Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Tipo de letra
Tamaño de letra
  1. [​IMG]
  2. Me da algo de miedo compartir mi trabajo porque es bastante básico, as me (?) pero no me quedaré con las ganas así que dejo mi primer día del inktober: Swift. ewe

    [​IMG]

    A Kurayami y Flor Kites les gusta esto.
  3. Hoy fue un día bonito, empezó como uno más bien malo, uno de esos días donde nada te sale bien, pero de entre todo lo malo apareció algo maravilloso que me hizo recuperar la fe en el amor.

    Llegué tarde a la escuela por lo cual no pude entrar a una clase, así que decidí aprovechar el tiempo e ir a un mercado cercano para hacer las compras del día y dejarlas en casa (ya que mi casa es muy céntrica) estando en el mercado hice mis compras y me pasé a retirar sólo que hoy me fui por un camino distinto con menos personas para que no me molestaran. Casi a la salida me topé con una parejita de abuelitos, una señora y su esposo, iban caminando frente de mi tomados de las manos, me pareció muy tierno verlos porque por más grandes que eran se hablan con el cariño de una pareja que sale por primera vez.

    La parejita salía del mercado y cruzaron la calle; yo iba detrás de ellos viendo lo tierno de su andar. Lo siguiente que vi fue algo que me hizo derramar una lágrima bastante dulce. Cuando cruzaron la calle tenían que subir una banqueta que estaba algo elevada, el señor tomó su bastón apoyándose en él y dando la mano a su esposa la ayudó a subir la banqueta. Estando la señora sobre la banqueta tomó a su esposo de los abrazos y echándose para atrás lo ayudó a subir también, acto seguido se miraron el uno al otro, dejaron escapar una risita como de satisfacción y se dieron un besito en los labios, se tomaron de las manos y siguieron su camino.

    En este punto un par de lágrimas ya se me había escapado y sentía como una presión en mi pecho.

    Me encontré a mi mamá y le expliqué lo que había ocurrido, le di las bolsas de compras y regresé a la escuela, como que aún quedaba más o menos media hora antes de mi siguiente clase decidí ir caminando, aún daba vueltas por mi cabeza la escena que acababa de presenciar.

    Pasados unos minutos caminando y a casi 2 cuadras de la escuela vi otra muestra de amor, era otra parejita de viejitos, esta vez iban en un especie de triciclo grande de color amarillo, en él iba sentada una señora como muchas bolsas a su al rededor, me dio la impresión de que venían también del mercado con sus compras, el conductor se trataba de un señor ya grande, iba muy muy despacito pero la señora le venía echando ánimos diciéndole cosas como " ya casi llegamos gordo" "ahorita te preparo tus no sé que tanto te gustan", pese a que los comentarios no eran especialmente bonitos lo decía con una ternura y el semblante del hombre era cansado pero lleno de ánimos. Me pareció muy bello, fue todo un reto contener las lágrimas ya que estaba casi afuera de la escuela.

    Muchas personas dicen que el amor no existe o que nadie tendrá un final feliz, pero lo que presencié el día de hoy me hizo pensar que algunas historias después de todo si tienen un "y vivieron felices para siempre".
    Mills, Yuuki Fujisaki, Dorito y otra persona les gusta esto.
Cargando...