Persecucion por el cielo

Publicado por AKUNOWZ en el blog Blog de AKUNOWZ. Vistas: 337

[​IMG]


En el mundo bizarro y corriente de siempre, un día bizarro y corriente como siempre.

Pero hoy la configuración era un poco diferente.

Hubo una tremenda persecución por el cielo y varias maniobras evasivas.



“Me puedes decir como recordar lo que acabo de hacer? ... sé que me pasaron cosas que me encantaría contarte, pero ya no las recuerdo, a pesar de que acaban de suceder...”

Dije yo mientras fruncía mis grandes cejas y caminaba junto a mi equivalente….

“Quisiera recordarlas para que me expliques que significan”, continué con mi argumento.

“- Consigue una cámara y llévala contigo siempre, lo único que debes saber es como hacerla funcionar en tu actual condición...”



Y luego de un silencio de dos minutos, cambié mi expresión:



“Bueno, aparte de eso, estoy feliz de verte, al menos brevemente y de esta forma. La he pasado súper contigo. Por cierto, quienes eran esas personas que acaban de estar con nosotros? Los sabios de Grecia?, me referí a tres personas que no conocía, pero que ella si les conocía…

-Son del este, estarían felices si fueran de Grecia

“Me gusta su intención y entusiasmo, pero no la forma en que se comunican, parece que utilizar un lenguaje como ese que parece ser profundo, lo único que puede lograr es que su espíritu se esconda detrás de esas palabras... Pesadas para hablar de cosas tan ligeras...” dije mientras miraba el cielo manchado de las maniobras evasivas de alguna persecución…



“- Es algo común en quien trata de demostrar que es diferente a lo que tú puedes pensar, aún hace falta darse cuenta que no se hace más que negarse a sí mismo...” Dijo sacando piezas de su rompecabezas…

“Sigo sin olvidar el aterrador momento que pasé hace rato, el espíritu de la verdad me descubrió y me persiguió, tuve que hacer muchas maniobras y correr muy rápido para poder esquivarla. Parecía una rutina acrobática sincronizada. Ahora tenía más velocidad y mucha más firmeza en sus intenciones.... Si no hubiera saltado esas seis paredes que dividen los corredores con el exterior, no estaría contigo en este momento... Sentía que estaba haciendo algo incorrecto en primer lugar y que a causa de eso, me perseguía, pero tenía miedo y no quise detenerme, se miraba afilada, muy peligrosa y despiadada”

Y luego, traje a mi primer plano mi verdadera tristeza y la razón de mi reunión con ella:

“Quiero contarte algo que sigue siendo triste y difícil de comprender para mí: Hace unos días mi amigo ya no está aquí... era terapeuta de muchos, el gordito de la silla de ruedas... lo quería mucho, él sabía que por naturaleza nos cubrimos con máscaras y le damos acento a nuestra forma de hablar, y nos olvidamos de nosotros mismos… Lo extraño mucho…”



“- Dame la información de tu amigo, y lo encontrare por ti...” Dijo mientras armaba el rompecabezas…



“ Si, te escribiré en este papelito su nombre, quien es su familia y donde vivía...”

Saqué un papelito, y escribí unas palabras, y unos números, y se lo entregué señalando una parte de la información:

“Espero que puedas encontrarlo pronto, esta es su fecha de nacimiento,... y la fecha que murió…”

Me llené de melancolía y comencé a describir mis sentimientos:

“Era un gran tipo, parecía que conocía con gran precisión como es que funcionan mis pensamientos, lo amaba mucho, su pureza era algo que nunca había percibido de alguien más en este lugar... quiero verlo de nuevo para decirle que siempre lo recuerdo, que lo quiero y que muchas veces quisiera verlo para preguntarle porque suceden las cosas que pasan a diario por aquí y que es lo que piensa al respecto....”



Mientras decía eso, ella mostró su rostro y por primera vez pude verla directo a los ojos… en esos ojos podía ver un haz espontaneo y lleno de ánimo que instantáneamente inspiraba paz… pero había algo que no me hacía sentir aliviado…



Y ella dijo:



“- Deseo que mueras hoy, para tenerte cerca siempre”



Al decir esto, se terminó la comunicación, y entonces reconocí los ojos, eran los mismos del espíritu peligroso y temido, del que había escapado. Y temblando y con nauseas me alejé sin la esperanza de volver a encontrar a mi amigo…
Necesitas estar identificado para comentar
Cargando...