Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Tipo de letra
Tamaño de letra
  1. En un pueblo pequeño de casi 500 habitantes, había un pequeño barrio residencial construido en las puertas del siglo pasado. Había dos edificios; uno era un especie de mansión oscura y el otro, un edificio lujoso con bellos ventanales y una gran jardín precioso. Era como el día y la noche; y no estaba claro si esos edificios fueron creados casi a la vez por alguna extraña razón o ha sido obra del azar. Después de muchos años, uno de los edificios; el lujoso, es comprado por 3 chicas de unos 19 años. Empiezan a ser conocida por ser unas amigas que practican el nudismo, una, que era la más madura era de pelo corto castaño, y sus dos amigas, una morena de pelo largo que llegaba a la mitad de su espalda, y otra de pelo rosa que tenía el pelo recogido en dos coletas a cada lado. Sus cuerpos eran muy normales como cualquier chica de sus edades, dependiendo del factor genético. Pechos grandes, unas buenas cinturas, nalgas gordotas y unos coños con vello púbico recortado sobre sus montes. Pasa varios meses hasta que un día, unos okupas entra en la casa oscura de al lado y estos huyen despavoridos del lugar; la de pelo castaña, estaba echada en la hamaca del jardín completamente desnuda, vieron a los okupas escapar de la oscura. Se aventuró a preguntar a los chicos que pasaba y que le contestaron muy traumatizados a la chica que llame a la policía por algo horrible que han encontrado en la oscura mansión.
    Cuando llegaron a la policía, encontraron en una extraña habitación los cuerpos de 6 jóvenes momificados que llevaba muerta más de una década. Ellos habían oído hablar que en la casa donde vivían las tres chicas, vivía otra hermandad hacia mediados de la década de los 70 que también practicaban el nudismo, y que de la noche de la mañana desaparecieron todas. Las actuales habitantes de la adorable casa observaban como los coches de policía rodeaban la lúgubre casa y sacaban los cuerpos cubiertos de mantas. Estuvieron en esa casa como medio mes, e incluso, por las noches ocupada por la policía buscando pistas. Al finalizar, el caso se resolvió a pesar que desde un principio todavía había dudas; el viejo edificio fue derruído y ahora solo era un solar, por fin se deshicieron del oscuro caserón, pero no pudieron eliminar el mal del interior del edificio y se acaba de mudarse a la casa de al lado, donde vivía la hermandad. Pasa los días incluso semanas para que todo se vuelva a la normalidad, entonces ellas vuelven a sus vidas con su constante nudismo de siempre. En el baño del piso de abajo; la castaña había entrado en el lavabo. Cuando quería hacer necesidades, era bastante discreta por lo que cierra la puerta con pestillo para que no la pille en plena faena. Saca de un pequeño armario bajo el lavabo un pequeño rollo de papel, y después se sienta sobre el retrete con la piernas bien abiertas y colocando el papel higiénico en el portarollos. Con total tranquilidad, empieza a mear con abundancia dentro del water donde se escucha su chisporrotéo por toda la habitación, poco después, empuja sus nalgas para defecar con morcillas un poco grandes donde empezaba a brotar de su ano. Todo parecía estar tranquilo, cuando algo empezaba una presencia oscura tras la cortina de la bañera y ella estaba ocupada en sus asuntos para darse cuenta de ello. El enorme excremento cae dentro del water, ella terminó de mear pero tuvo que empujar de nuevo el esfínter para sacar una más grande. De repente, sale de la bañera una intrusa con un cuchillo de sierra y la chica grita de terror, pero sin poder defenderse ni escapar, termina masacrándola con el cuchillo rajándola de arriba abajo sus pechos y el estómago abriendo heridas grandes en la piel de la chica. Gritaba de terror y dolor, salpicando de sangre el techo, las paredes y la puerta del baño. Al terminar de destrozar su hermoso cuerpo, mete el cuchillo por debajo de la vulva de su víctima con sus afiladas puas ensagrentadas y de un corte muy profundo, la raja la vulva arrancando el clítoris y los labios haciendo que grite, salpicando de sangre el interior del wáter. Entonces, la intrusa desapareció pero la castaña estaba todavía viva pero con cierta sensación de mareo, se levanta del water apoyando su mano sobre el portarollos, pero este cede haciendo que pierda el equilibrio y caiga sobre el suelo del baño boca abajo. Sus ojos empezaron a aclararse y ella dejó de respirar; pero antes, como un acto reflejo. El esfínter empieza a empujar el excremento que estaba dentro, y como una serpiente, empieza a sobresalir de su ano completo arrastrando por el suelo hasta terminar de expusarlo del todo. Las heridas que tenía demacrada su cuerpo empezó a brotar mucha sangre.
    En el baño del piso de arriba, un poco alejada de lo ocurrido. El resto de la hermandad estaba dándose una gratificante ducha, donde mutuamente se enjabonaba sus desnudos cuerpos. El paso de la ducha, pudo haber ensordecido el grito de terror de su amiga, a diferencia de ella, no eran tan discretas y tenía la puerta semiabierta. La intrusa observaba tras la puerta los cuerpos desnudos de las dos chicas mientras recibían el agua sobre sus pechos y sus peludas vulvas; mientras se enjabonaban sus nalgas. Ellas no percartaban de la presencia de la intrusa, y estaba completamente tranquilas. Mientras empezaban a aclarar sus desnudos cuerpos bajo la ducha, una sombra se acercaba a ellas. Pensando que sería su amiga, está abrió un poco la cortina cuando vio a una misteriosa mujer con un cuchillo de sierra ensagrentado, las dos gritan de terror y con varios cortes de movimiento horizontal; despedazan sus pechos, sus brazos y su estómago, haciendo que mucha sangre salpique las paredes y el suelo de la ducha mientras gritan de terror pidiendo ayuda. Un último intento de que una intentaba salvar a su compañera, sus nalgas termina rajadas haciendo que grite de dolor. Al terminar, las dos chicas se desploma sobre el suelo de la ducha y muertas; con sus tetas desmembradas y con varios brazos cortados y restos viscerales sobre el plato de la ducha.
    Al parecer, el espíritu de esa mala mujer que masacró a toda la hermandad le hicieron demoler la casa, entonces, decidió mudarse a donde vivía ellas. Para las chicas... si quieres practicar nudismo, perfecto... pero no en lugares aislados frentes casas supuestamente embrujadas o donde ocurrió varios asesinatos. Lo mismo ocurre si la supuesta casa está embrujada o hubo varios crímenes.
    A Mario Uzumaki Fanfics le gusta esto.
  2. Ainhoa sale de nuestro piso, sola y desnuda por el oscuro patio al lado de nuestro hogar sobre una negra noche; a la que solo tenía puesta unas medias negras hasta las rodillas y unos zapatos. Salía de ese patio mucho callejones; que llevaba a ninguna parte, a lugares complétamente cerrados rodeado de edificios abandonados y semiderruídos. Siempre ha sido una chica muy pervertida y exhibicionista. Debido a la despoblación de la ciudad, había muy poca gente paseando por las calles siendo un motivo más para ir mostrando sus vergüenzas sin ser observada por mirones o pervertidos, pero la ciudad tiene mucha sorpresas desagradable que ni la propia Ainhoa no percarta, pero no había preocupación para nosotras dos ni ella pensaba que la iba a ocurrir algo a practicar nudismo por los callejones oscuro. Coge uno de los callejones, uno un poco alejado de su casa. Era un callejón oscuro lleno de viejos cubos de basuras y restos de muebles de madera. Caminaba con total normalidad, sin mostrar vergüenza de enseñar su cuerpo desnudo a la oscuridad de la ciudad. Mientras caminaba, empezó a tocarse su peludo coño con unos de sus manos haciendo que gima un poco, empezó a masturbarlo metiendo varios dedos dentro de la vagina donde lanzaba gemidos de excitación. Su vulva estaba mojada por la excitación y los orgasmos que notaba en su cuerpo, se para un poco apoyándose de espaldas con un viejo contenedor de basura pesado y completamente cerrado, así que empezó a masturbarse más rápido. Gritaba de excitación y empezó a babear un poco, debido a la intensidad que sometía a su coño; ella termina eyaculando sobre el suelo mientras gritaba excitada y gemía de placer. Pero notaba su cuerpo que necesita más excitación, ella se adentra en lo más profundo del callejón hasta toparse con un patio muy pequeño, cerrado y sin salida.

    Se pone de espaldas ante uno de los fuertes muros que rodea el patío y ella empezó a tocarse uno de sus pechos, donde sus pezones estaban ya duros. Apretó el pecho con cierta fuerza para aumentar las ganas de tocar más su cuerpo, y con la otra mano empezó a volver a masturbarse la vulva, metiéndose dos dedos dentro del coño. Estaba empezó a gemir, quería más, mientras apretaba la teta para estimular, estaba en su fantasía... cuando entra en persona un desconocido, donde ella es sorprendida y al intentar gritar, una fuerte mano la agarra al cuello y la empotra contra la pared, y la empieza a asfixiar. Entonces, en la otra mano, había una pequeña navaja afilada y con ella, empieza abrirle heridas profundas en las tetas, introduciendo las hojas, abriendo la carne y la grasa del interior de los pechos empezando a gemir de dolor donde mucha sangre empezó a recorrer su abdomen proveniente de las profundas heridas, mientras intentaba escapar pero no podía debido a que esa mano era muy fuerte y estaba indefensa ante la desconocida identidad que la estaba torturando. El ser, con la navaja empezó a cortar el pezón izquierdo con un corte vertical por el lado derecho y con cierta lentitud donde la chica empezaba a gritar, como si estuviese cortando un chorizo. Del orificio del pezón, empezó a salir sangre mientras la cortaba poco a poco, donde más sangre caía por el abdomen y ella gritaba. El pezón se desmiembra y cae al suelo sobre un charco de sangre originado por los cortes profundos en los pechos; sus tetas estaban llenas de cortes que no paraba de sangra. El/la asesino/a con la navaja empezó a rajar la vulva con una cierta lentitud como hizo con los pechos, haciendo que grite, empezó a rajarle los labios mayores donde ella empezó a chillar, con dicha navaja, como un experto cirujano, empezó a estirpar toda la vulva, empezando a cortar por abajo y de forma horizontal con mucha lentitud. Ainhoa gritaba de dolor, poco a poco, la navaja subía pasando por detrás de los genitales, mutilando la vagina y la uretra; donde empezó a formarse una gran hemorragia sanguinolenta que empezó a brotar como una fuente, cubriendo sus piernas y el suelo, donde empezaba a pisar la sangre y dando pataletas por el horrible dolor. No podía escapar, ya que la mano la tenía todavía agarrada a su cuello. La navaja terminaría su faena cuando terminó mutilando su coño, por detrás del clítoris y a la altura del monte púbico haciendo que grite mucho. El ser la enseño la vulva mutilada a la chica colgando de la hoja de la navaja por el orificio de la uretra; como si se le enseñase como un buen logro. El/la asesino/a la libera lanzando contra el suelo y la abandona a su suerte; con un charco de charco brotando de su herida, la más importante, de su vulva mutilada donde empezó a prolapsarse la vagina y parte de la uretra a consecuencia de haberle seccionado la mitad del suelo pélvico. Ella gemía de mucho dolor, poniéndose boca arriba y vio como la sombra se aleja y desaparece entre las sombras de los callejones. Ainhoa no pudo soportar más... debido a la masiva hemorragia que brotaba de entre las piernas, ella muere sin remedio en pocos minutos. Por ese motivo, no se puede salir desnuda por las calles... de noche...
    A Mario Uzumaki Fanfics le gusta esto.
  3. HOY PRESENTAMOS... LAS NOCHES MÁS OSCURAS
    Vivo en una oscura y tenebrosa ciudad rodeada de montañas; en un barrio ubicado en el corazón de este horrible lugar. En el piso más alto de un edificio gris de tres pisos, a la que tuvo en un remoto pasado un color más vivo antes de que todos los vecinos del lugares se marchasen a otro lugar. La ciudad sufría una crisis de despoblación, como si algo los obligasen que se marchen ya que algo siniestro y malévolo reinaba el lugar.
    El piso donde vívía era modesto; rodeado de apartamentos vacíos y muy viejos, sin ruidos, sin música... solitario. Lo único que podía escuchar era mi propia respiración, echada en una cama pequeña de mi habitación y desnuda ante la soledad del lugar. Mi rubia melena llegaba a la mitad de mi espalda a la que tenía también unos grandes ojos azules; mis pechos eran enormes a la que culminaban las dos en unos pezones redondos rosados, tenía una vulva con algo de bello púbico del mismo color que mi cabello con un coño rosada con un clítoris del tamaño de un garbanzo que se ponía duro en el momento en que me excitaba. Vivía con mi novia; Ainhoa, una chica de pelo morena corto, también de ojos azules a la que ella también tiene un cuerpo muy parecido al mío.
    Ainhoa estaba frente la ventana grande que estaba en el gran dormitorio mirando el exterior del patio; ella también iba desnuda por casa como yo y viendo la tranquilidad del lugar que respiraba. Ainhoa exclamó

    -Que silencio, podía andar desnuda por el lugar sin miedo a que me pase nada – decía Ainhoa con tono alegre

    Me levanté de la cama y me puse a mi lado

    -Si, pero tenemos nuestras tetas expuestas a esta depravada ciudad – decía con total seriedad y un poco nerviosa – Le encanta como nos miras cuando follamos, Ainhoa. Nuestros coños y nuestros clítoris están expuestas al peligro

    -A veces, noto eso... - decía Ainhoa un poco nerviosa – A parte, puedo atravesar desnuda toda la ciudad sin problemas debido a lo abandonado que está. Pero... estamos casi solas; si un día nos pasan algo... - decía un poco atemorizada pensando en lo peor

    - Nadie se enteraría – decía con total sinceridad. Pero a partir de aquí: contaré historias de terror en que yo y Ainhoa pasaremos por las peores pesadillas; pero habrá historias originales, cuentos y otros fics que se publicará en los blogs sin parar cada día. ¿Qué chicas locas pasaría desnuda por una ciudad como esta?
Cargando...