…
— Bueno, sí tanto insistes tampoco me voy a oponer — contestó su amigo —, pero podrías comenzar desde que lo conociste.
La mente de Brendan se remontó enseguida a esos momentos. Se sentía incómodo al hablar de ello, pero sentía una extraña necesidad por compartir su información con el otro chico. Comenzó a relatar.
— Fue el día en que comencé mi viaje. Al principio no quería ser entrenador, vivía con la nariz sumida entre las páginas de los libros de mi padre. Rechacé la propuesta el año en que cumplí diez y volví a rechazar el año siguiente… pero éste ya no pude declinar, mi familia y mis amigos contaban conmigo… Pero si desde el principio no lo hubiese dudado ahora no lo conocería, tal vez ni siquiera a ti… Finalmente abandoné Raízchica con mi primer Pokémon, mi Mudkip. Cuando estaba a punto de llegar a Oldale me sucedió algo extraordinario, me topé con un Poochyena Shiny y por supuesto que traté de capturarlo…
— ¡¡¿Qué?!! — exclamó Wally, levantándose de un salto — ¡¡¿De verdad?!!
— Pero no contaba con el alto nivel que tenía. El resultado fue un Mudkip herido y un recién evolucionado Mightyena.
Wally pasó un trago de saliva con tan sólo suponer estar en una situación similar.
— Huí de él internándome un poco en el bosque, pero choqué con él…
— Creo que lo mencionaste en alguna ocasión, que tenía la mala costumbre de conocer gente chocando contra ella… ¡qué bueno que no lo conocí de ese modo!
— No lo noté de inmediato, o creo que no lo hice debido a la preocupación que tenía por llevar a Mudkip al Centro Pokémon, pero en esos momentos estaba detrás de Mew. Al final Cross me ayudó a sanarlo y juntos fuimos a Oldale… hizo a un lado la misión que cumplía… fui una de sus distracciones.
Se hizo un hueco en la charla.
— Después de eso no habría mucho que decir que fuese relevante, comenzamos el viaje en calidad de maestro y alumno. Cuando llegamos a Petalburg nos separamos por unos momentos a causa de que estaba un poco disgustado con él. Pero me di cuenta de que iría a retar al líder del gimansio…
— ¡¡¿Retó a Norman?!! — volvió a gritar Wally, levantándose una vez más — ¡¡¿Al poderoso líder de Petalburg?!! ¡¡¿Al considerado uno de los más fuertes entrenadores de todo Hoenn?!!
— Así es… y pudo derrotarlo con sólo un Pokémon.
Wally quedó boquiabierto, completamente atónito.
— Desde ahí me di cuenta de que Cross no era un entrenador común…
— Pues claro que no, es un imposible hacer lo que él hizo, ¡derrotar a Norman usando sólo un Pokémon!
— No me refiero a eso. Supongo que hay entrenadores fuertes con esas capacidades, aunque sea difícil encontrarlos. Cuando Norman ofreció la medalla a Cross éste se negó en aceptarla… y entonces me enteré de que era un Entrenador No Oficial, aunque para entonces no sabía a qué se referían.
— Ah, vaya…
— Lugo de eso fuimos a Rustboro donde tuve mi primer encuentro con los Renegados… además de Cross…
— ¿En verdad? ¿Qué fue lo que les sucedió?
— En realidad sólo fue a mí — aclaró Brendan —. Es algo que ni siquiera Cross supo. Caminando aquella noche di con el laboratorio de la Profesora Edding y frustré el intento de secuestro que tenían planeado.
Wally torció la cabeza.
— Vaya, parece que no terminaré de sorprenderme. No sé si lo mencioné antes, pero había escuchado algo al respecto. Lo que nunca me imaginé es que eras tú quien salvó a la Profesora en aquella ocasión.
— Pues una vez lo dijiste, pero de todas maneras me lo callé. Esa noche, cuando regresé al Centro Pokémon me dejó una nota ya que se había dormido sin esperarme. Ahí decía que al otro día viajaríamos a Dewford…
— Y así fue y luego nos conocimos, ¿no?
— Pues prácticamente así fue, pero hubo otro detalle que me llamó la atención. Ir a Dewford significaba volver atrás sobre nuestros pasos. ¿Qué sentido tenía regresar por el bosque de Rustboro para tomar el bote hacia Dewford? Pensé en eso mucho tiempo y cuando le pregunté directamente a él no me supo dar una respuesta. Incluso dijo que pelear contra Roxanne sería peligroso porque era una entrenadora muy fuerte.
— ¡Vaya pretexto! Después de vencer a Norman con un solo Pokémon Roxanne no hubiese sido una gran rival. Es cierto que es muy fuerte y tiene su reputación, pero no lo es tanto como la de Norman.
— Eso mismo pensé yo — respondió Brendan —. Pero sólo ahora, luego de mucho tiempo puedo hacerme una clara idea de cuál era el objetivo. Aunque no tengo pruebas contundentes estoy seguro que Cross recibió órdenes de ir directamente a la Cueva de Dewford en busca de la Piedra de Luz.
Wally sintió un prolongado escalofrío.
— Pero como decía Yedh, Cross siempre se distrajo de sus objetivos y le dio más importancia a encontrar a ese Aron Shiny del que hablabas.
Hicieron otra pausa.
— Ahora que lo mencionas… Yedh decía cosas como esa, siempre era apresurada y trataba de acelerar las cosas… pero si su objetivo en verdad era llevarse a Cross con ella… ¿cuál era el motivo de alargar tanto las cosas?
Brendan lo recordó. Cross mismo había mencionado que Yedh no era como normalmente se comportaba.
— Tal vez… trataba de ayudarlo, ¿recuerdas? Antes del secuestro de la Profesora Edding ella le dijo que quería volver a confiar en él…
— Que demostrara que sí terminaba sus trabajos…
— El Torneo de Multiconcursos debió ser la gota que derramó el vaso, no le dejó más opciones que cumplir con su cometido.
Llegó la que sería la última pausa de la plática.
— Todavía hay otra cosa que quiero que sepas.
Wally dio un respingo, parecía que todavía cavilaba en la última posibilidad que se habían planteado.
— El chico de ayer… fue la segunda vez que lo vi.
— Eso escuché — murmuró Wally ¬—, fue uno de los que ayudó al secuestro de la profesora, pero quisiera escucharlo mejor.
— Así es, ese día nos encontramos con él. Parece que era el líder de Amanda, Arthur y Rodney.
— Y… ¡¡¡¿se enfrentó con Cross?!!! ¡¡Seguro le dio una paliza!!
Brendan negó con la cabeza mientras decía con gravedad.
— Se desmoronó frente a él. A partir de entonces Cross entró en ese periodo de depresión del que le costó tanto salir.
Wally tragó saliva otra vez. Brendan continuó:
— Supuse que ese tipo sería un oponente fuerte, pero nunca imaginé qué tanto… es alguien de cuidado. Además, cuando Arthur y Amanda desertaron de los Renegados escuché a Rodney decir algo, mencionó a un tal Volthmak y también dijo que Cross y Yedh pronto abandonarían la misión.
— Ah… lo recuerdo.
Brendan asintió lentamente.
— Luego de capturar a Mew habló por un Pokénav… y se identificó con ese nombre, “Volthmak”.
Su amigo se exaltó… ¡¡era verdad!!
— Claro — murmuró, recordando —, ese tipo era de quien Rodney había hablado.
— No lo tomé muy en serio desde el principio, pero queda claro que Volthmak es uno de nuestros enemigos más grandes y poderosos…
— ¿“Uno de”? Supones que sería de los más fuertes.
— Así es… además de que considero a otros dos oponentes de cuidado.
— ¿Qui—quiénes?
Brendan se puso de pie, poniéndole fin a su charla con las últimas palabras:
— Cross y Yedh…

Ya, con todas las cartas sobre la mesa se dispusieron a bajar para comer algo. A medias escaleras Brendan dirigió una mirada hacia abajo y sintió un largo escalofrío.
Tomó a Wally de los hombros y lo llevó hasta el piso, agachándolo.
— ¿Qué te sucede? — preguntó, asustado.
— ¡¡Mira, hay alguien allá abajo!! ¡Ese sujeto!
El chico de Petalburg buscó rápidamente. Entonces lo vio, en el recibidor, hablando con la enfermera Joy. Un anciano bonachón y risueño. Era el señor Mill.
*~----------------------------~*

Me gusta Darkdan le(s) gusta este mensaje
Kwondhe esta offline  
15/07/2012, 23:25
 
Avatar de Ruisu
Registrado: 02 nov, 10 Posts: 569  Hombre  Venezuela Enviar un mensaje privado a Ruisu
I know love when I see it
 
@Kwondhe Ewe no se como puedes decir tal calamia ¿Yo con un avatar de lucario? Pfffttt para ese tiempo tenia una foto de los 3 primeros protas de Yugioh, Aunque no importa tanto

Ahora al capitulo : Este capitulo siempre me gusto en este cap reconocen a Cross Y a Yedh como "Posibles Enemigos" ademas ya nos vamos acercando a los capitulos tan esperados por mi
Ruisu esta offline  
16/07/2012, 00:19
 
Avatar de Darkdan
Registrado: 25 mar, 08 Posts: 157  Hombre  Honduras Enviar un mensaje privado a Darkdan
yo viajare de aqui alla buscando hasta el fin...
 
orale me volvi a perder en el laaaaaargo camino de la vida!! jejeje bien kawond como te dije hace ya mucho tiempo y lo e repetido un par de ocaciones mas no creo que esas conclusiones que tuvieron Brendan y Wally sea correctas es pura evidencia circunstancial yo no aceptare que Cross y Yedh sean malos hasta que ellos mismos lo confirmen , dejando eso de lado pobre enfermera Joy deberia tomarse unas vacaciones , tanto trabajo no es bueno. en fin me despido sayonara


si te gustan los pokemon y los fics ,Visita pokefics

deben quedar bien limpios...

fics que recomiendo:
pokemon:


Inuyasha:
Darkdan esta offline  
19/07/2012, 17:32
 
Avatar de Kwondhe
Registrado: 02 abr, 07 Posts: 3,780 Edad: 26 Hombre Mexico Enviar un mensaje privado a Kwondhe
"I know love when I see it."
 
@Hakai-ryoku Mis disculpas, te confundí entonces xDU Pero había alguien más lo sostengo, a ver si algún día regresa por acá.

@Darkdan Sí, pues, te perdiste dos capítulos, casi tres porque daba la casualidad de que hoy actualizaba. Bueno, más detalles para tu sufrir en los capítulos que siguen xD


 
CAPÍTULO TREINTAINUEVE: “Gracias, Mil(l).”

Ahí estaba, a unos cuantos metros de ellos. Era el anciano risueño que habían conocido en Mauville y que de alguna manera tenía vínculos con Cross.
— Espera un momento — pidió Wally —, aún no tengo bien claro por qué razón nos esconderíamos del señor Mill, si es buena onda aunque esté viejito.
— ¡¿Acaso no es obvio?! — respondió Brendan, alarmado — Conocía a Cross desde hace mucho tiempo, lo que significa que ese sujeto también debe tener alguna relación con los Renegados.
Wally pensó en la posibilidad un momento.
— Eso es un poco descabellado…
A la mente de Brendan llegaron recuerdos de aquél encuentro hacía tiempo…
— Él… habló de un retiro… y de estar dando órdenes… e incluso de una misión a la que había mandado a Cross…
Ambos chicos fueron víctimas de un escalofrío.
— Cre-creo que tienes razón — concedió Wally, tartamudeando —, será mejor alejarnos de ese sujeto hasta que estemos completamente seguros de que no tiene nada que ver con…
— ¡¡Ah, chicos!! — les gritó la enfermera Joy, desde el mostrados, agitando un brazo sobre la cabeza — Sus Pokémon ya están listos.
De inmediato, el señor Mill giró y vio a los muchachos tratando de esconderse. No tuvieron más remedio, se levantaron y caminaron con la enfermera.
— ¿Qué hacían en el suelo? — les preguntó, extrañada, mientras les extendía un par de charolas con las Pokébolas.
— Ahhh… se me cayó una moneda y no la veía, así que entre los dos la buscamos…
— No se preocupe — apoyó Wally —, ya la encontramos.
El señor Mill los miró desde arriba, frunciendo el ceño.
— ¡Ah, mira Brendan! — exclamó Wally, fingiendo — ¡Pero si es el señor Mill!
Brendan entendió y de inmediato le siguió la corriente.
— ¡Ah, es cierto! — exclamó — Ya decía yo que esas bermudas y esa camisa hawaiana se me hacían conocidas…
— ¡¡¡Ah, ya recordé!!! — gritó el señor, riéndose — ¡¡Vaya, qué memoria de porquería que tengo!! ¡Son los chicos que viajan con Cross! Emhhh… Brendan y Wally, si bien recuerdo… que no lo hago, así que lo más probable es que…
— No se equivoca — le dijo Brendan, interrumpiéndolo —, esos son nuestros nombres.
— Ah, me alegro, me alegro. Por cierto, ¿dónde está Cross, eh? — preguntó el sujeto, con su enorme sonrisa — ¡Tengo muchas ganas de verlo!
Cambió de expresión rápidamente, a una misteriosa, y se acercó a ellos cubriéndose la boca con el dorso de la mano, para decirles un secreto. Ambos quedaron paralizados.
— ¿Saben? — susurró — Alguien le busca.
— ¿A—alguien? — tartamudeó Wally.
— ¡Pero bueno, vengan, Cross nos puede buscar si es que fue al baño, les invito algo en la cafetería! — exclamó el viejo, echándole a cada uno un brazo al hombro y arrastrándolos consigo.
Los chicos intercambiaron miradas mientras eran arrastrados contra su voluntad.

Frente a ellos habían servido una buena cantidad de postres y comida, como hot cakes, huevos fritos con tocino, pan blanco en trozos, sopa fría, vasos con leche, jugo de naranja, waffles, crepas, guisados y tortillas. Brendan y Wally tenían los ojos llenos de brillos, hacía mucho tiempo que no tenían la oportunidad de comer así.
Justo en esos momentos llegaba el señor Mill, con los brazos llenos de aderezos, mermeladas, miel y cajeta.
— Bien, creo que con esto tendremos… para el inicio, si a alguien le queda hambre no se abstengan, pidan lo que quieran, que ésta vez corre por mi cuenta.
— ¡¡Gracias!! — gritaron los dos, levantando cucharas y cuchillos — ¡¡Al atasque!!
El señor Mill los miraba comer mientras reía.
— Me pregunto — murmuró, escudriñando en sus alrededores —, ¿a qué horas se le ocurrirá llegar?
Ambos chicos dejaron de comer, tenían los tenedores y cucharas a máxima capacidad a mitad del camino hacia sus bocas. Lo bajaron lentamente mientras una expresión de tristeza reemplazaba la de alegría.
— A decir verdad… señor Mill… ahora mismo Cross ya no está con nosotros — murmuró Wally.
— ¿Entonces…? — murmuró el anciano, bajando la cara.
— ¡¡Pero tratamos de decírselo desde el principio!! — juró Brendan — ¡No nos ha dado tiempo y antes nos invitó esta comida y teníamos hambre y luego…!
— Ya veo — dijo el viejo, rascándose la nuca —. Al parecer quien andaba tras de él finalmente logró encontrarlo.
— ¿Eh?
— ¡¡Lo lamento!! — se disculpó, poniendo sus palmas delante de ellos — ¡¡Yedh tiene métodos muy efectivos y aunque traté de negarme ella terminó sacándome lo que sabía!! ¡¡Tienen que creerme!!
Brendan se rascó la nuca con el mango de la cuchara.
— Pues… ella misma nos dijo que usted había sido quien la había puesto al tanto del posible paradero de Cross…
— ¿Se enfado? — preguntó Mill, acercándose a él muchísimo.
— No, para nada — contestó Brendan, apartando la mirada y tratando de construir una pared con las manos.
El señor Mill regresó a su asiento.
— Ahora veo. Al principio pensé que Yedh debía ayudar un poco a Cross… no sé si lo habían notado, pero tiende a distraerse con facilidad y olvida sus deberes para hacer otras cosas, ¡vaya niño! En fin, Yedh debía ser el apoyo ideal para ayudarlo… un momento, estoy hablando de más.
Los miró con gravedad.
— Tienen que olvidar lo que acabo de decir, o estarán en serios problemas — siseó.
Los muchachos sólo atinaron a asentir.
— Y, ¿les dijo cuándo regresaba?
— ¿Re—gresar? — preguntó Wally, confuso.
— Así es, regresar, él no es de los que abandona con facilidad. Seguro que convence a Yedh de algún modo u otro.
— Bueno, sinceramente no creo que vuelva — murmuró Brendan —, cuando se despidió de nosotros parecía definitivo.
El señor Mill se cruzó de brazos y se recargó en la silla.
— Mhh… bueno, después de todo ya me jubilé, así que no tengo control sobre sus acciones… esperen un momento, acabo de hablar de más.
— Sí, sí, lo olvidaremos — se adelantó Wally.
— Bien, bien, eso me agrada.

La puerta se abrió. La mujer subió la mirada y descubrió un par de figuras que eclipsaban el marco de luz de la puerta.
— Pensé que vendrías ayer — murmuró —. No es que te estuviera esperando, pero ansiaba de veras ver esa evolución de la que tanto presumías.
Reek tenía las manos metidas en las bolsas de su bata.
— Es una verdadera penas que no haya podido ser así — contestó, tras un suspiro —. Me descubrió, Maestra, sólo alardeaba, nunca tuvimos a Mew entonces… ¡Ah! Disculpe la falta de cortesía, me gustaría que conozca a una persona. Por favor, entra.
Una nueva persona entró a la habitación y se plantó lentamente frente a los ojos de la profesora Edding. Era un muchacho, no muy alto, de claro cabello castaño y ojos verdes.
— Él es Volthmak, el encargado de la captura de Mew — presentó Reek —, éste muchacho fue capaz de hacerse de él en menos de 24 horas.
La profesora frunció el ceño.
— ¿Y esperas que me lo crea?
— La principal razón por la que se detuvo el proceso de evolución no fue la ausencia de un Mew, sino de las condiciones desfavorables en las que el Pokémon se encontraba.
— Un factor fuera de la estimación — calificó Volt —. Mew está en recuperación.
La profesora continuó en silencio.
— Se le puede leer en los ojos, Maestra, su insistencia en no creernos. No la culpo, tal vez no sea insistencia, sino autoconvencimiento. Por eso hemos venido a verla, para que salga por primera vez de ésta habitación y comience a tomar el lugar que le corresponde en nuestra organización.
Edding levantó la mirada.
— Vayamos a ver a Mew, Maestra…

Salieron del centro Pokémon, los dos chicos acompañados por el señor Mill.
— Tiene algo de tiempo desde que lo vimos en Mauville — comentó Brendan —, ¿cómo es que sigue por aquí?
— Bueno, tenía planes de tomar un ferry a Sotopolis, pero me distraje varios días en Mauville. Al final opté por venir a Verdanturf y llevo varios días aquí también, justamente hoy era el día en que partiría. Entonces… creo que es hora de nuestra despedida.
El par de muchachos no supieron que decir. La verdad es que no se imaginaban de qué modo pudieron pensar que aquél señor tan amable y parlanchín pudiera ser miembro de los Renegados. Sin embargo, la duda aún estaba ahí.
— Pero antes de que eso suceda tengo que decirles algo muy importante — el viejo interrumpió sus pensamientos —. Tal vez ya no esté en posición de decirles lo siguiente… bueno, me quedó la ligera impresión de que evitan hablar de Cross a toda costa, como si les hubiese hecho algo realmente malo.
— Bu-bueno, eso no precisamente…
— Lo sospechaba — prosiguió Mill, tomando a Brendan de los hombros y frenando sus titubeos —. Cross sólo hace lo que tiene que hacer. Con Yedh cerca de él dudo mucho que se desvíe de sus asuntos, pero de lo que deben estar completamente seguros es que regresará con ustedes… y terminarán lo que estaban haciendo juntos. Hay todavía muchísimas cosas que podría decirles, pero tal vez ustedes mismos se den cuenta de ello. Mientras tanto, esfuércense en volverse más y más fuertes.
De pronto, la puerta del centro Pokémon se abrió y de ahí salió corriendo la enfermera Joy. Se veía alterada y agitada.
— ¡Chicos! — llamó, refiriéndose a Wally y a Brendan — ¡Su Absol, se ha vuelto loco!
— ¡¡¿Nuestro Absol?!! — repitió Wally, asustado — ¡¡¿No te dijimos que era salvaje?!!
— Tal vez debimos explicarle más a detalle — murmuró Brendan.
— ¿Un Absol salvaje? — preguntó el señor Mill — ¿Cómo es que trajeron con ustedes un Pokémon al cual no capturaron antes?
— Estaba herido, no lo íbamos a dejar en ese estado — contestó Brendan.
— A decir verdad, todo fue idea suya — interrumpió Wally.
— ¿Por qué no lo capturaron entonces? — preguntó el viejo.
— Nosotros no tuvimos una batalla justa con él, no íbamos a aprovecharnos de una situación así — alegó Brendan —. Lo más importante ahora es calmarlo.
— ¡De prisa, Chansey trata de mantenerlo a raya, pero no creo que soporten mucho tiempo! — avisó Joy.
— Bien — suspiró el señor Mill —, creo que tendré que hacerme cargo…
— Claro que no — lo detuvo Brendan —, la culpa fue mía, déjeme a mí intentar solucionarlo.
Enseguida echó a correr al Centro Pokémon. Las puertas automáticas se abrieron para permitirle la entrada. Tras un titubeo Wally lo siguió. Aunque la enfermera no les dijo con certeza en qué parte del edifico se encontraba el Absol no fue muy difícil intuirlo, sólo tuvieron que seguir el ruido del desastre que causaba.

Era un tubo enorme que se conectaba de una máquina en el suelo y subía hasta el techo. Estaba lleno de un líquido azul, y del fondo, periódicamente, subían burbujas. Mew permanecía dormido, conectado a una serie de cables que debían monitorear su estado y signos vitales.
Magdalena Edding lo veía pero no podía creerlo.
— El legendario Mew… el Pokémon más misterioso de todos… — murmuró, mientras apoyaba sus manos contra el cristal —. ¿Cómo fue posible…?
— Sabíamos de la posición de éste Mew desde hace tiempo. Cierto chico parecía tener un vínculo desconocido con el Pokémon y por dicha razón éste siempre lo seguía y jugaba con él.
— Aún así — negó la profesora —, un hecho así no tiene precedentes…
— Otra vez nos subestimó, Maestra. Volthmak, ¿podrías explicarnos el método que usaste para hallarlo?
— Mi Espeon es capaz de sentir las ondas cerebrales de humanos y Pokémon. Puede ubicar su posición a cierta distancia sólo con su poder mental. Un plan sin posibilidad de fallo.
— Bien, Maestra, no puede pensar a éstas alturas que tratamos de engañarla. El fin único y verdadero de nuestra organización es quitar el velo de la verdad de una vez por todas. Permítanos tenerla entre nosotros y ser parte del grupo que lo descubrió.
La puerta de la habitación donde se encontraban se abrió nuevamente. Se asomó Rondney.
— Maestro Volthmak, Cielo solicita una entrevista urgente con usted.
— Está bien — concedió Reek —, fuiste de gran ayuda, puedes ir.
Volt asintió y se retiró. Dejó los asuntos de los profesores ser tratados en calma y sin terceros.
El chico de los apacibles ojos verdes se encaminó por el pasillo, seguido de su subordinado.
— Te dijo el motivo de nuestra reunión — preguntó.
— No realmente… pero dijo que urgía hablarle.
Volt no quiso indagar más, después de todo en sólo algunos minutos se enteraría de boca del propio Líder de Cielo. Quizá tenía otra encomienda que sólo él podría cumplir…
Se introdujo con calma al interior de la habitación en la que sólo había un sillón y un monitor. A diferencia de otras veces, dicha pantalla ya estaba encendida.
— Bien, ¿qué quieres? — preguntó el muchacho, sin siquiera sentarse. Tenía esa misma posición tranquila, despreocupada, con las manos en las bolsas del pantalón.
El líder del cielo guardó silencio.
— Reek aún no lo sabe… acabo de recibir una llamada urgente de Abismo, piden tu destitución y aprisionamiento inmediato.
Por primera vez Volt pareció adoptar una verdadera expresión de sorpresa.
— Es un juicio algo adelantado, pero Abismo suele tener tolerancia cero con los errores de alto grado.
— ¿Error? — repitió Volt, como si esa palabra jamás la hubiese escuchado — ¿Acaso he cometido un error?
— Uno muy grande, me temo. Uno tal que se te podría mantener como prisionero por tiempo indefinido.
Volt guardó silencio unos momentos, estimando su situación y haciendo cálculos de los eventos futuros.
— ¿Qué se supone que tengo que hacer, Padre?
El líder del Cielo sonrió.
— Sólo en éstas circunstancias te dignas en llamarme Padre, qué triste. No te preocupes aún, sólo se te encomendará otra misión. De ninguna manera podrás corregir tu error, pero calmará un poco las ansias de Abismo.
— No tengo problema en hacer cualquier cosa — contestó Volt —, pero mi inquietud ahora es saber con exactitud lo que hice mal.
— Bien… transmitiré ahora mismo…

— ¡¡Ahora, Marshtomp, Protección!! — gritó Brendan.
Marshtomp se protegió rápidamente y el Doble Filo del tipo Oscuro quedó neutralizado completamente. Ambos retrocedieron luego de la colisión. El chico de Raízchica pasó un trago de saliva… que Absol supiera ataques como el Doble Filo significaba que era mucho más fuerte de lo que podía imaginar.
— ¡Marshtomp, utiliza el Disparo de Lodo! — ordenó rápidamente.
Pero no importaba lo rápido que reaccionara el entrenador, la diferencia de velocidades era evidente, por lo que Absol atacó con cuchillada antes de que Marshtomp pudiera ejecutar su ataque. Las garras negras del Pokémon hirieron al tipo Agua del chico, pero lo tuvo suficientemente cerca para atacarlo con el Disparo de Lodo y provocar un daño mayor. Absol salió despedido gracias a un chorro potente que lo elevó con rapidez y lo hizo estrellarse contra el techo. Cayó bruscamente pero se recuperó con rapidez, pero además, tenía los ojos algo cubiertos del lodo con el que lo acababan de atacar.
— ¡Bien! — exclamó Wally — ¡El Disparo de Lodo reduce la precisión del adversario de vez en cuando!
— ¡Marshtomp, intenta otro Disparo de Lodo!
El Pokémon obedeció y lanzó otro ataque del mismo tipo, pero Absol tuvo tiempo de evitarlo.
— ¡Pistola de Agua!
Cuando Absol se frenó vio cómo un chorro de agua a presión iba directamente contra él. No hizo nada por evitarlo, clavó sus garras en el suelo y trató de resistirlo. El impacto lo hizo retroceder algunos metros, preparó sus garras y se lanzó contra Marshtomp con una nueva cuchillada.
El entrenador analizó con rapidez. A pesar de que había ejecutado más ataques en contra de Absol, la diferencia de niveles le daban una gran ventaja y Marshtomp no podría resistir un solo ataque más. Usar a Nuzleaf o a Aron en contra de él sería poco práctico, así que aquello debía de terminarlo su tipo Agua.
— ¡Aprovecha tu ventaja de evasión! — gritó Brendan — ¡Trata de evitarlo!
Giró con lentitud su cuerpo y la garra apenas rozó su piel. Reaccionó de inmediato y propinó un potente golpe en el estómago del tipo Oscuro. Éste fue lanzado en contra de un escritorio, haciéndolo añicos instantáneamente.
— ¡¡¿Qué rayos fue eso?!!
— ¡Rompe Barreras! — contestó Wally — ¡Debió aprenderlo tras ver al Swampert de Cross usarlo tantas veces!
Brendan asintió con emoción.
— ¡¡Marshtomp, finalízalo con otro Rompe Barreras!!
El tipo Agua arremetió nuevamente contra el Absol cuando éste recién se recuperaba. Pero fue lo suficientemente rápido para ver el ataque y evitarlo. En el aire, tras el ataque y la evasión del otro, cruzaron miradas rápidamente. Absol levantó una garra y preparó su siguiente golpe, al mismo tiempo que Marshtomp preparaba un nuevo Rompe Barreras. Tras el choque de ambos ataques, los Pokémon salieron disparados en direcciones contrarias, cayendo ambos completamente derrotados.
— ¡¡Ahora, Brendan!!
El chico desistió de sus ganas de ir a ver qué tal se encontraba su compañero, para tomar una Pokébola vacía de su Portabolas de la cintura. La arrojó y ésta chocó contra el Oscuro, partiéndose a la mitad al tiempo que lo tragaba en forma de una luz roja. La Pokébola se agitó una vez… dos veces… antes de que se agitara una tercera vez un pie la detuvo.
— Un trabajo excelso — dijo el señor Mill, sonriendo, recogiendo la Pokébola —, eres un gran entrenador.
Brendan se quedó paralizado un instante.
— ¡¡Ah, no te preocupes, no pienso robártelo!! — exclamó el viejo, riendo, mientras se acercaba y le extendía la Pokébola con su nueva adquisición — ¡Te lo has ganado a pulso!
— Ah… gracias — respondió Brendan, temblando.
La enfermera Joy entró en esos momentos.
— ¡¡¡¿Pero qué ha pasado aquí?!!!
Su grito se escuchó por todo el pueblo.

Había atardecido ya. Tuvieron que esperar a que Marshtomp y Absol se encontraran de nuevo recuperados, así que no hubo más opción que pasar el día entero en el pueblo. Sin embargo, el propio señor Mill los acompañó e incluso les invitó todo lo que pudieron comer. Pero, al final, tuvieron que despedirse nuevamente y otra vez frente al centro Pokémon.
— Ambos son chicos muy hábiles — les dijo, sonriendo —, no dudo en que progresarán mucho y se volverán más fuertes en poco tiempo.
— Gracias — dijeron ambos al mismo tiempo.
— Déjenme obsequiarles algo de último momento — pidió, extendiéndoles un paquete grande envuelto en un pañuelo azul —. Es un pack completo para entrenadores Pokémon, contiene mucha medicina básica, Pokébolas de todos tipos y una que otra chuchería que podría serles de ayuda.
— ¡Oh, vaya, qué generoso de su parte! — calificó Wally, desenvolviendo el paquete y examinándolo de cerca.
— Si no fuera mucho pedir, Brendan, me gustaría conservar tu número de Pokénav, para mantenernos en contacto.
Brendan guardó silencio. Era verdad que seguí sospechando de aquél sujeto, pero tenía gestos tan buenos con ellos que negarse sería realmente difícil.
— Cla-claro, por supuesto.
Una vez intercambiados los números, vino el momento de la separación.
— Creo que permaneceré aquí una noche más — les dijo —, mientras tanto, tengan un buen viaje y entrenen duro.
— Gracias, así lo haremos.
Los chicos reiniciaron su viaje, hacia el este, con la premura de llegar con rapidez a Fortree.

El señor Mill regresó a su cuarto de Hotel, estiró los músculos un rato y sacó una bebida del refrigerador. Se sentó con comodidad en un sillón frente a un televisor y lo encendió, con la esperanza de encontrar una buena programación. Se encontró con el noticiero nocturno.
—… el vídeo que le ha dado vuelta el mundo. Mucha gente aún duda de su veracidad, pero los expertos sostienen que es una grabación veraz. Veámoslo una vez más.
En tres puntos importantes de Hoenn se veía el mismo video. Lo miraba Volt a través del monitor por el que hablaba con su padre, lo veía el señor Mill en un Hotel de Verdanturf, y lo veía un sujeto enorme con un casco en forma de cabeza de Donphan junto a Esther, la líder del Abismo.
En él se veía una toma movida y difícil de enfocar, pasado un momento, entre las palabras casi inaudibles que se decían, se vieron de espaldas un par de chicos. Frente a ellos otro chico rodeado de cinco de las evoluciones de Eevee.
— ¡¡Espera!! — era la voz de Brendan.
— Misión completa, Mew por fin está en manos de los Renegados…
El locutor continuó hablando.
— Como ya habíamos mencionado, la información acerca de éste nuevo grupo criminal autodenominado como “los Renegados” es de completo dominio policial. En otro asunto, la fama golpea con saña a los autores del video captado a través de una cámara digital, Mina y Ben…

Mill se acercó a la pantalla, con los ojos casi desorbitados y llenos de lágrimas, acarició la superficie donde estaba el rostro de aquél chico de ojos verdes.
— Volthmak — murmuró.

El líder del Cielo habló por fin.
— Tal vez esos chicos causen más problemas… tienes que capturarlos de una vez por todas.

La líder del Abismo dictó la misión.
— Atrapa a esos mocosos, el fallo no es tolerable…
*~----------------------------~*

Me gusta Darkdan le(s) gusta este mensaje


Última edición por Kwondhe; 23/07/2012 a las 16:40
Kwondhe esta offline  
19/07/2012, 17:57
 
Avatar de Darkdan
Registrado: 25 mar, 08 Posts: 157  Hombre  Honduras Enviar un mensaje privado a Darkdan
yo viajare de aqui alla buscando hasta el fin...
 
Rayos Kawond de verdad que actualizaste rapido esta vez ..o sera que yo me he vuelto algo lento? como sea ahora viene el des... bueno digo que le toca a volt enmendar su no-error claro, pero...mejor me callo los espoilers son malos, me deespido sayonara


si te gustan los pokemon y los fics ,Visita pokefics

deben quedar bien limpios...

fics que recomiendo:
pokemon:


Inuyasha:
Darkdan esta offline  
20/07/2012, 06:14
Keil  
 
Avatar de Keil
Registrado: 03 dic, 05 Posts: 150   Enviar un mensaje privado a Keil
Pokematrix... again!
 
Vaya al fin se da una revelación más: la existencia del grupo de los renegados, y viendolo asi, si que es un enorme error, ya que tienen idea de quienes son los malos en ese momentos (ahora me pregunto: ¿y los equipos malvados que la region tenia originalmente donde fueron? no se porque no se me ocurrio antes xD)

Ahora vienen momentos altamente "espoileables" pero me quedare esperando a que publiques. Y nuevamente, encontré un error Kwondhe (bueno fueron dos pero no encontre el primero de nuevo :P) aqui esta:

 Escrito por Kwondhe
Giró con lentitud su cuerpo y la garra apenas rozó su piel. Reaccionó de inmediato y propinó un potente golpe en el estómago del tipo Oscuro. Éste fue lanzado en contra de un escritorio, haciéndolo añicos instantáneamente.
— ¡¡¿Qué rayos fue eso?!! — preguntó el peli blanco.
— ¡Rompe Barreras! — contestó Wally — ¡Debió aprenderlo tras ver al Swampert de Cross usarlo tantas veces!
Brendan asintió con emoción.
pobre Brendan, me pregunto que dirá al ver que tiene el pelo de un color y al capitulo siguiente de otro ejeje. Al menos si corriges los erroes de tus capis, asi se le da ese sentido que actualmente tiene =D

Sin más que decir, me despido, esperando con paciencia el proximo capitulo.

Nos estamos leyendo!!!
Keil esta offline  
22/07/2012, 21:01
 
Avatar de Kwondhe
Registrado: 02 abr, 07 Posts: 3,780 Edad: 26 Hombre Mexico Enviar un mensaje privado a Kwondhe
"I know love when I see it."
 
@Darkdan Creo que yo estoy actualizando con más regularidad xD

@Keil ¿Revelación su existencia? En el capítulo 6 Brendan se entera de su existencia y en el capítulo 9 Benson también menciona el grupo cuando Brendan y Cross escuchaban. No sé a qué te refieras con eso del error, a lo mejor entendí mal xDU (A los grupos de Hoenn sí los menciono, de hecho es en éste capítulo xDD). Y sí, pues, se me volvió a escapar, pero ya lo corregí y prometo que nunca, nunca vuelve a pasar.


 
CAPÍTULO CUARENTA: “¡Buscados!”

Tenía unos visores que protegían sus ojos del atroz viento que le azotaba en todo el cuerpo, además de un traje de paracaidismo que de igual manera servía para amortiguar el viento. Los cabellos castaños se agitaban con furia en su cabeza, pero el muchacho permanecía con ese apacible rostro. Abajo vislumbraba las nubes y el relieve pálido de forma irregular que tenía la tierra. En la mano derecha apretaba una Pokébola y con la izquierda se aferraba del marco gigantesco del hangar en el que se guardaban los helicópteros.
Una persona caminó lentamente detrás de él. Tenía un Pokénav en su poder.
— Parece que estás a punto de marcharte — dijo, tenía los brazos cruzados y una sonrisa en el rostro.
Volt miró sobre el hombro, al ver de quién se trataba no le dio mucha importancia.
— Hacía tiempo que no nos veíamos — murmuró —, supuse que mi suerte no duraría mucho.
— ¡Oye, oye! — contestó el otro, torciendo la cabeza — No hagas que pierda el concepto de buen chico que tengo de ti.
— ¿Qué quieres, Nathan? — preguntó Volt, ya sin mirarlo.
— Sólo despedirme y charlar un rato. Últimamente no hay misiones para mí, a pesar del trabajo excelente que hice con la profesora Edding...
— Esa historia me la sé de memoria gracias a ti.
— Vamos, no tienes que ser tan rudo — observó Nathan —. Veo que ahora te toca ir detrás de un par de gusanos, una encomienda tristemente baja para el prospecto número uno de la organización.
— Una misión es una misión, rechistar sobre su causa y fin no tiene sentido.
— Será pan comido, me imagino…
— Muy difícil — corrigió Volt.
Nathan frunció el entrecejo.
— Espera, recién capturaste al legendario Mew, un Pokémon único y extremadamente raro de ver, qué decir sobre su cautiverio… ¡¿e insinúas que dar con un par de niños tontos será más difícil?! ¿Acaso no subestimas la capacidad de ese Espeon raro que tienes?
Volt cerró los ojos y guardó silencio un momento. Luego dio media vuelta al momento que los volvía a abrir.
— Éste Espeon tiene la capacidad única de sentir las ondas cerebrales de los seres vivos en un radio de diez kilómetros de distancia…
Era verdad. En la ocasión en la que Mina y Ben se ocultaban en los arbustos fue capaz de sentir su presencia, antes de la captura de Mew.
— Mew tiene unas ondas cerebrales muy especiales debido al gran poder mental que tiene, por lo que éstas exceden el límite de detección. Dar con un Mew no supone tanta dificultad como encontrar dos ondas humanas en particular entre un mar de millones de ellas. Esos chicos avanzan rápido, no será sólo cuestión de empezar donde los encontré, tenían dirección a Verdanturf así que ahí será mi primer objetivo.
— Ahhh… ya veo.
— Pero Espeon no olvida una onda cerebral una vez que la analiza, eso significa que la próxima vez que los vea no estarán en posibilidad de escapar de mí.
— Pobres chicos, tendrán que cuidarse la espalda…
Volt dispuso a irse, pero nuevamente fue interrumpido.
— Lo que me hace pensar… ¿por qué Renegados se está interesando tanto en la captura de un par de gusanos?
El ojiverde giró de nuevo.
— Acaso… ¿tendrá que ver con esto?
Nathan levantó el Pokénav que tenía entre manos y al abrirlo comenzó la reproducción de un video en el que aparecía el chico que tenía enfrente.
— Muy curioso, ¿no te parece? — preguntó Nathan, sarcásticamente — Se ha vuelto mundialmente famoso, lo bajé de internet directamente a mi Pokénav. Supuse que una metida de pata de ésta índole significaría una total aprehensión contra cualquiera de los miembros de la organización… cualquiera menos el preciado hijo del líder del Cielo, quién todos creían perfecto, imagino que después de un error así…
Nathan redujo el ritmo de sus palabras poco a poco, hasta quedarse completamente callado. Volt removió los visores y los colocó sobre su frente, apenas a unos centímetros de sus ojos. Veía a Nathan fijamente… tenía unos ojos perfectos, color verdemar cristalino brillante… perturbadoramente hermosos…
— ¿Aprehenderme? — repitió, ante el enorme asombro de Nathan parecía divertido y tenía una sonrisa ligera dibujada en los labios… o una mueca que podría traducirse en una.
— ¿Aprehenderme a mí? — volvió a preguntar, ladeando ligeramente su cabeza sobre el hombro — ¿Un error? Así es, un error que podría costarme la destitución de los Renegados. ¿Qué crees que es lo que me molesta de éste asunto? No las consecuencias, sino el error en sí, el hecho de haberme equivocado es lo único que ocupa mi mente en estos momentos.
No entendía por qué, Nathan pasó un trago de saliva mientras dio un paso hacia atrás… ¿cómo un chico podía intimidar a tal nivel?
— ¿Sabes cuál es mi rol en todo esto? — continuó Volt, ignorando el estado mental que atravesaba el otro sujeto — Cualquiera que sea no es de mi interés… lo único que busco es un verdadero reto…
Regresó los visores a su lugar y luego dio un paso hacia atrás, peligrosamente cerca del borde.
— Si alguien en el mundo quiere detener mi objetivo terminaré con él — murmuró, pero no lo hizo tan bajo como para que Nathan no lo escuchara —. Si Renegados quiere aprehenderme… me gustaría mucho ver que lo intentaran…
Detrás de él, misteriosamente, las nubes sobre su cabeza se arremolinaron formando un tornado, y una serie de truenos comenzó a bajar hacia la tierra. Volt se dejó caer hacia atrás, y se fundió con el cielo y las nubes mientras descendía.

Nathan cayó sobre sus rodillas y las manos extendidas. Temblaba. Secó con el dorso de la mano el raudal de sudor que había transpirado y de inmediato sacudió la cabeza.
Abrió el Pokénav una vez más y marcó cierto número.
— Su objetivo está confirmado — dijo, una vez que le respondieron —, Volthmak ya se puso en camino.
No dijo una palabra más, marcó la tecla para colgar y procedió a reproducir el video una vez más.

Ya por la tarde, ese mismo día, recién arribaban a Mauville luego de haber acampado una noche en el camino que iba de la mencionada ciudad al pueblo Verdanturf.
— No hay escalas — repitió Brendan —, Mauville es sólo una ciudad que nos obligamos a atravesar para llegar a Fortree.
— Entiendo — asintió Wally —, aunque me gustaría mucho ir a comer algo por ahí…
— No se puede, lo siento — le dijo Brendan, poniéndole la mano encima del hombro —, desde que ya sabes quienes abandonaron la misión he tenido que asumir el papel del “Yedh” del dúo.
— ¿Qué tal si nos topamos con algún entrenador? — preguntó el otro — ¿Dejamos pasar la reta?
— No, porque una batalla contaría como entrenamiento y necesitamos entrenar lo más posible antes de que lleguemos a Fortree.
Wally pensó un poco mientras seguía caminando.
— Tienes razón, yo sobre todo soy el que necesita más fuerza ya que tú recientemente ganaste un excelente Pokémon en tu equipo.
— Te equivocas, ambos necesitamos mucho entrenamiento — negó Brendan —. No quiero hacerme a la idea que mi equipo se ha fortalecido con un Pokémon de nivel más alto incluso que el que tiene Marshtomp, porque aunque sea verdad su adición significa una terrible desventaja para mí.
— ¿Desventaja? — repitió Wally, desconcertado — Absol ahora es tu Pokémon más fuerte y si Marshtomp de por sí lo era…
— ¿Qué pasaría si me topo con algún rival que use Pokémon Luchador, o ataques de este tipo? Tanto Absol, como Aron y Nuzleaf son débiles contra éstos y Marshtomp no significa una fuerza para contrarrestarlos.
Wally pensó en ello.
— Ya veo, estás en lo cierto, creo que ahora necesitarás algún Pokémon Psíquico o Volador.
El chico de Raízchica negó por tercera ocasión.
— Ponernos a capturar Pokémon como locos empeorará nuestra situación antes de que mejore. Necesitamos concentrar todo el tiempo posible en los que tenemos y fortalecerlos lo más posible. Por ti podría decir que Kirlia es un buen oponente, pero solamente con ella no podrás ir muy lejos.
— Lo entiendo — Wally chasqueó los dedos —, la dejaré descansar y me ocuparé de los demás.
— Eso tampoco es buena idea, fortalecer al Pokémon más fuerte también es importante, ya que normalmente será la clave para tus victorias, es sólo que hay que reforzar su respaldo.
El otro chico torció la cabeza.
— Estos días de entrenamiento serán largos y pesados.
Justamente en aquellas horas y por la zona en la que caminaban, se podía ver un gran tráfico de personas que iban y venían. La urbanización se sentía como un cambio brusco, recién habían dejado el camino rodeado de pasto y Pokémon salvajes y ahora caminaban sobre el pavimento caliente rodeados de cientos de personas…
— Creo que… por algún motivo extraño las personas nos observan como si fuésemos animales de zoológico — comentó Wally, poniéndose nervioso ante aquella gente mirándolo, murmurando y señalándolo con el dedo.
— Supongo debe ser tu imaginación — contestó Brendan, con una gota de sudor.
Luego de que caminaron un poco más, las personas comenzaron a rodearlos mientras que sus cuchicheos subían de volumen gradualmente hasta convertirse en gritos.
— ¡¡Mírenlos, son ellos!!
— ¡¡Los chicos del video!!
— ¡¡Yo quiero su autógrafo!!
— ¡¡¿En verdad vieron un Mew?!!
Pronto se armó una revuelta en torno a ellos. Pero el sonido de una sirena de la policía calmó todo al instante.
— ¡Bien, ¿qué pasa aquí?! — preguntó la Oficial Jenny, bajando de su motocicleta — ¡No se permiten alborotos de éste tipo ni vendedores ambulantes, por favor todo mundo dispérsese!
Se pudo escuchar un “Ahhhhh” colectivo y los curiosos comenzaron a alejarse. Ahí, en el centro de lo que había sido una masa de personas quedó un par de chicos aplastados y con los ojos en espiral. La oficial se acercó a ellos y los examinó con atención.
— ¡¡Rábanos!! — exclamó — ¡Son los mismos chicos del video!
Brendan se levantó sobándose la nuca.
— ¿Video? — repitió, confundido — Nosotros nunca salimos en un video.
— Tal vez nos confunden con Rockstars…
— No traten de evadirlo — interrumpió ella —, son buscados por la policía en todo Hoenn, así que tendrán que acompañarme a la estación.
Los dos intercambiaron miradas.
— ¿Se supone que hicimos algo malo?
La oficial los miró, frunciendo el seño. Esas caras de niño tonto le decían que tal vez no estaban mintiendo y no sabían de lo que les hablaba.
— Bien, como ya les dije tendrán que acompañarme a la estación, pero no en calidad de detenidos, es sólo que necesitamos hablar con ustedes muy seriamente.

Mientras tanto, por el lado norte de Mauville, llegaban un par de personas. Eran un muchacho y una chica, los dos más o menos de la misma edad.
— Deben estar por aquí — dijo el primero.
— Hay que buscarlos rápido — comentó ella —, si Volthmak los encuentra lo veremos todo perdido.
El chico asintió.
— Salvemos a Brendan y a Wally…

Un muchacho caminaba entre la multitud de entrenadores que se había reunido en el parque. Se podía decir que la mayoría de ellos eran coordinadores y que trabajaban en sus ataques. El chico, además de sus ropas usuales, usaba una chamarra con gorro para cubrirse el rostro, debido a que ahora mismo era conocido debido al video que se había popularizado en cuestión de días, no quería llamar mucho la atención. Un Espeon caminaba a su lado, se le veía concentrado.
— ¿Algo familiar? — le preguntó el muchacho.
El Espeon negó con la cabeza. Volt pensó unos momentos.
— No tenemos la certeza de que ellos no estén aquí, pero hemos revisado el pueblo entero… movámonos ya, directo a Mauville…

Al mismo tiempo, a unos quinientos metros desde la entrada este de Mauville, descendió un helicóptero de carga color gris, llevando una enorme caja metálica, que cuando tocó la tierra, se abrió y de ahí descendieron como torpedos un grupo de motociclistas. Todos ellos tenían pesados cascos sobre sus hombros, que representaban la forma de Donphan. Era el mismo grupo de motociclistas que hace no mucho destrozó un poblado por ocio…

Un rato después… las cosas estaban a punto de comenzar…

Los chicos miraban el video en la televisión. Se podía escuchar la voz de Brendan que gritaba “¡Espera!” luego que Volt dijera algunas cosas entre las cuales destacaba “Mew” y “Renegados”.
Ambos estaban boquiabiertos.
— Seguramente fueron esos naturistas de pacotilla — murmuró Brendan.
La oficial Jenny apagó la televisión con el control remoto. Ambos se giraron hacia ella.
— Como sabrán toda la información de grupos criminales como Los Renegados siempre se trata de mantener como de dominio únicamente policial, pero por lo visto ustedes dos saben cosas que quizá nosotros no.
Brendan pensó rápidamente en una forma fácil de zafarse de aquello.
— ¡¡Vaya, veo que los pudieron engañar!! — exclamó, de pronto, asustando a Wally — ¡Esa Mina y ese Ben fueron muy lejos esta vez! ¡¿Qué podíamos hacer si nos pagaron?!
La oficial frunció el ceño.
— ¡Así es! — captó Wally, de inmediato — ¡Ese video fue falso, sólo para levantar su popularidad un poco! La verdad es que no esperamos que fuera tan lejos…
— No traten de engañarme — contestó ella —, ese video fue revisado por expertos desde su misma cámara fuente y está confirmado que todo es completamente verdadero.
Los chicos cayeron en silencio instantáneamente.
— No tienen que decírmelo todo a mí, dentro de poco llegará el comandante y tomará todo lo que nos tengan que informar, luego de eso se podrán ir y se levantará la búsqueda que se hacía de ustedes.
— Bien, ¿cuándo llegará éste supuesto comandante? — inquirió Brendan… en verdad comenzaba a sonar como Yedh.
— En unas cuatro horas.
— ¡¡¡Cuatro horas no es dentro de poco!!! — exclamó Wally.
— ¡No puede hacernos esto! — lo apoyó el otro chico — ¡Si tarda tanto nos veremos forzados a pasar la noche aquí!
Con mucha calma, la oficial Jenny tomó uno de los conos de papel del dispensario y se sirvió agua.
— ¿Acaso tienen mucha prisa? — preguntó, al terminar.
— ¡¡Por eso mismo lo decimos!! — contestaron los dos.
— Pues lo lamento mucho, pero van a tener que esperar.
Los dos colgaron los hombros.
— Será una espera larga y aburrida — dijo Wally, resignado.

Un Híper Rayo fue partiendo el pavimento acercándose a la estación de Policía. Una de las paredes explotó y un escritorio salió volando. Los chicos se arrojaron a piso cubriéndose la cabeza de los escombros. Dos más de éstos ataques impactaron el mismo edifico desde puntos distintos.
— ¡¡¿Qué demonios es eso?!! — gritó Jenny, levantando la cabeza.
— ¡¡Nos atacan por todos lados!! — se escuchó el grito de otro policía, en la lejanía.
Brendan cayó en cuenta de inmediato.
— ¡Si hacen eso dañaran la estructura! — exclamó, poniéndose en pie de inmediato — ¡¡Todo se vendrá abajo, tenemos que salir!!
Jenny asintió.
— ¡La salida más próxima es la del frente! — indicó, empujándolos — ¡¡Corran y no se detengan!!
— ¡Espera! — gritó Wally — ¡¿No vendrás con nosotros?!
— ¡Estaré afuera en un momento! — contestó ella — ¡Iré a ver si hay heridos! ¡No se preocupen por mí, sólo ocúpense de salir de aquí lo más rápido que puedan!
Un nuevo Híper Rayo impactó en alguna otra parte. Esa fue su señal para separarse. Mientras corría, Brendan se preguntaba quién rayos podría estar causando eso.

Por fin salieron. Frente a ellos, agrupados sobre sus motocicletas, un grupo de hombres altos y musculosos. Todos ellos con cascos de Donphan en la cabeza. Además, como escoltas, un grupo de Pokémon como Rhydon y Exploud les hacían guardia.
— La gente de por aquí no suele ser muy discreta — dijo el líder, el que estaba justamente en medio del círculo que formaban —, no tardaron un minuto en revelar su ubicación…
— ¿Quiénes son ustedes? — preguntó Brendan.
— No hacen falta presentaciones — rió el tipo, quitándose el casco, era un sujeto de cabello negro alborotado —, sólo necesitan saber que la Líder del Abismo ha requerido su presencia.
— ¿Líder… del Abismo?
El sujeto bajó la cabeza un poco.
— No tiene importancia, todo lo sabrán en su momento… atrápenlos, no me importa si salen heridos, el fallo no es tolerable…
Los Pokémon a su alrededor se prepararon y se lanzaron contra ellos. Sin tiempo de reaccionar apropiadamente el par de chicos sólo se cubrió del ataque con los brazos. Apenas sintieron un ligero toque en el hombro.

Cuando abrieron los ojos ya no estaban en aquél sitio. A unas calles de distancia se levantaba una humareda y se podía escuchar el sonido de los motores de docenas de motocicletas que rugían con furia.
Dieron media vuelta…
— ¡¡¡Ustedes!!!

Magdalena Edding sostenía entre sus manos la piedra de Luz. Reek, por su parte, tenía a Mew entre manos. Estaban dentro de una habitación especial que suprimía el poder Psíquico de éste.
— ¿Está preparada, Maestra?
La mujer asintió. Reek sonrió una vez más.
— Estamos a punto de revelar la verdad…
*~----------------------------~*

Me gusta Darkdan le(s) gusta este mensaje
Kwondhe esta offline  
23/07/2012, 16:41
Keil  
 
Avatar de Keil
Registrado: 03 dic, 05 Posts: 150   Enviar un mensaje privado a Keil
Pokematrix... again!
 
Que hsy Kwondhe! Como dijo @Darkdan ahora si estas actualizando rapidamente. Antes de comentar este capitulo debo aclarar las cosas que dices:

1. Al error que me refería fue al cometido por Volt (que me hace recordar que cuando publicaste eso hace tiempo, una pelicula protagonizada por un perro estaba en cartelera en los cines mexicanos... aun recuerdo la comparación que hacian con el perro y tu éste personaje xD)
2. si, tanto Brendan como Cross (y la policia de Hoenn) ya sabían de los Renegados. Ahi me referí al conocimiento del publico en general
3. A los malos en turno me referí a los equipos Aqua y Magma (que hasta donde recuerdo no salieron, y tampoco fueron mencionados)
Ahora si pasemos al capitulo:

ahora aparecieron dos personajes que son espoileables jeje, aunque como tengo idea de como ya se desarrolló esta historia creo saber quienes son en estos capitulos ya no me acuerdo bien jeje. Siempre pensé en Brendan como el sucesor obligado de Yedh, eso de no reirse de los chistes de Cross lo hacia ya el candidadto perfecto :P (también el porque no estaba como primero en mi lista de los personajes preferidos, pero eso cambiara luego)
Y sigo creyendo que Reek es uno de los malos más geniales, ya que sabe encontrar el talon de Aquiles de la gente para lograr sus objetivos. Y por último, creo que esto nadie lo mencionó en las versiones anteriores y hasta ahora nadie le ha hecho caso o algo asi, asi que lo pregunto yo: ¿y las medallas de Brendan? se olvido por completo por ellas (en el juego eres un super personaje, ya que además de obtener medallas, eliminas a dos organizaciones malvadas y detienes la catastrofe de los pokes legendarios, y todo eso sin despeinarse xD) Sin más que decir me despido:

Nos estamos leyendo!!!
Keil esta offline  
25/07/2012, 01:21
 
Avatar de Primaster
Registrado: 22 nov, 08 Posts: 191 Edad: 18 Hombre  Argentina Enviar un mensaje privado a Primaster
Fan de los RPG en general :3
 
¡Aaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh, mis ojos! ¡Me duelen de tanto leer!
Recuerdame nunca volver a leer 20 capítulos de corrido Kwon, en serio.
Lo digo por que releí desde que Nuzleaf escapó hasta la actualidad, estoy al día de nuevo y puedes contar con mi comentario otra vez. (Revivo solo por tu Fic )
Ahora hablando del capítulo, se muy bien quienes son esos dos y también recuerdo la reacción de la gente cuando se entero
Nos vemos


Última edición por Primaster; 27/07/2012 a las 04:05
Primaster esta offline  
27/07/2012, 01:33
 
Avatar de Darkdan
Registrado: 25 mar, 08 Posts: 157  Hombre  Honduras Enviar un mensaje privado a Darkdan
yo viajare de aqui alla buscando hasta el fin...
 
Hola pues kwond aca es en donde se pone mas interesante la saga ¿no? oh como recuerdo aquella vez en que crei que esos dos eran.... bueno mejor me callo o vuevo a espolear, asi que hasta aqui sayonara


si te gustan los pokemon y los fics ,Visita pokefics

deben quedar bien limpios...

fics que recomiendo:
pokemon:


Inuyasha:
Darkdan esta offline  
28/07/2012, 01:15
 
Avatar de Kwondhe
Registrado: 02 abr, 07 Posts: 3,780 Edad: 26 Hombre Mexico Enviar un mensaje privado a Kwondhe
"I know love when I see it."
 
Ya me había tardado, ¿no? Venga con el capítulo 41, pero antes...

@Keil Doh!!! xDD Ya entendí, el error de Volt. Sí, uno muy, muy grande. Lo de los malos en turno sí te lo entendí y te dije que se mencionaban en el capítulo anterior, lo cual fue mentira. Mira, tiene como unas dos semanas que había corregido todos estos capítulos y no me acuerdo en cuál exactamente, pero por estos se van a mencionar (además de que, recuerda, Renegados se compone de exintegrantes Rocket, Magma y Aqua, o sea que del todo no los había olvidado xD). Y pues sí, yo mismo estoy embobado leyendo mi propio fic -qué pena uwu-, y veo lo que hace Reek y yo mismo le digo "desgraciado" xD Es muy buen villano, no sé qué opinen los demás.

@Primaster ¡¡Ese Pri!! Te imagino desvelándote, con una taza de café al lado, leyendo y leyendo xD Pobrecito, pero eso te ganas por perderte tantos capítulos o_ó Ok, no, pero qué chido que andes al corriente otra vez, yo pensé que ya te había perdido. Aunque creo que leerlos todos de corrido es mucho mejor que estar esperando las actualizaciones, pero no me gustaría que nos volvieras a abandonar tanto tiempo.

@Darkdan Sí, de hecho, fíjate que pensaba que era uno de los momentos tranquilos del fic, y no, cuando lo releía me di cuenta de muchas cosas y pues en verdad que hasta se pone más interesante *se arroja rosas*. Ok, ya, espero que disfrutes esto que viene, yo sabía que a ustedes no podría engañarlos con los personajes que aparecen en el final xD


 
CAPÍTULO CUARENTAIUNO: “¡Comienza el escape!”

Finalmente llegó. Cruzaba el umbral que separaba al campo de la ciudad Mauville. Observó ampliamente unos momentos, abarcando todas las casas de aquellos suburbios y los edificios de la zona centro que se elevaban sobre los tejados de éstas últimas. Mientras miraba, su Espeon se sentó a sus pies, con posición erguida y orgullosa.
Pronto, a sus oídos llegaron los sonidos de sucesivas explosiones, desde donde provenían se levanto una humareda causada por el polvo de los escombros y los restos de ataques Híper Rayo.
— Parece que hay disturbios. Espeon, ¿cuántos han causado problemas?
El Pokémon se concentró y enseguida levantó la mirada y la dirigió hacia los profundos y hermosos ojos de su maestro.
— Ya veo… cuarentaiocho en total los que lo han provocado… — murmuró, tardó un momento más en deliberar — No me parece oportuno revisar un altercado cuyas probabilidades de ser importante sean tan bajas. Igual que en Verdanturf, iniciaremos por el centro Pokémon.

Las motocicletas comenzaban a dispersarse.
— ¡¡Busquen en todo Mauville!! — gritó el líder, colocando de vuelta el casco en su lugar — ¡¡Tiren las casas y los edificios si es necesario!! ¡¡Abismo requiere de esos chicos a la brevedad posible!!
Al menos a unos quinientos metros de distancia, entre los matorrales y debajo del árbol de un jardín común los miraban aquellos chicos a los que estaban buscando.
— ¿A qué se referirán con “Abismo”? — preguntó Wally.
— A uno de los líderes de Renegados — explicó el muchacho con el que recién se habían reencontrado.
— Espera un momento, si ustedes estaban trabajando para ellos… ¿por qué nos ayudan?
— Porque están tras de nosotros también, ¿recuerdas? — dijo ella — Además, ya ustedes nos habían ayudado a lidiar con ellos, teníamos información precisa que indicaba que irían tras de ustedes.
— A mí me interesa más saber qué querías decir con “uno de los líderes” — indicó Wally.
Los dos intercambiaron miradas. Ella procedió a devolver a su Ralts dentro de la Pokébola.
— Arthur, por favor explícales, no tiene sentido ocultar algo así en éstos momentos.
— Bien, parece que de alguna manera ustedes dos se han convertido en piezas clave para derrotarlos. Será mejor que lo sepan lo antes posible.
Brendan y Wally asintieron. Se habían generado otro par de dudas, pero prefirieron esperar a que Arthur terminara de hablar para poder plantearlas.
— Aún para nosotros siempre fue información clasificada, sin embargo, no evitó que nos diéramos a la tarea de investigar un poco. Dentro de la organización existe un elemento denominado “La Triada”, y se refiere al conjunto de personas que dirigen el grupo entero.
— ¿Una triada? — preguntó Brendan, tragando saliva — ¿Quieres decir que hay más de un líder dando órdenes?
— En tres campos diferentes — continuó Arthur, asintiendo lentamente —. Son Cielo, Tierra y Abismo. Lamentablemente no tenemos suficiente información sobre los primeros dos, pero conocemos bastante sobre Abismo, se dice que es el Líder Público de Renegados, es decir, aquél que da la cara al mundo, como líder único, mientras los otros dos trabajan en la sombra…
— ¿De quién se trata? — se atrevió Wally.
— Su nombre es Esther… formó parte de la Supremacía Rocket durante años, y se dice que fue el mejor integrante que ha tenido… Ella se encarga de las fuerzas físicas de la organización, los movimientos grandes y todos los integrantes están prácticamente bajos sus órdenes.
— Suena como si todo estuviera bajo su control… no puedo figurar cuál es el rol de los otros dos líderes — expresó Brendan.
— Estás muy equivocado — negó Amanda —. Renegados trabaja como un sistema. Si tuviéramos que compararlo con una persona, Abismo sólo sería el cuerpo… el Cerebro mismo estaría conformado por las otras dos partes.
— Entonces… esos tipos andan tras de nosotros porque así lo ordenó esa mujer… ¿no? — tartamudeó Wally.
— Espera un momento — pidió Brendan —, ¿sabían que esos sujetos nos estarían persiguiendo? ¡¡¡¿Cómo?!!!
Arthur negó con la cabeza.
— No teníamos ni la más remota idea de que Abismo trataría de capturarlos por sus propios medios… es de otra persona de quien realmente se deben cuidar.
Se produjo un silencio espectral, donde hasta los sonidos naturales que los rodeaban parecían desaparecer.
— Ustedes dos aparecieron en un video donde se captó la captura de un Mew… y el mismísimo Volthmak ha sido encomendado a dar con ustedes.
— ¡¡¿Ese sujeto está tras de nosotros?!! — gritó Wally.
Amanda fue hasta él y le tapó la boca con ambas manos.
— ¡¡¿Pretendes hacer que nos encuentren?!!
— Pero la pregunta sigue siendo la misma… ¿cómo fue que se enteraran de algo así si ya no están con ellos? — insistió Brendan.
— Fue después de nuestra deserción… alguien nos localizó días después y nos enteramos que había un espía dentro de Renegados… y nos invitó a cooperar con él para derrotarlos.
— ¿Un espía? — preguntaron los otros dos, al mismo tiempo.
— ¿Han escuchado alguna vez de un grupo de entrenadores llamados Hombres-G? Uno de sus prospectos a unirse trabaja como espía… su nombre es Nathan…

Era un sujeto de cabellos rojos alborotados, con extraña vestimenta azul que incluía capa. Miraba desde arriba de un peñasco que salía desde el mar. En un campo, al menos a dos kilómetros al este estaban implantadas una serie de antenas parabólicas, todas ellas miraban en la misma dirección. De pronto, su Pokénav sonó indicando que alguien le llamaba. Llevó el auricular sin decir palabra alguna.
— “Los días de marzo son hermosos” — dijo la voz del otro lado.
El chico asintió, sonriendo.
— Aquí Lance — se confirmó —, ¿hay noticias?
— Tiene algunas horas desde que Volthmak partió — contestó Nathan, desde un cuarto oscuro en las instalaciones aéreas de los Renegados —. Espero que Arthur y Amanda den con esos chicos antes que él…
— Parece que su participación se tornará cada vez más importante — asintió Lance —, pudiera ser, incluso, que sean ellos la diferencia entre el éxito y el fracaso…
— Pero… si ese sujeto los encuentra…
— No tendrían oportunidad alguna — afirmó Lance —. Parece que ese muchacho tiene un talento sobrehumano, al punto que no hay nadie capaz de hacerle frente… ni siquiera yo, me temo.
— Había escuchado de alguien — contestó el otro —, pero creo que ahora ya no es una opción.
Hicieron una pausa.
— ¿Algún cambio en la búsqueda primaria? — preguntó Nathan.
Lance negó con la cabeza, decepcionado.
— Los chicos que están a cargo no han encontrado nada… pareciera que ha sido borrado de la faz de Kanto… pero encontraron pistas curiosas en los archivos policíacos… parece ser que Cielo mintió.
Nathan sintió un escalofrío.
— ¡¡¿Quieres decir que quizá…?!!
— No es seguro — lo calmó Lance —, pero si es cierto significaría una ventaja asombrosa para nuestro bando. Sé que es importante, pero ahora mismo me interesa un poco más lo que Aqua y Magma puedan estar haciendo con respecto a los Pokémon antiguos… dejaré todo en tus manos por ahora.
— Ah, me volví a desviar — rió Nathan, rascándose la nuca —, mi llamada era con respecto a Reek…
— Seguiré en la misma posición — interrumpió Lance —, guardemos en secreto lo de ese sujeto por un tiempo más… necesitamos saber qué es lo que planea, debemos actuar con cuidado, si se entera que alguien fuera de su organización sabe que es el máximo Líder de los Renegados podría hacer algún movimiento que impida que le sigamos espiando…
— Eso me quedó claro — ahora fue el otro muchacho quién interrumpió —, es algo mucho más importante… parece que Edding finalmente cedió.
Lance sintió un escalofrío.
— ¡¡¿Es eso verdad?!!
Nathan asintió.
— Reek consiguió su cooperación y parece que ahora mismo intentan hacer que Mew evolucione…
Lance no escuchó más que el sonido de haber sido cortado adrede. Miró el Pokénav frunciendo el ceño.
— ¿Colgó? — se preguntó.

— ¿Qué se supone que haces en un lugar así? — preguntó Benson, encendiendo la luz de la bodega — Y encima a oscuras.
— ¡Ah, mi superior! — exclamó Nathan — Qué gran sorpresa, no encontraba el interruptor…
— Se encuentra junto a la puerta, donde normalmente suelen estar ubicados. No has contestado a mi primera pregunta.
Nathan miró de reojo en todas direcciones antes de responder.
— Intentaba explorar esta inmensa base voladora, ¿sabe? No he tenido mucha acción, a pesar de…
— Del grandioso trabajo que hiciste al capturar al Magdalena Edding — finalizó el gigante —, esa historia me la sé de memoria. ¿Podría saberse cuál es el motivo de que tengas ese Pokénav en la mano?
— ¿Qué? ¡Ah, éste Pokénav! Ya sabrá del grandioso video que le ha dado la vuelta al mundo… lo he estado viendo una y otra vez luego de bajarlo a mi Pokénav. ¿Quisiera verlo conmigo?
— Lo he visto una sola vez y me parece suficiente — dijo Benson —. Ya que clamas tanto por trabajo te tengo una nueva misión y he estado buscándote, así que mueve esos pies y sígueme.
— ¡¡Recibido!! — asintió Nathan, con un saludo naval.
Benson salió de la bodega y detrás de él Nathan hacía una mueca de profundo alivio.

Los dos profesores se miraban a los ojos.
— ¿Qué? — preguntó Reek, con Mew aún entre sus manos — No… pasó absolutamente nada…
Magdalena Edding separó la Piedra de Luz de Mew. Comenzó a reír.
— ¡Cómo lo imaginé! — exclamó, divertida, comenzando a reír más fuerte — ¡¡Es justo lo que pensé que pasaría!!
Reek lucía desconcertado. Negaba con la cabeza.
— No va a salir, a éstas alturas, con el estúpido argumento de que Mew no evoluciona…
Magdalena tomó asiento, ahora ella era quién parecía estar jugando psicológicamente con el otro. Tomó sus gafas y comenzó a limpiarlas con la esquina de su bata blanca.
— Debo aceptar que con el paso de los años he comenzado a creer un poco en tus locas ideas, Ignacius. Pensé incluso que podríamos colaborar en una investigación seria, como lo harían los científicos comunes, en vez de estar moviendo mar y tierra, alborotando y cometiendo crímenes. No esperé, debo decirte… tenía más información de la que esperabas.
— ¿A qué se refiere?
Ella se encogió de hombros.
— ¿Sabes por qué acepté a ayudarte? — preguntó, pero no dio tiempo a respuestas — Porque sabía que fallarías.
Reek recuperó la compostura gradualmente.
— Ya entiendo — dijo —, había otro elemento que no tomé en cuenta dentro de mis cálculos. Error humano. ¿Podría decirme cuál es?
— ¿Pensabas que te lo diría así de fácil? — contestó ella, causando en Reek un escalofrío — Bien… si así lo hiciste no te equivocaste, estoy dispuesta a decírtelo…

— ¡¡Ése tipo!! — exclamaron Brendan y Wally al mismo tiempo — ¡¡El que secuestró a la Profesora Edding!!
Amanda les tapó la boca a ambos.
— ¡¡Bajen su volumen!! — regañó.
— Suena difícil de creer, pero Nathan fue elegido en Renegados para llevar a cabo dicha misión… parece que no se negó debido a que debía ganar su confianza para poder infiltrarse cada vez más profundo en su organización. Lo único que quedaba era confiar en su renuencia para ayudarles.
Brendan pensó en todo ello.
— Me parece impresionante que Lance, el legendario campeón de Johto, haya pensado en todo ello con tanta anticipación — dijo.
— Es cierto que los trabajos de los profesores Reek y Edding se complementan mutuamente — dijo Amanda —, pero Lance también cree que podrían haber huecos en la información con los que pudiéramos ganar algo de tiempo.
— ¿Tiempo para qué? — preguntó Wally.
— Tiene que ver con… El…
En la mente de Brendan se remontó un instante… cuando vio a Benson tomar la Piedra de Luz afuera de la Cueva de Dewford…
“— Debemos darnos prisa, El comienza a moverse por Hoenn y podría darse cuenta de nuestros planes…”
— ¿Quién es… El? — preguntó Brendan.
Los labios de Arthur se despegaron ligeramente. Sin embargo, el sonido de un par de motocicletas comenzaban a acercarse directamente.
— ¡¡Ya tendremos tiempo de hablar de ello!! — dijo el chico — ¡Tenemos que huir y ocultarnos en alguna parte!
Se levantaron y comenzaron a escurrirse agachados entre las hojas de los arbustos.
— Pero… nosotros ya teníamos planes — dijo Wally.
Amanda le puso una mano en el hombro.
— Tendrán que esperar — le dijo —, lo más importante ahora será esperar órdenes de Lance… ¡¡juntos destruiremos a los Renegados!!

Espeon se detuvo.
— ¿Ocurre algo? — preguntó el chico.
El Psíquico cerró los ojos y se concentró. Al terminar dirigió su mirada a Volt.
— Ya veo… reconoces algo… ¿será prudente investigar?

Nathan seguía a Benson por los pasillos.
— ¡¡Qué bueno!! — exclamaba, como niño chiquito — ¡¡Voy a tener una misión, voy a tener una misión!!
— Para ese alboroto — ordenó Benson, fastidiado —. Si no lo haces reconsideraré ponerte a trabajar.
— ¿Qué clase de misión será? — preguntó el chico, interesado.
— Una de captura.
Nathan puso los ojos en blanco.
— Últimamente nos hemos estado concentrando demasiado en capturar gente, ¿no se supone que nuestro objetivo común es mucho más profundo?
— Hay algunas personas que se oponen a nuestros movimientos, deben ser capturados y controlados.
— No me diga que… ¿serán esos dos pilluelos que solían ser subordinados de Volthmak?
Benson negó con la cabeza, mientras sonreía.
— Esos gusanos no serían capaces de nada en su condición actual.
— ¿Condición? ¿A qué se refiere?
— Si a Renegados realmente le interesaría capturarlos habrían estado en nuestras celdas desde hace mucho. Volthmak es muy cuidadoso, y sin que ninguno de ellos se diera cuenta los analizó con ayuda de su Espeon…
Nathan se detuvo en seco, con los ojos desorbitados y experimentando un largo escalofrío.
“— Pero Espeon no olvida una onda cerebral una vez que la analiza…”
— No te sorprendas si incluso te ha analizado a ti — rió Benson.
Nathan se tomó el estómago con ambas manos.
— ¡¡UYYY!! — exclamó, chillando — ¡¡Éstas condenadas enchiladas que comí en el desayuno!!
Benson dio media vuelta frunciendo el entrecejo. Nathan ya corría hacia el baño.
— ¡¡Lo lamento, superior Benson, ahora mismo vuelvo!!
Corrió con todo lo que tenía. Abrió la puerta del baño con brusquedad y revisó debajo de cada puerta para asegurarse que nadie más estaba ahí. Se introdujo en uno de los cubículos y sacó su Pokénav con rapidez. Sudaba. En su mente estaban grabados esos escalofriantes ojos verdes…

Corrían entre los patios de las casas. A su alrededor se escuchaban los sonidos de los alborotos que la pandilla de motociclistas causaba. Explosiones y más explosiones, acompañadas de los motores que rugían sin parar. Arthur, que iba hasta el frente, se detuvo. Los demás chocaron contra él.
— ¿Sucede algo? — preguntó Amanda.
Arthur no contestó. Sacó su Pokénav y escuchó a través de él.
— ¡¡Sabe de ustedes, Espeon los tiene ubicados!!
De inmediato cerró el aparato, cortando la llamada. Se volvió y tomó a Amanda de los hombros.
— Espeon… él nos conoce…
Aunque los otros dos no sabían de qué hablaba, la chica sintió que el ambiente helaba repentinamente.
— Si llega a descubrir que estamos con ellos… ¡Tienes que llevarlos lejos de aquí!
— ¡¡Pero tú!! — replicó ella.
El negó con la cabeza.
— Era algo que yo mismo buscaba… aunque ahora mismo sea muy prematuro.
Sin decir palabra alguna ella se lanzó contra él y lo abrazó fuertemente.
— ¡¡Cuídate mucho, por favor!!
Él devolvió el abrazo.
— Nos volveremos a ver, ya lo verás.
Wally desvió la mirada. Finalmente Arthur se preparó para separarse.
— Y a ustedes… mucha suerte.
Los abandonó.
— ¿Por… por qué se va?
— No hay tiempo para explicaciones, Arthur trata de darnos algo de ventaja, tenemos que aprovecharla. Nos dirigiremos a la salida de Mauville, mientras tanto, díganme con exactitud qué dirección pensaban tomar…

Dragonite voló bajo y Lance saltó desde él, cayendo de pie.
— Vaya, vaya, vaya, parece que por fin tendremos algo de diversión.
Frente a él se encontraban tres sujetos, dos hombres y una mujer. El primero de ellos tenía un paliacate, el segundo una serie de argollas en la oreja izquierda, ambos tenían gafas oscuras. La mujer tenía cabello negro y una seria expresión. Marah, Renzo y Burt.
— No estoy aquí para hablar — dijo Lance, expandiendo una Pokébola.

Volt se detuvo. Alguien había aparecido frente a él.
— ¿Qué buscas? — preguntó, sin cambiar ni un ápice su aspecto tranquilo.
— Lo buscaba desde hace mucho… ¡¡probar que estoy a tu altura!! — respondió Arthur, expandiendo su Pokébola.
— Ya veo… parece que proteges algo… Bien, no durará mucho…

— Así que eso era… — murmuró Reek.
— Es tu principal obstáculo ahora, Ignacius, porque por más que quieras nunca lo lograrás.
— Es difícil, lo acepto — dijo él, sonriendo —, pero siempre hay más de un método. ¿Está dispuesta a ayudarme, Maestra?
— Me encantaría ver qué tienes planeado…
— Si para que Mew evolucione, además de la Piedra de Luz hace falta Felicidad… no hay más caminos que hacerlo feliz…
*~----------------------------~*

Me gusta Darkdan le(s) gusta este mensaje


Última edición por Kwondhe; 29/07/2012 a las 05:55
Kwondhe esta offline  
29/07/2012, 04:31
 
Avatar de Darkdan
Registrado: 25 mar, 08 Posts: 157  Hombre  Honduras Enviar un mensaje privado a Darkdan
yo viajare de aqui alla buscando hasta el fin...
 
Bien @Kwondhe de verdad no recordabas lo intenzo de estos capis , la verdad no puedo creertelo siendo que eres el autor, pero bueno supongo que no ebo subestimar la mala memoria , pobre nathan la que...ups y vueve la burra al trigo nada de espoilers, pero se aproxima una buena batalla , no leemos luego sayonara :nija:

pd : escribiste mal el nick de primaster no creo que le caiga la notificacion asi...


si te gustan los pokemon y los fics ,Visita pokefics

deben quedar bien limpios...

fics que recomiendo:
pokemon:


Inuyasha:
Darkdan esta offline  
29/07/2012, 04:54
 
Avatar de Ruisu
Registrado: 02 nov, 10 Posts: 569  Hombre  Venezuela Enviar un mensaje privado a Ruisu
I know love when I see it
 
Ara ara Kwon, esperaba este capitulo desde hace mucho alfin ya estamos sincronizados con el archivo Dz. Espero que me avises cuando haiga otro capitulo o tendras la muerte mas deshonrosa y dolorosa que podras imaginarte
Ruisu esta offline  
29/07/2012, 12:05
 
Avatar de Primaster
Registrado: 22 nov, 08 Posts: 191 Edad: 18 Hombre  Argentina Enviar un mensaje privado a Primaster
Fan de los RPG en general :3
 
Si me llego Darkdan por eso estoy aquí ya
Artur y Amanda vuelven, se revela el bando de Nathan y aparece Lance, y si, lo recordaba
Ahora es cuando empieza lo bueno, estaré al tanto y no te preocupes no tengo planes de abandonarlo otra vez, bye.
Me gusta Darkdan le(s) gusta este mensaje
Primaster esta offline  
29/07/2012, 21:52
oli  
 
Avatar de oli
Registrado: 02 sep, 08 Posts: 4  Hombre  Espana Enviar un mensaje privado a oli
Sin estado
 
Vaya, me encanta leer varios episodios de un tiron, asi te enteras mejor de la trama ^^
Jum... cuando acabe el 40, estaba deseando que fueran Yedh y Cross los que salvaran a esos 2, pero que fueran Amanda y Arthur no me molesto mucho, aunque el que se enfrente el solo a Volt... me entran escalofrios solo de pensarlo...
Por lo demas, me ha gustado un montonazo, aunque dudo que Mew sea muy feliz con la "peña chuga" esa. Ojala lo salven pronto
Un saludo, y espero leerte pronto ^^


"La verdad siempre prevalecera..."
oli esta offline  
31/07/2012, 18:46
 

Herramientas

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder temas
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están On
Los Emoticonos están On
Código [IMG] está On
Código HTML está Off
Trackbacks are On
Pingbacks are On
Refbacks are Off



El huso horario es GMT. La hora actual es: 19:21 .


Powered by vBulletin™ Version 3.8.7
Copyright © 2014 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Page generated in 0.32755 seconds with 8 queries